Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cine de resistencia

El Rambla de l’Art de Cambrils sobrevive con una única sala y una programación estable basada en películas independientes europeas

Javier Díaz

Whatsapp
El cine Rambla de l'Art, en la Rambla Jaume I de Cambrils

El cine Rambla de l'Art, en la Rambla Jaume I de Cambrils

El estreno del año en el cine Rambla de l’Art de Cambrils no será el episodio ocho de Star Wars. Las grandes superproducciones norteamericanas pasan de largo por esta sala. Su cartelera se nutre de películas independientes, fundamentalmente europeas. Nada de taquillazos ni glamour de Hollywood. La francesa La Escala, la noruega La decisión del rey o la argentina Un tango más son algunas de sus propuestas para estos días.

Esta especialización es su marca, su distintivo. «Francamente, no es viable. Para que lo fuera rápidamente sólo sería necesario destinar nuestra sala a proyectar todo el día la misma  película y que ésta fuera la producción más promocionada de la semana. Pero entonces, ¿qué servicio hacemos a Cambrils y al público que quiere ver otro tipo de cine?», afirma Toni Badimón,  programador y gestor de este cine, propiedad de la pequeña empresa familiar Olwyn Films desde 2013 –antes era el municipal Cinema Rambla–.

El Rambla de l’Art, situado en la Rambla Jaume I, sólo dispone de una pantalla para proyectar películas. «Es el único de este tipo de Catalunya que abre todos los días», presume Badimón. Es un cine de resistencia, de los que ya quedan pocos. «Es una pena que las instituciones de este país no sepan cómo dar apoyo al cine independiente y a las salas que lo programamos», lamenta Badimón.

Sus propuestas no proceden de los grandes estudios y distribuidoras

«La política cinematográfica catalana –continúa– está obsesionada exclusivamente con la proyección de cine en versión doblada al catalán y ha invertido en ello una gran cantidad de dinero público sin excesivo éxito. Y la política cinematográfica española está en manos de los grandes grupos de exhibición y distribución».

Los grandes manejan el negocio. Las carteleras de los multicines convencionales son prácticamente calcadas. «Un porcentaje importante de las películas que llegan semanalmente a los cines no se exhibe en Tarragona. Es sorprendente. La media de estrenos actualmente es de diez semanales», dice Badimón. El Rambla de l’Art proyectó 45 películas en 2016 que no se vieron en ninguna sala más de la provincia.

Con subtítulos
Especialización o romanticismo. Olwyn Films inició este proyecto con una premisa: dar bola al cine de autor, documentales y, sobre todo, versiones originales subtituladas. «Procuramos mantener el espíritu cinematográfico vivo y, para ello, también hacemos ciclos de cine clásico o cenas con cinefórum a las que intentamos que nos acompañen actores, directores o productores. A veces no entendemos por qué con la oferta tan variada que tenemos no conseguimos más público», indica el programador de la sala cambrilense.

Sus parroquianos son de mediana edad. Salvo en las proyecciones infantiles, le cuesta mucho conseguir clientela joven. «Tenemos un público cinéfilo que mayoritariamente no vive en Cambrils pero que se desplaza hasta aquí para ver películas que no puede ver en otros cines de la provincia», añade.

La cartelera del Rambla de l’Art depende, como es obvio, de los filmes que las distribuidoras decidan estrenar cada semana. «Hay muy buenas distribuidoras españolas que saben escoger y mover el buen cine que se produce por el mundo. Con sus propuestas y otras de grandes grupos intentamos hacer una programación variada y atractiva», asegura Badimón. Excepcionalmente, apuesta por cine independiente estadounidense que distribuyen algunas majors como Sony, Fox o Warner. «Hay que tener en cuenta que las distribuidoras no quieren que en la semana de estreno su película se comparta con otros títulos y, por tanto, nosotros no podemos estrenar en la misma fecha que lo hacen los cines con varias pantallas», puntualiza Badimón.

El Rambla de l’Art completa su oferta con un videoclub, un espacio para exposiciones de pintura y fotografía y una librería especializada. Y vende palomitas.

Temas

Comentarios

Lea También