Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deja que tus padres elijan a tu novia

En China un programa de citas de la televisión china permite a los padres de los chicos juzgar a las mujeres que quieren mantener una relación con ellos

Colpisa

Whatsapp
Son sólo ellas las que se exponen al examen.

Son sólo ellas las que se exponen al examen.

En China, las relaciones de pareja no son cosa de dos. A pesar de que las costumbres y la composición de la familia tradicional han cambiado con el desarrollo económico y la apertura al exterior, hay un aspecto de la sociedad que apenas ha variado: la influencia y el poder que tienen los padres en las parejas de sus hijos. Quizá sean los rescoldos de los matrimonios concertados que fueron tradición durante siglos, pero, en cualquier caso, nadie pone en duda que si una pareja quiere salir adelante necesita lograr el visto bueno de los suegros.

Así que un programa de televisión semanal, 'Cita China', ha decidido saltarse el cortejo previo y permitir que sean los padres quienes juzguen a las mujeres que podrían convertirse en la pareja de sus retoños. Los interesados asisten a la brutal selección desde una sala contigua al plató. Mientras tanto, la audiencia participa en lo que muchos han calificado como el programa que muestra la cara más retrógrada del gigante asiático.

En primer lugar, porque son sólo ellas las que se exponen al examen. Ellos ríen mientras sus potenciales citas se enfrentan a todo tipo de preguntas machistas. "¿Puedes cocinar? ¿Haces las labores de la casa? ¿Quieres tener hijos?". Que sean empresarias de éxito o tengan dos carreras no importa. En segundo lugar, el 'show' sirve para perpetuar el rol más conservador de la mujer: las que son madres solteras, están divorciadas, o se muestran económicamente independientes son rechazadas. "Es un buen ejemplo de la gran brecha generacional que existe en China, pero lo indignante es que los jóvenes se presten a este tipo de espectáculo", critica Huang Guo, una ingeniera de Shanghái.

Para colmo, el concurso está dirigido por Jin Xing, una mujer transexual que ha luchado con ahínco por los derechos y el reconocimiento del colectivo LGBT. No en vano, entrevistada hace unos años, Jin asumió que su papel es el de "sacudir a la sociedad para que avance". Ahora, no faltan quienes en las redes sociales critican que se haya "vendido para servir a los valores más rancios de la sociedad china". Al fin y al cabo, la audiencia manda. "No veo por qué tenemos que aparentar ser lo que no somos. Me gusta el programa porque muestra la realidad de la familia china, y lo difícil que es ser mujer en un país donde se le exige ser madre y, a la vez, lograr el éxito profesional. Por si fuese poco, se espera de ella que abandone a su familia para vivir con la de su marido, que muchas veces le profesa poco cariño", aplaude una usuaria de Weibo, el Twitter chino. "Este programa deja bien claro cuál es la cruda realidad del matrimonio en China", sentencia otro.

Temas

  • NALTROS

Lea También