Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Naltros

El estrés en el cerebro aumenta el riesgo de padecer ataques cardíacos

Investigadores de Harvard observan una relación entre la actividad en la amígdala y las enfermedades cardiovasculares

EFE

Whatsapp
Las mujeres tienen el doble de probabilidad de presentar cardiopatías no obstructivas y engrosan la población tratada insatisfactoriamente. FOTO: DT

Las mujeres tienen el doble de probabilidad de presentar cardiopatías no obstructivas y engrosan la población tratada insatisfactoriamente. FOTO: DT

Un nuevo sistema de "estadificación" del riesgo cardiovascular ha determinado que hay más gente en general de la que se cree que corre el peligro de sufrir ataques cardíacos, según un estudio médico anunciado hoy por la Universidad Johns Hopkins (EEUU).

La nueva clasificación de riesgo desarrollada por los expertos de esa universidad con sede en Baltimore (Maryland) y del Sistema de Salud Mount Sinai, de Nueva York, se centra en los "signos de peligro menos obvios" de padecer cardiopatías que presentan millones de personas que pasan las llamadas pruebas de esfuerzo.

Hay síntomas "preocupantes de cardiopatía" excluidos desde el punto de vista clínico como grupo con alto riesgo "porque los sistemas de clasificación que usan los médicos se concentran mucho en los criterios de la llamada enfermedad coronaria obstructiva", informaron los investigadores en un comunicado.

Según el artículo, publicado en el Journal of the American College of Cardiology, los criterios actuales buscan, sobre todo, indicios de que las placas de ateroma han estrechado las arterias que alimentan el corazón en un 50 o hasta un 70 por ciento o más, lo que restringe el flujo de sangre al miocardio durante el ejercicio.

A menos que se llegue a la cifra de referencia del 50 por ciento, los cardiólogos no suelen diagnosticar una enfermedad coronaria obstructiva y su correspondiente medicación.

Pero los investigadores aseguraron que existen pruebas de que las personas con bloqueos menores al 50 por ciento en las arterias cardiacas "corren casi el mismo riesgo de morir de un ataque cardíaco, un accidente cerebrovascular o insuficiencia cardiaca (cardiopatía congestiva) que las personas con bloqueos arteriales del 50 por ciento o más".

En comparación con los hombres, además, las mujeres tienen el doble de probabilidad de presentar cardiopatías no obstructivas y engrosan la población tratada insatisfactoriamente.

"Lo que nosotros y otros colegas hemos concluido partiendo de estos datos es que los bloqueos mucho menos graves pueden dar problemas", aseguró en el comunicado Armin Zadeh, del Instituto Cardiovascular de la Facultad de Medicina de Johns Hopkins.

"No siempre damos tratamiento a las personas que pueden tener el mismo riesgo de ataque cardíaco que aquellas que tienen bloqueos más graves", aseguró Zadeh.

El nuevo sistema establecido por los investigadores incluye en la categoría de alto riesgo los estadios "más tempranos", que abarcan, dicen, a la población "tratada insatisfactoriamente" y a los pacientes con varios bloqueos moderados.

Hasta que se identifiquen más precozmente los riesgos de un ataque al corazón "la cardiopatía seguirá siendo una de las principales causas de muerte", concluyó el investigador.

Temas

  • NALTROS

Lea También