Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Naltros

Naltros Entrenamiento

El gimnasio se mete en la piscina

Aqua zumba, aqua running, aquaerobic, aqua fitness, aqua spinning, aqua pilates... ¿Quién dijo que para entrenar hay que sudar?

Norian Muñoz

Whatsapp
Las clases acuáticas del recién inaugurado Viding Sant Jordi se han hecho populares rápidamente.

Las clases acuáticas del recién inaugurado Viding Sant Jordi se han hecho populares rápidamente. Pere Ferré

Seguro que ha escuchado a su madre, abuela, tía, suegra... hablar del aquagym (sí, siempre en femenino, porque en estas clases ellas son mayoría). Lo que tal vez no sepa es que en los últimos años las piscinas han comenzado a poblarse de gente de toda edad y condición que hace de todo menos nadar. 

Si no es carne de gimnasio sepa que al aquagym en los últimos años  han comenzado a salirle primos cercanos y lejanos de todos los tipos y procedencias: aqua zumba (basado en el entrenamiento con música que se hace en tierra), aqua running (simulando carreras y entrenamiento de atletismo),  aqua spinning (con bicicletas especiales para el agua), aqua pilates (también una adaptación de los ejercicios y materiales que se usan en seco)... Sólo en tres centros de la ciudad de Tarragona encontramos una docena de clases diferentes.

Luis Pérez, licenciado en educación física y coordinador de las actividades acuáticas del gimnasio Orion Fitness Center, cuenta que, efectivamente, la oferta se ha ido ampliando tremendamente en los últimos años. Aquí, además de aquagym ofrecen clases con música (incluido aqua latinos, al ritmo de estos bailes) y sin ella;  con y sin material... Cuenta, por ejemplo, que hace unos años, cuando se popularizó el Zumba, al poco tiempo ya contaban con la adaptación acuática.

Gim2
Luis Pérez enseña algunos de los elementos que se emplean durante las clases. Foto: Lluís Milián

Pero no todo es baile, hacen clases específicas para personas que han sufrido una determinada lesión musculoesquelética (hidrosalut e hidrofit) y han notado como, incluso, quienes quieren  un entrenador personal piden expresamente que los ejercicios sean en el agua. Pérez no cree que esta variedad de clases acuáticas sea una moda pasajera, al contrario, piensa que es una tendencia que llegó para quedarse.

Para todo público

Daniel Figuerola, director del recién inaugurado Viding Sant Jordi, donde hacen aquapilates, aquaerobic, aquegym y aquarunnnig, explica que «la aceptación de estas actividades ha aumentado considerablemente», en parte porque, además de entrenar, la gente «deja a un lado sus preocupaciones y se divierte».

Una de las ventajas, apunta Figuerola, es que todas las actividades que hacen son adaptaciones de las clases dirigidas que llevan años impartiéndose en salas.  «Esto permite que todos los públicos puedan realizarlas sin tener que estar en forma para comenzar. Utilizamos diferentes agarres, posiciones y opciones que nos permiten trabajar a diferentes intensidades».

Eso sí, no hay que engañarse, el trabajo del agua puede ser intenso. Lo probamos en carne propia con una clase de aqua running. Uno de los pocos hombres que se aventuró en la piscina reconocía que aunque había entrado al agua con escepticismo, ya se estaba preparando para las agujetas del día siguiente.


No se suda pero se quema

Tanto Figuerola como Pérez  se encargan de desmentir uno de los errores más comunes entre quienes no conocen este tipo de entrenamientos: creer que porque no se suda son menos efectivos. Pérez recuerda que sudar copiosamente puede dar lugar más bien a una deshidratación y Figuerola apunta que se suda o no en función de la temperatura de la piscina, pero «en ningún caso es un inconveniente. La quema calórica con ausencia o poca presencia de sudor puede ser igual o superior a una actividad donde se haya producido una gran sudoración».

gim3
En las piscinas municipales se ofrecen clases de aqua spinning con bicicletas especiales.

En cuanto a los precios, en general las clases van incluidas en las propias cuotas de los gimnasios. No obstante, no es exclusividad de los centros privados. Durante el verano en Tarragona el Patronat Municipal d’Esports ofrece clases de estas disciplinas en las piscinas municipales. Hacen aqua fitness, aguagym, y aqua zumba. Además, en la piscina municipal de Sant Pere i Sant Pau cuentan con las bicicletas especiales para hacer aqua spinning. Como referencia, 5 días de actividad cuestan 22,50 euros, pero los abonados del PMET tienen un descuento del 50%.

5 ventajas de entrenar en el agua

1- Un  aspecto positivo es que los ejercicios en el agua no afectan a las articulaciones, algo a tener en cuenta por las personas con artritis y otros problemas de movilidad, así como quienes tienen sobrepeso. 

2- El agua tiene doce veces más resistencia que el aire, así que los ejercicios dentro del agua ayudan a tonificar.

3- Los ejercicios realizados en el agua a una temperatura que oscila entre 28 Cº y 31 Cª hacen que la temperatura del cuerpo se vaya regulando y la sensación de ejercitarse sea más fácil. 

4-  En el agua el corazón late más lentamente; además la compresión del agua favorece la circulación.

5-   Aunque siempre se debe consultar al médico si se tiene un problema de salud, en general los pueden practicar personas con todo tipo de condición física.

Temas

Comentarios

Lea También