Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

¿Cómo está tu autoestima? Quiérete más

Nadie es perfecto. Debes aprender a aceptarte con tus virtudes y tus defectos. Solo así conseguirás que los demás te quieran por cómo eres y no cómo quieren que seas

Sílvia Fornós

Whatsapp
autoestima_naltros.jpg

autoestima_naltros.jpg

«¿Frecuentemente piensas que no vales nada?; ¿Crees que no puedes hacer las cosas mejor?; Las cosas buenas que te pasan en la vida son simplemente por suerte y no te las mereces?». Si has respondido afirmativamente a estas tres cuestiones podrías tener la autoestima baja. ¿Sabes qué es la autoestima y como está la tuya? «Es el conjunto de pensamientos, sentimientos y evaluaciones que hacemos de nosotros mismos, tanto de los aspectos exteriores como interiores, de cómo somos y de la persona que somos». Esta es la definición que la psicóloga, psicoterapeuta y sexóloga Sònia Navarro hace de la autoestima. Todos tenemos un aprecio mayor o menor de nosotros mismos. ¿De qué depende? Según la experta tener más o menos autoestima es el resultado de los pensamientos y de las experiencias que acumulas a lo largo de la vida. Pon los pies en la tierra. Cuando se habla de mejorar la autoestima, según la psicóloga, «no se trabaja el ideal de persona que quieres ser, sino que en realidad se trata de aceptarse a uno mismo». Pensar de forma constructiva y realista es el primer paso. «Debemos valorar los aspectos positivos y al mismo tiempo ver cuáles son las áreas en las que no destacamos tanto», asegura Sònia Navarro. No se trata de ser el mejor en todo. «Compararte con una o más personas es perjudicial porque siempre habrá alguien que será mejor que tú en algo. Lo importante es aceptar lo que te gusta y lo que no de ti mismo», añade la psicoterapeuta. Si eres de las personas que vive en la constante autocrítica probablemente tengas una autoestima baja. Las causas pueden ser las siguientes situaciones:

1. Desaprobación constante de las figuras de autoridad durante la infancia, ya sean los padres, los profesores, los abuelos… Transmitir siempre el mensaje de que lo estamos haciendo mal afecta a la autoestima.

2. Padres poco afectuosos. Te harán dudar de si eres estimable o no, de si eres válido para recibir su cariño.

3. Sobreprotección en la educación. El mensaje que transmite es que el niño no es capaz de hacer determinadas tareas y las hacemos nosotros. 

4. Expectativas altas. Cuando el listón está muy alto tienes la sensación de que nunca llegarás a gustarles del todo y a convertirte en aquello que esperan que seas. 
5. Dificultad en el aprendizaje. Llevar tu hijo a todo tipo de clases de refuerzo le hará pensar que siempre necesita ayuda.

6. Abusos. Ya sean escolares, familiares, violencia… El niño se sentirá inseguro y frágil.

Baja autoestima

La autocrítica constante te hace infeliz. «Es difícil que a la consulta terapéutica llegue una persona únicamente con un problema de autoestima, generalmente también hay dificultades en las habilidades sociales, fobias, angustia…», asegura la psicoterapeuta Sònia Navarro, y añade que «el objetivo terapéutico es que la persona reconozca y acepte sus emociones, las positivas y las negativas. Si siente rabia debe reconocerla, expresarla y no juzgarla». 

Los resultados del trabajo terapéutico no se ven de un día para el otro. «Es importante que la persona sea consciente de sus capacidades y supere la angustia y el miedo que pueda sentir. También hay que trabajar, para limitar o que desaparezcan, los pensamientos autodestructivos», afirma la psicóloga. 

La autoestima es el resultado de las experiencias que acumulas en la vida

«Soy el mejor o no sirvo para nada». Son las dos caras de una misma moneda. «La primera persona busca la confirmación de que es el mejor y la otra la desconfirmación desde el exterior». 
Tener una autoestima por las nubes no es mucho mejor. Según la psicoterapeuta «es la fachada de una persona con baja autoestima, que busca el reconocimiento externo. Es irreal porque nadie es perfecto». 

Acuérdate de una de las frases más conocidas del libro El Principito: «Es mucho más difícil juzgarse a sí mismo que juzgar a los demás. Si logras juzgarte bien a ti mismo eres un verdadero sabio». 

Temas

Comentarios

Lea También