Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El 24 % de la población española sigue fumando pese a la ley antitabaco

En los últimos tres o cuatro años no ha habido un descenso claro de fumadores adictos a la nicotina

EFE

Whatsapp
El tabaco sigue estando muy presente entre los jóvenes. FOTO: PERE FERRÉ

El tabaco sigue estando muy presente entre los jóvenes. FOTO: PERE FERRÉ

La ley antitabaco ayudó a la reducción del consumo de cigarrillos, pero se ha estancado «porque están quedando los fumadores difíciles», es decir, «aquellos con un alto grado de adicción, a los que les es más difícil dejar de fumar y que necesitan más ayuda para abandonar el hábito».

Así lo ha manifestado el doctor Carlos Jiménez-Ruiz, presidente del comité de control del tabaquismo de la Sociedad Europea de Neumología (ERS), que ayer presentó el informe ‘Control del tabaquismo en íbero-latino-américa’, un análisis de la situación del consumo de tabaco en 12 países latinoamericanos, incluidos España y Portugal. La prevalencia del consumo de tabaco en España se sitúa en el 24 % de la población general de 15 o más años de edad, «que es más baja que hace un tiempo», pero en los últimos tres o cuatro años «no ha habido un descenso claro», precisamente por los fumadores que tienen más adicción a la nicotina. Por ello, una de las recomendaciones que los expertos de la ERS hacen a España es que se promueva la asistencia sanitaria para estas personas.

Así, consideran «imprescindible» que se pongan en marcha políticas de ayuda a los fumadores, tales como líneas telefónicas nacionales, la creación de redes asistenciales de consultas de tabaquismo y una financiación pública de los tratamientos del tabaquismo.

En cuanto al consumo en jóvenes y adolescentes, ha disminuido pero «no estamos alcanzando una reducción importante», ha señalado este neumólogo, quien ha precisado que «un dato importante» es que la edad de inicio «apenas se ha modificado en los cinco últimos años» y sigue establecida en los 13,5 años.

Aunque se están desarrollando campañas en las escuelas «de manera adecuada», lo que falla es que «no se está haciendo un correcto control de la publicidad, patrocinio y promoción indirecta de los productos del tabaco», por lo que los expertos piden una regulación «más estricta». En términos generales, en España existe una «buena legislación» en cuanto a regulación de consumo en lugares públicos pero «no se está cumpliendo de manera adecuada porque no hay vigilancia», ha señalado el doctor Jiménez-Ruiz. Así, los expertos recomiendan a las autoridades españolas que vigilen el cumplimiento de la ley y que la regulación del cigarrillo electrónico sea igual que la del tabaco, es decir, que se prohíba su uso en los mismos lugares en los que no se permite fumar.

Temas

  • NALTROS

Comentarios

Lea También