Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El vino modernista de Nulles

La Catedral del Vi de Nulles produce vino en un entorno artístico modernista que reúne las condiciones idóneas para la elaboración

Jordi Sans

Whatsapp
El edificio fue construido por el arquitecto Cèsar Martinell. Foto: Pere Toda

El edificio fue construido por el arquitecto Cèsar Martinell. Foto: Pere Toda

Patrimonio y tradición. En el corazón del Alt Camp se alza una institución con siglos de historia y de historias. El edificio de la cooperativa de Nulles, conocida también como Adernats, fue construido entre 1919 y 1920 por el arquitecto Cèsar Martinell, originario de Valls.

Las distintas variedades de vinos y cavas hacen de esta cooperativo uno de los puntos más emblemáticos de la demarcación además de por el monumento que arropa todo el conjunto. Actualmente es el único de todas las bodegas modernistas que siguen en pie que continúa produciendo en su interior. La cooperativa de Nulles utiliza métodos tradicionales en su dinámica de elaboración, aunque también ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos introduciendo vías de producción más modernas. Un ejemplo es el almacenamiento del mosto en proceso de fermentación en las tinas centenarias fabricadas de ladrillo. Históricamente se había pensado que se trataba de un material que no era el óptimo para la maduración del vino. Desde hace unos años pero, se ha vuelto a la utilización de estos recipientes argumentando que son más naturales que el acero inoxidable y permiten un mejor reposo de los líquidos.

En cuanto a su relación con el enoturismo, es uno de los espacios de su sector más activo y también más proclive a innovar y a ofrecer nuevas propuestas. Unas propuestas que durante el año van variando en función de la estación y del momento del ciclo vinícola. 

La singularidad del complejo vinícola es reforzada por su estilo novecentista. Martinell ideó un espacio que bajo su punto de vista tenía que ser funcional, adecuado a la tradición constructiva rural y fundamentado en soluciones constructivas de gran proyección. De este modo también quedaba firmado un edificio con las marcas propias de toda construcción de Martinell.

El espacio fue construido con materiales que guardan una relación con el sector vinícola de la zona: la cal y la arcilla, presentes en la composición de la tierra donde se plantan los viñedos en dicha Denominación de Origen (DO). De esta manera se la Catedral mimetizaba y se adaptaba con su territorio. Además, las proporciones de la sala de la bodega permiten que pase a través de las ventanas el aire y la luz justas generando la temperatura perfecta para favorecer al proceso de elaboración del vino. Esta catedral del vi cuenta igualmente con un tejado paraguas técnico que facilita la liberación de gases durante la fermentación. Los arcos parabólicos son considerados el elemento más característico de toda la variedad arquitectónica y dan a la sala de las tinas amplitud funcional pero también belleza estética, un equilibrio buscado. Decía Martinell que «las formas equilibradas son las que exhiben belleza en sí mismas». 

Un placer compartido
 

Adernarnats, la cooperativa de Nulles, abre las puertas de su casa al público y concede la oportunidad de degustar sus vinos en un marco incomparable y de complementarlo con prácticas relacionadas con el vino en sí mismo. Por este motivo ofrece todos los fines de semana visitas para todos los públicos a un precio de 7€. La vinícola también ofrece actividades adicionales como cenas especiales en los que se marida vino, gastronomía y música o distintas rutas. En los meses de invierno se trabaja entrono de la tradición de la calçotada y cuando llega la época de la vendimia se organiza un recorrido por todas las fases que implican la comercialización final del vino el cava desde su recolección en las viñas hasta la venta. 

Desde aquel 1917 en el que se empezó a gestar el proyecto para pasar de la elaboración casera a las llamadas fábricas del vino que después fueron las actuales cooperativas el proceso a cambiado en numerosos aspectos. A pesar de eso, la tradición y el cuidado por hacer un vino de calidad siguen en Nulles.

Temas

Comentarios

Lea También