Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Del Tintín catalán a un imberbe Goku

Una exposición divulgativa recorre la historia del cómic en catalán: desde las revistas satíricas de principios del siglo XX hasta el manga popularizado por TV3

Javier Díaz Plaza

Whatsapp
La exposición, organizada por el Centre de Normalització Lingüística, se inauguró el martes. Foto: Lluís Milián

La exposición, organizada por el Centre de Normalització Lingüística, se inauguró el martes. Foto: Lluís Milián

El aventurero Massagran (el Tintín catalán) por los aires agarrado a un gigantesco cóndor y Ot el Bruixot recostado en el suelo sonriendo. Estos dos clásicos del cómic catalán de los setenta y los ochenta comparten exposición y plafón con otros personajes icónicos de la infancia y la adolescencia de muchos treintañeros y cuarentones de hoy, como Goku (antes de dar el estirón) o El doctor Slump. Conviven en armonía hasta el 23 de enero en el Espai Jove Keese de Tarragona, dentro de la muestra Vinyetes: història del cómic en català, organizada por el Centre de Normalització Lingüística.

Catalunya es un bastión para este arte. Aquí se edita el 95% de todos los ejemplares del país. Un ejemplo de tenacidad es la revista Cavall Fort, en activo dede 1961 y por la que han pasado ilustradores como Cesc y Pilar Bayés y escritores como Joaquim Carbó o Salvador Espriu. Incluso llegó a publicar creaciones de Joan Miró, Antoni Tàpies o Josep Maria Subirachs.

La exposición recorre a través de quince plafones la historia del cómic en Catalunya: desde las revistas satíricas, infantiles y juveniles de principios del siglo XX hasta el manga y el anime japonés que ha popularizado TV3. Del papel de L’Esquella de Torratxa (1872-1939), Cu-cut! (1902-1912) o En Patufet (1904-1912) a los televisivos Bola de Drac o El detective Conan. Sin olvidar referentes internacionales como Colto Maltés, Tintín, Batman o Mafalda.

Una visita divulgativa y sintética pensada también para grupos de escolares, que podrán descubrir «símbolos de la resitencia cultural durante la dictadura franquista», como la revista L’Infantil. Y publicaciones de historietas humorísticas, como Pulgarcito y TBO, que surgieron en la Barcelona de la postguerra y que por razones políticas del momento sólo se podían editar en castellano. Con la Transición volvió el humor ácido, crítico y políticamente incorrecto y, a partir de 1980, las editoriales comenzaron a publicar cómics en catalán.

Vinyetes: història delcòmic en català, estrenada en Barcelona en marzo de 2015, forma parte de la campaña Uaaaaaaau... ¡uhu, pataplaf del Centre de Normalització Lingüística y cuenta con el apoyo de puntos de venta y editoriales.

Temas

  • NALTROS

Lea También