Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Carles Belda: 'El acordeón es un depredador. Llega y se lo zampa todo'

Entrevista al acordeonista que ayer estuvo en la Biblioteca Central de Reus Xavier Amorós con el acto 'Música a la Vi-Blioteca'
Whatsapp
Carles Belda estuvo ayer en la Biblioteca Central de Reus Xavier Amorós, dentro del ciclo Biblioteques amb DO.  Foto: Alba Mariné

Carles Belda estuvo ayer en la Biblioteca Central de Reus Xavier Amorós, dentro del ciclo Biblioteques amb DO. Foto: Alba Mariné

- ¿La música y el vino hacen buena pareja?

-Son dos propuestas que a priori tienen buena pinta y generan mucha aceptación entre la gente. Tienes que ser muy malo para estropearlo.

- Esta semana le tenemos en Reus. ¿Cómo surgió su participación en el ciclo Biblioteques amb DO?

-A través Tramoia Cultura. Me propusieron hacer algo que combinara poesía con vino. Y aquí estoy.

- ¿Parte de su relación a lo largo de la historia?

- No me centro tanto en una vertiente histórica o temporal, sino que parto de la percepción del vino desde distintos sectores. Intento hablar de la viña, las experiencias alrededor de este caldo a nivel colectivo, la vertiente humorística...

- ¿Qué tiene de especial el acordeón?

- Que es un gran depredador. Llega y se lo zampa todo. Tiene algo peculiar. Permite hacer tanto la melodía como el acompañamiento. Y la gente suele sentírselo muy cercano.

- ¿Por qué lo escogió como instrumento?

- Me escogió él a mí. Lo compré por la vista, sin saber ni siquiera qué era. Fui a un mercado y en una parada vi un objeto que me llamó mucho la atención. Simplemente me atrajo. Lo compré, y luego supe que era un acordeón diatónico. Aquí empezó todo.

- ¿Era muy joven?

- Tenía veinte años.

- Antes tocaba el piano.

- Sí, venía del clásico, y lo dejé por el acordeón.

- ¿Cree que los instrumentos diatónicos son suficientemente conocidos?

- Todo es cuestión de gustos, y público. A mí me brindan la oportunidad de hacer buena música con conocimientos básicos (no sería capaz de tocar el violín). El acordeón es muy agradecido, tanto a niel social como individual.

- En sus propuestas musicales parte de lo más tradicional para elaborar propuestas innovadoras, modernas. ¿Es difícil hacer este ejercicio?

- Es inevitable, porque todos somos contemporáneos. Ocurre como pasa en la cocina. Todo el mundo parte de algo ya conocido, pero lo elabora con ingredientes e ideas más actuales.

- Curioso paralelismo.

- Si quieres ser franco con tú mismo, tiene que ser así.

- Sus propuestas de rumba son ya muy conocidas.

- La rumba es un tipo de música muy socialmente aceptado. La tenemos muy asumida y representa un ámbito donde todo el mundo está a gusto. Es una apuesta segura.

- También opta por otros estilos.

-Me gusta variar. Volviendo al paralelismo de la cocina: si siempre comes lo mismo, al final lo aburres. La rumba es como la Calçotada: sabes que generalmente funciona. Pero hay que proponer opciones distintas.

- Le hemos visto en el escenario en muchas ocasiones. ¿Por qué momento profesional pasa ahora?

- He dejado un poco de lado la parte más festiva de la música, y estoy centrado en los pequeños formatos.

- ¿Con qué se siente más cómodo?

- Con todo. Hay un cúmulo de casualidades, intuición... Varios elementos que convergen y te vas encontrando por el camino. Con todos ellos me siento muy a gusto.

- ¿Qué opina de la música como un instrumento para ‘fer país’?

- Creo que la música es una gran herramienta. Es un mecanismo fantástico, que hace que la gente se sienta a gusto. Está socialmente aceptada y muy consolidada. Funciona.

Temas

  • DVerano

Comentarios

Lea También