Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El cerebro de los deportistas responde un 82% más rápido en situaciones de fuerte presión

El estudio realizado por Dunlop, en colaboración con el University College de Londres, mide la importancia del rendimiento mental a la hora de enfrentarnos al estrés. El estudio consistió en pruebas físicas y psicológicas que realizaron cinco deportistas de élite y otras cinco personas sin trayectoria deportiva.
Whatsapp
El estudio consistió en pruebas físicas y psicológicas.

El estudio consistió en pruebas físicas y psicológicas.

Dunlop, el fabricante de neumáticos, ha realizado un estudio para medir la importancia del rendimiento mental frente a situaciones de mucho estrés junto con el profesor Vincent Walsh del University College de Londres (UCL). Entre los resultados obtenidos, destaca que la parte instintiva del cerebro de las personas que practican deportes de riesgo responde un 82% más rápido cuando se encuentran sometidas a una fuerte presión.

El estudio desveló que los profesionales de los deportes extremos cuentan con una ventaja excepcional: en la prueba visual cronometrada realizada en la que los participantes debían identificar con rápidez una serie de formas y dibujos tras haber experiementado una gran presión, estos deportistas reaccionaron un 82% más rápido que la población general. Este porcentaje puede significar la diferencia entre el éxito y el fracaso en una situación de alto riesgo.

En las dos primeras pruebas que se realizaron a los participantes, centradas en la capacidad de respuesta bajo presión física, se apreció una ventaja significativa entre las personas que practican deportes de riesgo frente a los que no practicaban deporte profesional. Mientras que en condiciones de agotamiento los segundos se desmoronaron en la toma de decisiones cayendo sus puntuaciones iniciales un 60%, los primeros mejoraron en un 10% su respuesta individual aún estando fatigados.

Las dos pruebas posteriores buscaban conocer cómo soportaban los participantes la presión psicológica y las distracciones a la hora de valorar diferentes riesgos. En estos tests las diferentes zonas del córtex deben funcionar en sintonía para evitar que descienda el rendimiento. En estas pruebas los deportistas fueron un 25% más ágiles y un 33% más precisos que los no deportistas.

El grupo de deportistas profesionales estuvo formado por: John McGuinness, piloto de motos y campeón del TT Isla de Man en repetidas ocasiones, incluída la carrera de este año, quien destacó por tomar la decisión más rápida bajo presión psicológica; Leo Houlding, escalador libre de fama mundial, que destacó por ser el mejor en evaluar las posibilidades bajo presión psicológica; Sam Bird, piloto de carreras de coches, que fue el que tomó las decisiones más rápidas bajo presión mental; Alexander Polli, paracaidista de salto base, quien destacó por tener la mayor precisión en la toma de decisiones rápidas; y la ganadora de la medalla de oro de bobsleigh, Amy Williams, quien destacó por tomar la mejor decisión bajo presión psicológica.

El piloto de carreras John McGuinness respondió con mayor rapidez bajo presión física que sin ninguna presión y no cometió ningún error en la prueba. El estrés le era indiferente e, incluso, le beneficiaba.

Vincent Walsh, profesor del UCL: "Lo que hace destacar a ciertas personas, no es su calidad en los entrenamientos, sino lo buenas que son bajo presión. Nosotros queríamos poner a prueba a estos deportistas para ver si era posible demostrar qué es lo que los diferencia del resto.

Nosotros queríamos poner a prueba a estas personas para ver si era posible demostrar qué es lo que las diferencia del resto. En los campos de actividad de algunos participantes, la capacidad de tomar decisiones en una fracción de segundo puede marcar la diferencia.

Sin duda, estas habilidades pueden incrementarse. Se trata de enfrentarse a estas situaciones y retos de forma regular hasta que se produzca una mejora. Puede que no lleguemos a ser como John o Leo, pero estas zonas del cerebro pueden crear conexiones en la edad adulta, así que es posible que mejoremos."

Héctor Ares, Responsable de Comunicación y RRPP en Goodyear Dunlop Iberia: "Estamos encantados de este fascinante trabajo, para tratar de entender cómo la presión afecta a nuestra capacidad de respuesta en ese preciso instante en el que se decide todo. Para nosotros, el rendimiento no sólo tiene que ver con coches y competiciones deportivas, es una actitud. Los profesionales de los deportes de riesgo, que rinden bajo presión y siempre están buscando nuevos retos, comparten la mentalidad de Dunlop de "Forever Forward", siempre yendo más allá y buscando la mejora continua."

Temas

  • MOTOR

Comentarios

Lea También