Más de Naltros

Cómo no cansarte del tupper

Comer sano fuera de casa es posible. Si planificamos la comida semanalmente combatiremos la rutina con recetas variadas

Silvia Fornós

Whatsapp
Comer sano fuera de casa es posible. FOTO: DT

Comer sano fuera de casa es posible. FOTO: DT

Comer en la oficina y llevarse el tupper no es excusa para no alimentarse de forma saludable y variada. Combatir el aburrimiento es posible si planificamos semanalmente las comidas. Podemos comer mucho más que las cansinas ensaladas de pasta o de arroz.

¿Hay alimentos más o menos aptos? Todos pueden ser adecuados para comer fuera de casa. «Lo importante es hacer un buen uso de las técnicas culinarias, para intentar mantener, en la medida de lo posible, las características organolépticas del alimento, así como garantizar su seguridad con una correcta conservación», explica Nerea Becerra, dietista-nutricionista y miembro de la Unitat de Nutrició Humana de la URV.

Los platos a base de huevo son una ‘mala idea’. Según la experta «debemos considerar que puede darse el caso de que algún alimento sea más susceptible a la contaminación microbiana o a cambios de temperatura». La carne y el pescado a la plancha no son muy agradables. Pero como nos recuerda Natalia Nassare, dietista-nutricionista y especialista en coaching nutricional del centro Nutritional Coaching (www.nutritionalcoaching.com), «si le ponemos unas verduras salteadas o un pisto, la carne a la plancha tendrá más jugo cuando la recalientes».

Equilibrado es posible

Vegetales, frutas, cereales integrales, legumbres, aceite de oliva virgen y frutos secos. «Hay que priorizar su consumo, moderando el consumo de carne y pescado; e intentando reducir la ingesta de alimentos procesados y con alto contenido en grasa», detalla Nerea Becerra, y añade que «hay que incorporar todos los grupos de alimentos en una frecuencia determinada. Los alimentos ricos en hidratos de carbono, como la pasta, arroz y pan (en su forma integral), deben ser la base de nuestra alimentación».

‘My plate’

Para poder realizar una dieta equilibrada es importante una previa planificación semanal. Así cumpliremos con el consumo de todos los grupos de alimentos con la frecuencia adecuada. «Además esto nos va a permitir ahorrar en la cesta de la compra», destaca Nerea Becerra. Natalia Nassarre nos recuerda que podemos echar mano del método My plate, desarrollado por expertos en nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard y los editores en Publicaciones de Salud de Harvard. «Se trata de que medio plato sean verduras, hortalizas y frutas, que un cuarto sean granos integrales como arroz o quinoa, y que el cuarto restante sean proteínas animales o vegetales», recuerda la dietista-nutricionista.

Los grandes olvidados

En la variedad está el gusto, pero siempre terminamos cocinando lo mismo. Ambas expertas aseguran que nos hemos olvidado de «las legumbres y los cereales integrales (pasta, arroz y pan)». «Ambos son una fuente importante de nutrientes, incluyendo proteínas e hidratos de carbono, así como vitaminas y minerales, imprescindibles todos ellos para el mantenimiento de una salud óptima», afirma Nerea.

Sin prisa

Comer en la oficina no significa devorar el plato en 5 minutos para volver al trabajo. Tenemos que reservar un tiempo para disfrutar de la comida. «Estudios epidemiológicos han observado que la velocidad de ingesta está positivamente relacionada con el peso corporal. Además de alimentarse de forma equilibrada, se debe dedicar un mayor tiempo al acto de comer», aconseja Nerea Becerra.

Temas

  • NALTROS

Comentarios

Lea También