Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Audi España presenta La muñeca que eligió conducir, un cortometraje que reflexiona sobre los estereotipos de género en los juguetes

Con esta campaña, la marca pretende lanzar un mensaje de concienciación: jugar, como conducir, no debería incluir estereotipos de género Los protagonistas del cortometraje de animación 3D, un coche y una muñeca, están disponibles gratuitamente como un juguete real de edición limitada.

Redacción

Whatsapp
La iniciativa recuerda la importancia de acabar con la diferenciación entre juguetes

La iniciativa recuerda la importancia de acabar con la diferenciación entre juguetes "de niños" y "de niñas".

Contribuir a eliminar las diferencias de género que se

dan tanto en la conducción como en el juego es el objetivo de la campaña social promovida

por Audi España para estas fiestas navideñas. Para ello, la marca de los cuatro aros

presenta el cortometraje de animación en 3D “La muñeca que eligió conducir”, cuyos

protagonistas, un Audi R8 a escala y una muñeca, pueden obtenerse como juguetes reales

de forma gratuita en una edición limitada.

El eje principal de esta campaña de concienciación con motivo de las fiestas navideñas es

el cortometraje de animación en 3D "La muñeca que eligió conducir", que narra la historia

de lo que le sucede a una muñeca cuando por casualidad acaba conduciendo un Audi R8,

reproduciendo un rol inicialmente no previsto para ella. Un cortometraje en el que se

evidencian algunos de los estereotipos de género más comunes asociados al mundo del

juguete. Una historia que se convierte asimismo en una metáfora de la distancia real que

aún existe en el mundo de la conducción, que empieza en la infancia con la creencia

estereotipada que los coches son solo un juguete para niños.

Además del citado cortometraje, disponible en YouTube (http://bit.ly/Cambiemoseljuego)

y redes sociales, Audi España ha lanzado también un juguete real de edición limitada que

une un coche deportivo y una muñeca princesa a su volante. Dos juguetes separados

habitualmente por los estereotipos, que esta Navidad se unen para transmitir que jugar,

como conducir, no debería entender de estereotipos de género. Un mensaje que, como

declara Ignacio González, Director de Comunicación y RREE de Audi España, “es la forma

que tiene la marca de colaborar esta Navidad a favor de la difusión de un modelo social

más igualitario empezando por los niños y las niñas, los conductores y conductoras del

futuro”.

Para participar activamente en esta campaña y obtener este juguete solo hay que entrar

en la web http://www.cambiemoseljuego.com y unirse a la conversación en redes sociales

a través del hashtag #cambiemoseljuego.

Muchos expertos han alzado la voz en los últimos años para avisar que la diferenciación

por género afecta a la función formativa de los juguetes. “Los estereotipos que asumen los

niños y niñas influirán directamente en la configuración de su personalidad” afirma el Dr.

José Luis Linaza, Catedrático de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Facultad de

Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y miembro del Observatorio del

Juego Infantil, que ha asesorado a Audi España en esta campaña sobre el sexismo en el

juego.

Para este experto, “los estereotipos responden a dos procesos diferentes. Uno es la

división del trabajo entre hombres y mujeres; ha sido la incorporación de la mujer al

mercado de trabajo la que ha puesto de manifiesto la injusticia de mantener roles que

corresponden a una organización social anticuada y desfasada. El segundo factor es la

propia construcción de la identidad de niños y niñas, pero lo negativo no es la limitación de

sus capacidades sino la intervención de los adultos reforzando y legitimando esas

simplificaciones que son los estereotipos”. Abundando en la materia, el Dr. Linaza señala:

“En el juego infantil influyen los modelos que captan del mundo adulto y sus propias

elaboraciones infantiles. Cuando juegan no imitan, actúan. Por la misma razón, aunque el

juego influya en aspectos muy diversos del desarrollo infantil, el objetivo de los niños no

es conseguir esos efectos, sino disfrutar, divertirse, actuar con sus amigos: jugar. El resto

se da por añadidura”.

Los resultados del reciente estudio “Juego, juguetes y diversidad en España” del Instituto

Tecnológico del Producto Infantil y de Ocio (AIJU), señalan que existe un cambio en las

tendencias y preferencias de los juguetes infantiles ya que ni todas las niñas se identifican

con el “rosa”, ni todos los niños con el “azul”. Así, un 55% de las niñas siguen interesadas

en el color rosa, el mundo de las princesas y la moda, pero el resto presentan perfiles

diferentes: deportistas, tecnológicas, creadoras e inventoras. El mismo estudio señala que

en el 33% de los casos, las familias con hijas de 1 a 9 años han comprado para ellas

juguetes de figuras de acción y de temática de superhéroe, y el 35 % ha comprado en

alguna ocasión una muñeca para sus hijos varones. A su vez, el 58% de niños varones de

España juega con muñecas, sobre todo en niños menores de 4 años. Y aunque el 75% de

las familias españolas considera que los juguetes siguen siendo sexistas, el 35% de las

familias indica que son los adultos y la propia sociedad quienes hacen que el juguete sea

sexista.

Los diferentes estudios analizados indican que, en su primera infancia, los niños están

libres de estereotipos de género. Los comienzan a fabricar a lo largo de su desarrollo y a

medida que aumenta su edad. En ese contexto, los juguetes juegan un papel fundamental

en la creación de identidad de género, transmitiendo valores sociales y culturales

determinantes en los futuros roles de los niños y niñas. Por esa razón, adquieren tanta

importancia los modelos de adultos que contribuyen a eliminar los estereotipos en los

juguetes y ayuden a construir una mayor igualdad entre hombres y mujeres. Una nueva

relación en la que jugar, como conducir, no debería incluir estereotipos de género.

Temas

  • MOTOR

Comentarios

Lea También