Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El tentempié preferido del verano

El 75% de los catalanes toma helado una o más veces por semana siendo el postre el momento favorito para su consumo
Whatsapp
Dos jóvenes tomando helados en la playa. Foto:CEDIDA

Dos jóvenes tomando helados en la playa. Foto:CEDIDA

El helado se ha convertido en el tentempié favorito durante el verano. Así lo confirma el primer estudio de hábitos de consumo de helados, realizado por Frigo. Según el informe, la mitad de los catalanes eligen el helado para picar entre horas frente a otros snacks como los aperitivos salados o la bollería. No obstante, el momento de consumo mayoritario tiene lugar tras el almuerzo o la cena.

Durante la temporada estival un 75% de los catalanes toma helado una o más veces a la semana. Los perfiles jóvenes de 18 a 24 años son los que más tienden a consumirlo superando las tres veces por semana y siendo los chicos el cliente mayoritario.

Alimentos como el helado son muy atractivos para los más pequeños por su gran variedad de sabores, texturas, formas y colores. El helado se convierte así en uno de los refrigerios favoritos de los niños y los padres lo incluyen dentro de su alimentación, incluso un 55% de ellos lo consume junto a sus hijos de forma habitual. Asimismo, la mitad de los padres y madres de Catalunya considera que este alimento aporta nutrientes a la merienda de sus hijos. Ahora bien, si nos fijamos en el sexo de los padres, son las madres las que más tienen en cuenta este pensamiento por encima de los padres.

Y es que, hay elementos relacionados con la nutrición que influyen en la decisión de compra de un helado. Los azúcares, las grasas saturadas y las kilocalorías son la información que condiciona a la hora de decidir qué helado comprar, sobre todo a las mujeres respecto a los hombres. A nivel nacional, Catalunya se sitúa con un 18% de encuestados que se fijan en las kilocalorías, un punto por encima de la media española.

Dado que el helado se encuentra dentro de la alimentación de los niños y debido a que la lucha contra la obesidad infantil es uno de los firmes compromisos de Frigo, la responsable de salud y nutrición de esta compañía, Diana Roig, expone que han establecido unos límites en todos los helados para niños desde 2014, de modo que tienen un máximo de 110 kilocalorías y de 3 gramos de grasas saturadas por ración y un máximo de 20 gramos de azúcares añadidos por cada 100 gramos.

Con respecto al sabor favorito, el chocolate resulta ser el gusto que más atrae a los españoles a la hora de comerse un helado. La vainilla, la nata, el limón y la fresa son los sabores que siguen al chocolate, el cabecilla de la lista. Por lo que hace a la textura preferida del helado y muy ligado a los sabores, los consumidores catalanes prefieren casi por unanimidad los helados de crema frente a los de hielo.

Temas

  • DVerano

Comentarios

Lea También