Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

De primera cartera de España a universitaria octogenaria

Se convirtió en la primera  cartera de España en 1971 y hoy su inquietud cultural no cesa

EFE

Whatsapp
Josefina Vicente junto a un buzón de Correos. Foto: EFE

Josefina Vicente junto a un buzón de Correos. Foto: EFE

«La ilusión de mi vida siempre ha sido dirigir una residencia de ancianos y ahora lo que me gustaría de verdad es ser bloguera», afirma Josefina Vicente, una octogenaria nacida al poco de estallar la Guerra Civil y que se convirtió a los 35 años en la primera mujer cartero de España.

Esta enérgica mujer del 36, alumna de la Universidad de Murcia desde hace siete años y «feminista, católica, de derechas y anarquista», como se define, recuerda entre risas su primer día de trabajo en Correos, donde fue recibida como si fuera un «pasmarote» por los doscientos carteros que había en ese momento en la oficina principal.

Ese día era 3 de marzo de 1971 y su fotografía ocupaba la portada del ya desaparecido diario Línea. Dice que todavía no da crédito al revuelo que se formó en su entorno cuando, además del periódico, RNE la entrevistó para el informativo del mediodía y TVE le dedicó una pieza en el telediario.

En Correos apenas estuvo seis años por su carácter inquieto, dice, pero ese periodo le sirvió para disfrutar de las «vivencias más importantes» de su vida, porque «España era bien diferente» hace ahora 45 años, y una cartera, en una pequeña pedanía como la suya, Los Garres, era el que llevaba al pueblo, y hasta leía, las noticias más trascendentales de los vecinos.

«Me pedían que prepara las papeletas de las elecciones, que les pusiera al corriente de lo que contaba cualquier hijo en el servicio militar y que leyera cartas de amor, incluso», afirma esta mujer, quien tiene grabada en su retina la alegría de los que emigraban a Alemania, que le abrazaban en plena calle cuando les entregaba los contratos de trabajo llegados por carta.

También cumplió su sueño de dirigir una residencia de mayores.«Yo siempre he sido moderna y lo he vivido todo con normalidad. Para mí fue normal entrar en Correos; llevar los primeros pantalones vaqueros de toda Murcia y conducir cuando ninguna mujer lo hacía», cuenta orgullosa una mujer que a sus cerca de 81 años sigue conduciendo para ir a clase y responde contrariada a la pregunta de si no sería prudente dejar ya el volante.

Temas

Comentarios

Lea También