Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ciencias Ómicas: ¿El camino hacia la medicina personalizada?

El futuro. Este campo científico permite a los investigadores estudiar la interacción entre miles de genes y proteínas

Sílvia Fornós

Whatsapp
Las ciencias ómicas son el resultado de la interacción de diferentes disciplinas. FOTO: pixabay

Las ciencias ómicas son el resultado de la interacción de diferentes disciplinas. FOTO: pixabay

En las últimas décadas hemos pasado de enviar cartas manuscritas a comunicarnos a través de las redes sociales con miles de personas de todo el mundo. La revolución tecnológica, además de cambiar las relaciones personales, también ha transformado la investigación científica. Los expertos pronostican que «la inteligencia artificial y las tecnologías y ciencias ómicas revolucionarán el 2018». 

Óscar Yanes es experto en ciencias ómicas, es decir, en la investigación y estudio de genes, proteínas y reacciones metabólicas, y su interacción entre todos ellos. «Hace unos años, cuando los investigadores queríamos estudiar las funciones de una proteína o un gen teníamos que ir uno por uno. En cambio, ahora podemos estudiarlos al mismo tiempo y ver cómo interaccionan entre ellos». La explicación está en las ciencias ómicas. Yanes especifica que, dentro de este campo científico, existen diferentes especialidades: «La proteómica (estudio a gran escala del conjunto de proteínas que hay en el organismo); metabolómica (análisis de las reacciones metabólicas) y la genómica (estudio del genoma)». Cada especialidad, tiene asociada una tecnología concreta. «La proteómica y la metabolómica se centran en la espectrometría de masas y la resonancia magnética nuclear, mientras que en el ámbito de la caracterización de genes se utilizan técnicas de secuenciación automática, basadas en diferentes principios químicos», describe Óscar Yanes.

Otras aplicaciones
Además de la medicina, las ciencias ómicas también se pueden aplicar a aspectos ambientales, e intervenciones nutricionales, entre otros.

Multidisciplinares y reales
Las ciencias ómicas llevan asociada la multidisciplinariedad. «En un equipo de ciencias ómicas tiene que haber bioquímicos, matemáticos, físicos, informáticos, ingenieros, etc. Es la interacción de estas disciplinas la que permite analizar e interpretar la gran cantidad de datos que generan las ciencias ómicas», explica Yanes. Llegados a este punto, el experto recalca la importancia del factor humano. Según sus palabras, «cualquier máquina lo que hace es implementar algoritmos diseñados por una persona y por lo tanto los resultados estarán influenciados por la estrategia con la que se han diseñado los algoritmos». Añade que «cuando se habla de ciencias ómicas un investigador puede llegar a resultados muy diferentes según la estrategia de análisis e interpretación de los datos». 

Medicina personalizada
Medicina, aspectos ambientales, farmacología, intervenciones nutricionales… son solo la punta del iceberg de los campos donde se pueden aplicar cada una de las ciencias ómicas. Aquí es donde entra en juego la inteligencia artificial. «La mayoría de personas asocian la inteligencia artificial a los robots, que dentro de unos años nos harán todo el trabajo en casa. Pero existe otra inteligencia artificial que es la de algoritmos y programas que sirven para predecir una situación futura con escasa información», asegura el investigador. 

La revolución tecnológica, además de cambiar las relaciones personales, también ha transformado la investigación científica.

También destaca que en el futuro la medicina estará basada en la inteligencia artificial. «Se desarrollarán dispositivos, todos ellos conectados a dispositivos electrónicos (smartphone, reloj, pulseras, parches), que monitorizarán continuamente determinados parámetros del cuerpo para, por ejemplo, poder pronosticar (conocimiento anticipado de algún suceso) el riesgo de padecer un infarto de miocardio», detalla Óscar Yanes. 

Las ciencias ómicas están vinculadas a una medicina más personalizada. «Lo ideal es que cada persona tenga acceso al tratamiento que mejor se adapte a su metabolismo, evitando efectos secundarios indeseados». Desafortunadamente, este camino hacia una medicina personalizada también nos puede conducir a una medicina más cara», confirma el experto en ciencias ómicas».

Temas

Comentarios

Lea También