Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Coches eléctricos, ¿el futuro o un proyecto frustrado?

Redacció

Whatsapp
Coches eléctricos, ¿el futuro o un proyecto frustrado?

Coches eléctricos, ¿el futuro o un proyecto frustrado?

En estos momentos, el 5% del parque automovilístico de los Países Bajos y de Noruega pertenece a los coches eléctricos. De hecho, si se analizan los datos a nivel mundial se descubre que, durante el último año, se vendieron 600.000 coches equipados con motores completamente eléctricos, mientras que en el caso de los híbridos este número aumentó hasta los 9 millones. A priori, unos datos realmente positivos y que invitan al optimismo en este sector.

Sin embargo, debido a la caída de los precios que han experimentado los combustibles fósiles y que en algunos países, como en España, no tienen demasiada aceptación ni implantación, el crecimiento de los coches eléctricos parece estar más cuestionado que nunca. ¿Son realmente el futuro, y tarde o temprano todos tendremos uno? ¿O más bien se trata de un proyecto frustrado que se encuentra en fase terminal?

Las ventajas de los coches eléctricos son tales que resulta prácticamente impensable que estén agonizando. Y es que, más allá del poco combustible que consumen y de la reducida cantidad de agentes contaminantes que emiten durante su funcionamiento, hay que destacar que la mecánica que equipan es mucho más sencilla que la dotada en los vehículos con motores de combustión interna. Esto repercute, fundamentalmente, en que la vida útil de estos coches sea mucho más prolongada y que los costes de mantenimiento también sean muy escasos.

Por otra parte, los vehículos completamente eléctricos carecen de embrague, al igual que sucede en los automáticos, por lo que la conducción es más cómoda y descansada que en el caso de los coches convencionales; un hecho muy de agradecer, sobre todo, para aquellas personas que se pasan el día entero detrás del volante como, por ejemplo, los taxistas y transportistas en general.

Los vehículos híbridos que, actualmente, todas las marcas especializadas en automoción tienen en venta han de entenderse, única y exclusivamente, como un paso intermedio hacia la plena implantación de los 100% eléctricos. De hecho, el camino que están siguiendo los fabricantes es este y, por ello, cada vez es más sencillo encontrar automóviles con una autonomía superior a los 50 kilómetros.

Una circunstancia que cada vez empuja a más usuarios a vender su coche y apostar por este nuevo modelo es la irrupción de los vehículos eléctricos de autonomía ampliada, los cuales cuentan con un motor suplementario de combustión interna que se encarga de cargar las baterías del principal mientras está circulando. Esta tecnología permite la circulación durante cientos de kilómetros sin necesidad de utilizar un enchufe.

En definitiva, los factores que están marcando la poca implantación de los vehículos eléctricos en el mercado español parecen ser completamente circunstanciales pues resulta bastante improbable que los combustibles fósiles continúen a bajo precio durante demasiado tiempo. Por ello, si tenemos en cuenta este hecho y las muchas ventajas que ofrecen los híbridos y 100% eléctricos, no es difícil imaginar que, más pronto que tarde, empiecen a ocupar una importante cuota de mercado al igual que sucede en otros muchos países europeos.

Temas

  • MOTOR

Comentarios

Lea También