Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Clase B con sistemas alternativos de propulsión

Mercedes-Benz ha sometido su exitosa Clase B a una profunda actualización, revalorizando sobre todo el interior del habitáculo. La cartera se amplía con dos modelos con propulsión alternativa, la Clase B Electric Drive y el B 200 Natural Gas Drive. En los bajos de estos modelos se alojan la batería de iones de litio (Clase B Electric Drive) o bien un depósito grande y dos pequeños de gas, así como un depósito de gasolina de 14 litros (B 200 Natural Gas).
Whatsapp
B 200 Natural Gas Drive: gases de escape limpios, menores costes en concepto de combustible.

B 200 Natural Gas Drive: gases de escape limpios, menores costes en concepto de combustible.

El Clase B Electric Drive y el Clase B Natural Gas Drive conjugan en su diseño exterior deportividad refinada y valores estéticos con líneas tersas y poderosas. Estos modelos se diferencian de las versiones con motor de gasolina o diésel en numerosos detalles, especialmente en la forma del faldón delantero y el faldón trasero, así como los embellecedores laterales.

Clase B Electric Drive: sin emisiones locales, recarga en tres horas

El motor eléctrico con elevado par motor de la Clase B Electric Drive permite disfrutar de una conducción ágil y segura con una autonomía de hasta 200 kilómetros y sin emisiones locales. La preclimatización del habitáculo implementada de serie e innovadores equipos opcionales como el sistema de frenos recuperativo asistido por radar y la ampliación de autonomía RANGE PLUS aumentan el confort de conducción y la utilidad para el uso a diario.

La propulsión silenciosa y exenta de emisiones directas corre a cargo de un motor eléctrico de 132 kW de potencia que, como es habitual en este tipo de propulsores, entrega su par motor máximo superior a 340 Nm nada más pisar el acelerador. La Clase B eléctrica completa el sprint normalizado de 0 a 100 km/h en sólo 7,9 segundos.

El sistema de frenos recuperativo asistido por radar (opcional) permite una recuperación energética especialmente efectiva, lo que conlleva un aumento de la autonomía.

La energía que precisa el propulsor eléctrico procede de una batería de iones de litio de alta potencia con una capacidad de 28 kWh, instalada en un lugar seguro entre el eje delantero y el eje trasero que no resta espacio útil: el llamado «ENERGY SPACE» en los bajos del vehículo. El cargador para la batería está montado en el compartimento del motor. La recarga es tan sencilla como el repostaje de un vehículo con motor de combustión en tan sólo tres horas (400 V, corriente trifásica, 16 A). Con el equipo opcional RANGE PLUS es posible incrementar la autonomía del vehículo en hasta 30 km.

Gracias a su capacidad de maletero (501-1456 litros), su autonomía (200 km) y su potencia (132 kW), el Clase B Electric Drive se convierte en el referente de su segmento de mercado.

B 200 Natural Gas Drive: gases de escape limpios, menores costes en concepto de combustible

Hasta 16% menos emisiones de CO2, gases de escape claramente más limpios que los motores de gasolina o diésel y costes en concepto de combustible aproximadamente 50% menores que un motor comparable de gasolina son argumentos a favor del Mercedes B 200 Natural Gas Drive con propulsión por gas natural.

Operando con gas natural, el B 200 Natural Gas Drive de 115 kW (156 CV) registra un consumo de sólo 4,2 kg/100 km, lo que equivale a unas emisiones de CO2 de 115 g/km. El nuevo modelo corresponde a la categoría de eficiencia energética A+ y cumple la norma Euro 6. Pero la conducción de un vehículo de gas natural no es sólo rentable para el medio ambiente, sino también para la economía de su propietario. Si se convierte el consumo de gas natural del B 200 Natural Gas Drive al equivalente energético de la gasolina, el precio por kilómetro resulta un 50% inferior.

Sin embargo, las prestaciones se sitúan prácticamente al mismo nivel: el B 200 Natural Gas Drive alcanza una velocidad máxima de 200 km/h y completa el sprint estándar de 0 a 100 km/h en 9,1 segundos (con cambio automático 7G-DCT; la versión con cambio manual lo termina en 9,2 s). En caso de que se agote el gas, el vehículo conmuta de forma automática e imperceptible a la modalidad de gasolina; dispone de un depósito de 12 litros. La autonomía en régimen de gas natural es de unos 500 kilómetros.

Temas

  • MOTOR

Comentarios

Lea También