Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El bluesman que descubrió a los Beatles en una tienda de golosinas

El legendario músico del Bronx Popa Chubby presentará el domigo (19.30) en la Sala Zero Tarragona su nuevo disco, ´The Catfish´,

Javier Díaz Plaza

Whatsapp
Popa Chubby llega este domingo a TGN

Popa Chubby llega este domingo a TGN

Popa Chubby guarda una escopeta para proteger su hogar. Le gustan las armas, pero no tiene ninguna de mano. Vive alejado del ruido, en una casa en el campo a una hora de Nueva York. Su aspecto es el de un tipo rudo del Bronx. Allí nació en 1960. Su vecindad se hizo famosa gracias a la película A Bronx Tale( Una historia del Bronx), dirigida por Robert de Niro. Está gordo, luce tatuajes en los brazos y tiene el cráneo rapado. «Tienes que ser duro para sobrevivir», dice. Y eso que asegura que no es un barrio tan chungo como se pinta en las películas. «Hace años dio un giro equivocado y se veían zombies drogadictos por todas partes».

Theodore Joseph Horowitz, como se llama en realidad, creció escuchando a Otis Redding, Wilson Pickett y Jimi Hendrix, y más tarde se empapó de Led Zeppelin, Johnny Winter y Rolling Stones. Sus primeras influencias musicales las recibió de un jukebox (máquina de discos) junto al que se reunían los adolescentes del barrio para escuchar música soul y R&B de los años 60.Estaba en la tienda de golosinas de sus padres, melómanos empedernidos que disponían de una gran colección de elepés. «Poníamos a Aretha Franklin, The Supremes, Otis y The Beatles», recuerda.

A los seis años empezó a tocar la batería. Y con siete su padre le llevó a un espectáculo en el Madison Square Garden en el que tocaba el gran Chuck Berry, quien se convirtió en su ídolo. Dos años después falleció su padre y se marchó a vivir con sus abuelos. Aparcó entonces su amor por la batería.

Su primera guitarra se la compró a un amigo por doce dólares. Era un adolescente. Ahora tiene más de cien. Las que más cariño le despiertan son una Fender Stratocaster de 1966, una Les Paul de 1954 y una Gibson ES-5 de 1949.

A los 19 años descubrió un nuevo mundo cuando devoró todos los discos de los tres King: Albert, B.B. y Freddie. Es un devoto admirador de Willie Dixon y Jimi Hendrix y tuvo su época punk, en la que disfrutaba de Sex Pistols y Ramones, y . Todas esas influencias se advierten en la música de Popa Chubby, que tiene una imponente presencia en escena y un sonido avasallador.

Sus letras tienen a menudo un tono de crítica social, especialmente las de su álbum Peace, Love and Respect, publicado en 2004, poco después de empezar la guerra de Irak. No se corta a la hora de tocar las narices al poder si considera que se están cometiendo injusticias. Su opinión de los políticos no es buena: «Metámoslos en una jaula». La sociedad actual tampoco le tiene satisfecho, no soporta su «intolerancia y fanatismo».

En el corazón de su estudio, situado en un sótano, utiliza su talento para mezclar blues, jazz, rock, funk, soul y rap hasta obtener un nuevo estilo de música denominado New York City Blues, del que Popa Chubby es el líder por excelencia. Su sonido es cosmopolita, como la propia Gran Manzana, urbana, cruda y auténtica. Inició su carrera como músico independiente al crear su propio sello discográfico, denominado Popa Chubby Productions, en el que no sólo produce sus propios discos, sino también a numerosos artistas neoyorquinos.

En sus más de veinte álbumes, grabados desde 1994, relata lo esencial del blues callejero. Historias ocurridas en Nueva York, mezcladas con cuentos autobiográficos y canciones protesta sobre temas políticos y sociales. Ha tocado en prácticamente todos los clubs de esa ciudad, empezando por el histórico Manny’s Car Wash. Luego se convirtió en un ídolo en Europa, donde con frecuencia aparece en portada de las revistas especializadas en la guitarra. Antes, en los ochenta, se ganaba la vida tocando cualquier tipo de música.

Chubby presentará este domingo en la Sala Zero de Tarragona su último disco, The Catfish, en el que vuelve a fusionar blues moderno y tradicional. Le acompañará su banda. Tendrá como teloneros a White Boy White’s Power Roots Trio.

Temas

  • NALTROS

Comentarios

Lea También