Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El destino de los objetos perdidos

Son muchos los objetos que se pierden durante esta época del año. Los despistes estivales son los causantes de la pérdida de nuestras posesiones más preciadas. Para conocer más sobre su destino nos desplazamos a las oficinas de objetos perdidos
Whatsapp
Objetos perdidos en la comisaria de Salou. Foto: Pere Ferré

Objetos perdidos en la comisaria de Salou. Foto: Pere Ferré

-Paco, ¿¡dónde tengo mi móvil!?

-Mira bien el bolso Carmen, que siempre estamos igual…

-Que no, que aquí no hay nada…Voy a mirar en el coche…

Y el móvil nunca apareció… Si has vivido situaciones como esta o conoces a alguien que siempre pierde sus cosas sabrás que se pasan unos instantes de tensión –si es que el elemento en cuestión no se ha perdido ya– y en los que conviene encontrar soluciones. Es en este momento cuando tenemos que destinar todos nuestros esfuerzos a encontrar dicho objeto. Si ya estamos hartos de buscar en casa y tememos que el objeto se haya perdido en el último lugar donde hemos estado recientemente, existe un lugar donde podemos recuperar esos objetos – si alguna alma caritativa los ha llevado anteriormente- y se llama almacén de objetos perdidos. Sabemos que no estamos descubriendo la sopa de ajo pero seguro que la mayoría de nuestros lectores no saben cómo funcionan estos departamentos. Los reporteros intrépidos del Diario de Verano nos hemos desplazado a las zonas más populares y propensas en la pérdida de objetos como son Tarragona, Cambrils y Salou.

En el podio de objetos perdidos encontramos los documentos de identidad y demás. Cuando se producen robos de carteras, lo único interesante para los que hurtan es el dinero y casi siempre tiran los documentos de su interior. En un segundo puesto encontramos las llaves, esas que tantos sustos nos dan por ocultarse cuando menos lo esperamos y que muchas veces acaban desapareciendo para siempre. Con datos del departamento de objetos perdidos de Salou, este año 2015 ya se han perdido un total de 2300 pares de llaves, en las que incluimos llaves de casa, de garajes, de coche etc… Por detrás de las llaves y en un tercer puesto casi compartido encontramos los móviles y las cámaras.

 

Paraíso para estafadores

¿Pero qué pasa con esos objetos? ¿Se los queda la policía y se monta buenas fiestas? Pues la verdad es que no, cuando pasa mucho tiempo y los objetos no encuentran su dueño se pueden destruir (en el caso de objetos perecederos) o devolver, como indica la ley, a la persona que los ha depositado en la oficina de objetos perdidos. Según la oficina de objetos perdidos de Cambrils, en 2014 se perdieron 661 objetos. De estos, un 44% fueron devueltos con éxito a sus propietarios. Un 54%, 355 objetos, se destruyeron y el 2% restante, se acumularon. Los objetos que más se devuelven son los documentos de identidad –por razones obvias– y los aparatos electrónicos ya que contienen información muy personalizada dentro.

La oficina de objetos perdidos siempre ha sido como un paraíso para los estafadores, objetos sin dueño que esperan ser rescatados. Si recuperar los objetos es tan fácil, ¿por qué no hay más gente que intenta hacer fraude? Según la oficina de objetos perdidos de Tarragona, aún no han llegado a esos extremos, pero en lugares como PortAventura sí, aunque nos aseguran que los que manifiestan que han perdido un objeto tienen que dar también el lugar y la fecha en la que supuestamente perdieron ese objeto. En Salou por otra parte, si reclamas –por ejemplo– un móvil, tienes que aportar la factura del teléfono y en el caso de que seas turista, con teclear el código pin basta. O sea, que si no queréis hacer el ridículo futuros estafadores, mejor absteneros.

Aunque también es interesante darle la vuelta a la tortilla y pensar qué tenemos que hacer cuando encontramos un objeto perdido. Lejos de sucumbir a la tentación de quedarnos con el objeto en cuestión – aunque cueste sudor y lágrimas en algunos casos – lo que tenemos que hacer es dirigirnos a la comisaría de la policía local del lugar donde nos encontremos. Hablando con el jefe de la policía local de Salou, el inspector José Luis Gargallo nos comenta: «Muchas veces la gente por desconocimiento, cuando encuentra algo lo entrega a cualquier trabajador municipal, a los Mossos d’Esquadra o a la Guardia Civil, pero al final todo se centraliza en las oficinas de la policía local». Al llegar ahí, se os facilitará un formulario que tendréis que rellenar y ya podréis dejar ese objeto que os habéis encontrado y como buenos samaritanos habéis devuelto para alegrar el día a más de uno.

Como anécdota los responsables de las oficinas de objetos perdidos nos explican los casos más raros en cuanto a objetos perdidos se refiere. En Tarragona, nos cuentan que les trajeron una mochila con una colección de cromos chinos enorme, ya que venía en cinco grandes álbumes. En Cambrils han entregado desde cochecitos de bebé, dentaduras postizas o carteras (con dinero dentro). En PortAventura nos encontramos con la sorpresa, como consecuencia de la gran variedad de personas que asisten al famoso parque temático. En PortAventura nos cuenta que «lo más raro que ha llegado a nuestras oficinas de objetos perdidos es una iguana, una velo de monja o una pierna ortopédica».

Desde el Diario deVerano, recomendamos etiquetar vuestros objetos más preciados para que, si en un futuro se pierden, se os puedan devolver con la mayor facilidad posible.

Temas

  • DVerano

Comentarios

Lea También