Más de Naltros

Barritas energéticas, ¿mordiscos de salud?

Para distinguir las mejores del mercado es fundamental fijarse en la etiqueta nutricional y en las cantidades de ingredientes como los carbohidratos y las proteínas

Silvia Fornós

Whatsapp
Barritas energéticas, ¿mordiscos de salud?

Barritas energéticas, ¿mordiscos de salud?

De multifrutas, plátano, arándanos, con o sin chocolate, de cereales y frutas… La lista es infinita. Existen innumerables tipos de barritas energéticas para deportistas en el mercado. Un abanico de posibilidades que nos puede llegar a confundir. Y a tomar por buenas o saludables, aquellas que pueden ser un ‘timo’ para nuestra salud. «Son productos comerciales que en poco volumen y peso aportan gran densidad de energía a partir de hidratos de carbono, también grasas y proteínas, además de vitaminas y minerales», nos recuerda la dietista-nutricionista Rosa Baró.

Antes de entrar en el universo de las barristas energéticas, la primera pregunta que debemos plantearnos es si son buenas para la salud o un fraude. ¿Malas? Serán perjudiciales cuando, según la experta en nutrición, «aportan ingredientes de muy baja calidad y perjudiciales para la salud como el aceite de palma o el azúcar o jarabes en gran cantidad». ¿Una estafa? «Cuando nos prometen resultados espectaculares sin hacer deporte o son muy caras», añade Rosa Baró.

Para deportistas y sólo para ellos

Estamos delante del ordenador y se despierta el gusanillo del hambre. Abrimos el cajón y cogemos una barrita energética que compramos en el supermercado, sin saber muy bien para qué es. Vamos por mal camino.

«Comprarlas en el supermercado no es la mejor opción. Porque en ocasiones se confunden con las de cereales estándar o sustitutivas de alimentos. Mejor comprarlas en tiendas especializadas o por internet. I siempre marcas de referencia como Nutrisport, Weider Nutrition, Isostar o las del Decathlon», detalla Laia Gómez, dietista-nutricionista experta en nutrición deportiva de la Clínica Alimmenta, en Barcelona.

«Las barritas energéticas si son para deportistas no se recomiendan de forma general», explica Rosa Baró. Por su parte, la dietista-nutricionsita Nerea La Casta añade que «como todo en la industria alimentaria hay matices. Su uso está recomendado para deportistas, situaciones en las que no sea fácil consumir otro tipo de alimento, o bien como tentempié en según qué pauta alimentaria».

Volvemos a guardar la barrita en el cajón y atendemos a los argumentos de los expertos. «Su consumo está recomendado cuando existe un aumento de las necesidades calóricas de la persona debido a un aumento en el gasto energético, por ejemplo por la práctica deportiva intensa. También se recomienda en caso de disminución en la ingesta de energía con la alimentación habitual y por el aumento en las pérdidas de la ingesta normal (enfermedades agresivas o etapas de crecimiento rápido)», detalla Rosa Baró.

Al respecto, Laia Gómez puntualiza que si comemos una barrita energética en lugar de otro alimento «estamos dejando de comer otros alimentos como frutos secos. No podemos desplazar alimentos importantes de una alimentación equilibrada».

Vigilar el azúcar

La cantidad de carbohidratos nos dará una pista de si son más o menos saludables. La información nutricional será nuestra guía. «Fíjate en cuanto pesa cada barrita y las cantidades de hidratos de carbono, grasas y proteínas que tiene, así como el tipo de las grasas (saturadas o refinadas) y si los hidratos de carbono son todo azúcares», nos aconseja Rosa Baró.

No todo es blanco o negro. Hay matices y excepciones. Según la dietista-nutricionista Nerea La Casta «en el caso del deportista de élite el consumo de ‘azúcar’ en situaciones concretas alrededor del deporte o práctica deportiva se aconseja, ya que hay que reponer los depósitos de glucógeno o bien aportar ‘gasolina’ durante un evento competitivo de larga duración y siempre que no sea de impacto».

La misma experta en nutrición apunta que «el tipo de nutrientes que contengan las barritas energéticas muchas veces dependerá del uso para el cual se hayan diseñado. Por ejemplo, las que están indicadas para antes y durante el ejercicio deberían ser bajas en fibra para evitar problemas gastrointestinales y con un aporte alto en carbohidratos. La cantidad de proteína y grasa variará según las características del ejercicio o evento competitivo». En esta misma línea, explica que «una barrita energética diseñada para el post entreno/competición contendrá proteína y carbohidrato para reponer pérdidas. Además podrán contener otros ingredientes según las propiedades que se les quiera dar».

Si son caseras, mejor

¿Hay mejores o peores? «Si por ejemplo la mitad de sus componentes son jarabe de glucosa, y otros azúcares, son golosinas que parecen buenas para deportistas pero no es así», asegura la dietista-nutricionista Rosa Baró.

Como experta, Nerea La Casta también apunta que podría recomendar su uso en situaciones especiales. «Como por ejemplo como recurso entre horas en casos puntuales o bien como opción de merienda para los más peques siempre y cuando se mire con detalle el contenido en azúcares simples y otros nutrientes. Y por supuesto siempre si es posible que sean caseras mucho mejor ya que podemos controlar qué ingredientes contiene la barrita».

En cualquier caso, lo más importante es mirar la lista de ingredientes de cualquier barrita energética para saber si puede ser mejor o peor para nuestra salud. «Preferiblemente me decantaría por barritas que sean lo más naturales posible, sin conservantes, aditivos ni colorantes. Y esto a día de hoy es bastante fácil de encontrar», concluye la dietista-nutricionista Nerea La Casta.

Temas

  • NALTROS

Comentarios

Lea También