Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Naltros Estrenos

´El niño 44´, entre el thriller político y los crímenes de un asesino en serie

Ambientada en la Rusia estalinista del 53, su excesivo metraje convierte el filme en una mezcla de géneros que terminan despistando al espectador. Y aburriéndole
Whatsapp
´El niño 44´, entre el thriller político y los crímenes de un asesino en serie

´El niño 44´, entre el thriller político y los crímenes de un asesino en serie

A caballo entre un sinfín de géneros (thriller psicológico, drama romántico, histórica épica, película de espías, filme propagandístico), esta ‘El niño 44’ intenta abarcar todo eso (y más) con resultados entre desconcertantes y fallidos.

A medio camino entre ‘Doctor Zhivago’ y ‘El silencio de los corderos’, encontraremos este thriller con evidentes tintes políticos entremezclados con destellos de crímenes de asesino en serie. Todo un batiburrillo que no termina funcionando a pesar de un prometedor arranque, que atrapa la atención del espectador en los primeros minutos pero que se acaba perdiendo a lo largo de su excesivo (un pelinazo largo) metraje. Y todo para terminar llegando a un punto hasta previsible. Aunque el fondo de la cuestión se sitúa ahí, en el fondo e la película. O sea, al final. 137 minutos de los que el director de cine chileno-sueco se podría haber ahorrado más de media hora y no hubiera pasado nada. Aún mejor. Le hubiera ‘regalado’ momentos inocuos y hasta de aburrimiento al espectador.

Pero, eso sí, con un telón de fondo histórico y hasta cierto punto creíble, a pesar de los errores cometidos.

En la antigua URSS, Leo Demidov (Tom Hardy) es un guardia de seguridad y antiguo héroe de guerra que cree fervientemente en las reglas de Stalin. Pero cuando investiga una serie de asesinatos de niños, el país lo releva de su cargo y lo aparta de la investigación para preservar la ilusión de una sociedad utópica libre de crimen. Demidov luchará entonces por encontrar la verdad tras estos asesinatos y la auténtica razón por la que el gobierno rehusa reconocerlos. Por su parte, su esposa (Noomi Rapace) es la única que permanece a su lado, aunque quizá ella oculta también sus propios secretos.

Y, como suele decirse, ‘hasta aquí puedo leer’. Porque si siguen algunas pistas, se puede suponer el finalísimo con cierta ‘lógica intuitiva’.

‘El niño 44’ está basada en una novela homónima de Tom Rob Smith, ambientada en la época de la URSS de 1953. La novela narra como Demidov (aunque en la obra escrita su nombre sea Leo Stepánovich)investiga los asesinatos para resolver otros enigmas, los de su dura infancia, al mismo tiempo que es víctima del sistema para el que trabaja.

Tom Rob Smith se inspiró para escribir la novela en la vida del asesino en serie ruso Andréi Chikatilo, que entre los 70 y los 90 asesinó a 52 personas, la mayoría niños. Espinosa trata de contar una historia de asesinatos que se salga de lo habitual, y para ello traslada los hechos a los años 50 en la URSS, lo que le permite transportar al espectador a los últimos años del estalinismo y a la sociedad soviética.

Seguramente, los mejor de la película son las interpretaciones. Hardy, al que todavía tenemos en pantalla protagonizando ‘Mad Max: furia en la carretera’, ofrece una sólida actuación, junto con las de Gary Oldman y Noomi Rapace. Resulta una lástima desaprovechar un texto tan interesante para acabar convirtiéndolo en algo aburrido y falto de emoción.

El filme termina siendo frío, más que la Guerra Fría a la que se refiere a lo largo de dos horas y cuarto.

Temas

  • CINE

Comentarios

Lea También