Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El reusense que recorrió 13 países en bici

Joan Carrillo hizo este recorrido en tan solo dos semanas y tuvo que superar problemas físicos y esquivar camiones que se le pegaban

ÁLEX FAURA GÓMEZ

Whatsapp

La historia del reusense Joan Carrilo, un comercial de 39 años que tiene como hobby darle pedaladas a su bicicleta no deja indiferente a nadie.

Un total de 4.300 kilómetros recorridos pasando por 13 países diferentes es una auténtica locura. Para conseguirlo tuvo que pasar por muchos apuros tanto físicos como en la carrera.

Dos semanas antes fue operado de dos quistes en el trasero y llegó entre algodones a la salida de esta prueba que fue en Bélgica. La ruta era por libre pero tenían que pasar los 300 participantes por cuatro puntos de control fijos situados en Alemania, Italia, Eslovaquia y Rumanía.

En Rumanía se cruzó en la carretera con osos a las 4 de la madrugada

Todo el recorrido era sobre asfalto aunque en alguna ocasión había  tramos que eran de caminitos.

Joan Carrillo destaca que en Rumanía vivió un auténtico infierno y es que los camiones cuando lo adelantaban se acercaban tanto al corredor reusense que este se vio obligado en unas tres ocasiones a salirse de la carretera.

Una de las anécdotas que más destaca de esta aventura es el haberse encontrado con dos osos durante una etapa en Rumanía. Eran las 4 de la madrugada cuando un coche le adelantó y el conductor le decía chillando en rumano que había dos osos. Carrillo le habló en inglés porque no lo entendía y el conductor le acompañó durante un tramo de la etapa escoltándole en paralelo para protegerle. 

Cruzó los Alpes por Austria para acabar llegando a Italia

Uno de los datos más llamativos de esta historia es que pese a los 4.300 kilómetros y los 14 días encima de la bicicleta dando una vuelta por casi toda Europa, Joan Carrillo no tuvo ninguna caída, algo que es muy significativo.

Joan Carrillo, junto a su bicicleta con la que disputó los 4.300 km que tenía la carrera pasando por 13 países distintos de Europa.

El ciclista confiesa que estuvo a punto de dejarlo en dos ocasiones. La primera fue porque un coche atropelló a un compañero que acabó falleciendo. Eso provocó que le afectara mucho y llegó a perder la motivación por seguir en la carrera pero a medida que iban pasando los kilómetros la motivación iba recuperándose en el ánimo de Joan Carrillo.

Otra de las veces que estuvo cerca del abandono fue por problemas físicos. Y es que aparte de los problemas en su trasero después de la operación. El reusense tuvo una tendiditis en el gemelo y una infección en la piel, concretamente en sus ingles. Todos estos contratiempos obligaron a Carrillo a cambiar su posición encima de la bicicleta.

Sin parar
Con estos dolores completó una heroicidad y es que recorrió 700 kilómetros en un día medio sin parar. Esto provocó que llegara con mucha fatiga al primer punto de control.

Por lo que a la clasificación se refiere, Joan Carrillo tenía la intención de acabar dentro del top 20. En la llegada al primer punto de control situado en Alemania, ocupaba la 17a posición. En el segundo punto en Italia cruzó 25º. En el tercer y cuarto punto de control fue cuando vinieron más problemas físicos. El tercer punto en Eslovaquia pasó 27º y en último se ubicó en 43a posición.

Ya en el punto 4 se vio obligado a parar durante un día y medio a causa de un virus intestinal que le provocó vómitos y diarrea y que lo tuvo durante casi 40 horas en el dique seco y tratando de recuperarse.

Después de sentirse mejor, Carrillo realizó la última etapa  sin detenerse un solo segundo. Y es que el reusense recorrió 430 kilómetros sin poder comer nada a causa del virus intestinal que lo había tenido en mal estado físico

Pese a todas las adversidades físicas, psicológicas, pocas horas de sueño y la paliza física,  Joan Carrillo consiguió su objetivo. Recorrer los 4.300 kilómetros que tenía la prueba y poder llegar a la meta que estaba situada en Grecia finalizando en 59a posición.

Fueron un total de 13 países por los que pasó  y eso provocó que tuviera que luchar contra los cambios de temperatura, en algunos lugares el calor acechaba con fuerza y en otros tuvo que soportar hasta 3ºC con los que fue difícil convivir a causa del frío. Todo el esfuerzo le hizo perder entre 6 y 8 kilos.

Temas

Comentarios

Lea También