Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Naltros

Els Muntanyans: Un paseo entre dunas y patos

En Torredembarra se conserva una de las pocas playas vírgenes de Catalunya que mantiene su arena natural
Whatsapp
Agua que separa dos caminos perpendiculares para recorrer el espacio. Foto: Pere Ferré

Agua que separa dos caminos perpendiculares para recorrer el espacio. Foto: Pere Ferré

Els Muntanys de Torredembarra son un espacio natural protegido que conserva ecosistemas. En realidad, en sus casi 4 kilómetros encontramos las últimas dunas y marismas saladas después de las del Delta de l’Ebre.

Esta playa natural con arena fina tiene una largaría de unos 3,5 kilómetros y su anchura es de entre 100 y 300 metros. Se sitúa en medio de la extensión de la playa de Torredembarra y el Roc de Sant Gaietà en Roda de Barà.

Lo más importante de Els Muntanys es la conservación de sus valores naturales como lo es su arena, que se conserva gracias a las dunas y a la posidonia oceánica. Esta planta es la responsable de la transparencia del agua, la fijación de las playas y la alimentación o el escondrijo de animales.

 

Fauna de Els Muntanys

En este espacio natural conviven muchas especies. En la zona de playa, a orillas del mar, siempre hay que tener en cuanta que cuanto mayor sea el número de restos marineros naturales, mayor posibilidad de detectar animales. Por ejemplo, si tenemos suerte podemos visualizar el chorlitejo patinegro –ave de 16 cm desde la cabeza al extremo de la cola–, el escarabajo pelotero o el correlimos tridáctilo –pájaro de 20 cm de longitud con un pelaje pálido–.

En las dunas en sí podemos visualizar desde serpientes y sapos corredores a erizos de tierra o hormigas león —especie parecida a las libélulas–. También encontramos diferentes tipos de escarabajos y la lagartija colirroja –la única de color claro que existe en el espacio natural–.

En las marismas o estanques, que están secos en verano, tenemos pollas de agua –ave del tamaño de una paloma con una cola bastante larga–, las cigüeñuelas –cuerpo blanco, pico negro y patas de color rojo– y los patos ánades azulones, cuyos machos presentan una cabeza de color verde.

 

Flora del espacio natural

Dejando de lado la fauna y pasando a la vegetación de esta playa natural que es Els Muntanyans, encontramos diversos tipos de plantas. Dentro del mar tenemos praderas de posidonia oceánica, una «falsa alga» citada anteriormente.

Adentrándonos en las dunas semi-móviles, en su primera línea hallamos una comunidad vegetal responsable de la colonización de nuestras playas. De esta comunidad destacamos la seba, que es de color verdoso y tiene raíces, tallo y hojas; así que es mucho más compleja que un alga corriente. También el sporobolus que tiene poca altura y forma un césped verdoso muy laxo.

En la parte superior de las dunas, tenemos el barrón, una planta grande acompañada por un grupo de especies como las espinosas zanahorias marinas –alcanza un tamaño de 70 cm de altura y sus pétalos son blancos– o el cardo marino –destaca por sus flores de color azul metálico–. Aunque la especie más amenazada y que sigue sobreviviendo es la azucena marina, blanca y olorosa, que florece desde finales de junio hasta principios de septiembre, justo cuando la playa está más frecuentada y es más probable que muera.

Els Muntanyans también constan de depresiones salinas, donde la planta más característica es el salicor o la sosa alacranera, que cambia de color según la época del año y las condiciones del clima. El arbolado autóctono del espacio natural se reduce al tamarisco –puede alcanzar los 18 metros de altura– y al pino piñonero –originario de la región mediterránea y puede medir hasta 30 metros–.

Por la riqueza de fauna y vegetación que se puede encontrar en Els Muntanys se han creado 3 itinerarios diferentes para recorrerlos a pie o en bicicleta.

 

Itinerario 1

La playa virgen

El primer recorrido tiene una longitud de 5,3 kilómetros y se tarda 1 hora y 45 minutos, aproximadamente, en hacerlo. Salimos de Cal Bofill –el Centro de Actividades Medioambientales de Torredembarra, que es la Concejalía de Medio Ambiente– y caminamos por la orilla en dirección Barcelona. Si proseguimos, encontramos un mástil de señalización y adentrándonos en dirección a la vía del tren llegamos a un puente que separa el estanque de El Sol, a mano izquierda, y el estanque de Clarà, a mano derecha.

Regresando a la playa, a unos 165 metros nos topamos con otro mástil que nos indica un nuevo acceso, donde a mano izquierda hay unas dunas de poca altura y a mano derecha unas más grandes. Continuamos hasta alcanzar otro mástil de señalización que nos lleva hasta el estanque de El Saler por una pasarela, desde la que podemos observar pájaros acuáticos de diversas especies como las pollas de agua. A partir de aquí, regresamos por la orilla hasta Cal Bofill, el punto del que hemos salido.

 

Itinerario 2

Estanques El Sol y Clarà

La ruta se tarda 45 minutos en hacer y son 2,3 kilómetros. Entramos por debajo del puente de Clarà y encontraremos una torre de madera en la que al subir, tendremos una buena panorámica del estanque de El Sol y de las dunas cercanas. Siguiendo el camino, alcanzamos el puente que separa los estanques de El Sol y el de Clarà.

Continuamos junto a la vía del tren hasta llegar al paso subterráneo del camping La Nòria. Desde la barandilla, mirando hacia el mar a mano izquierda, divisamos la zona más salvaje de Els Muntanyans; así que hemos llegado al punto de retorno de nuestro itinerario.

 

Itinerario 3

Estanques El Saler

El trayecto tiene un total 2,2 kilómetros y se tarda cerca de 45 minutos en realizarlo. Salimos desde el barrio Marítima Residencial Sur, ya que en la calle Ferrocarril de esta urbanización hay un paso subterráneo que al cruzarlo estamos en el estanque de El Saler, el mayor de Torredembarra. Si continuamos por el paseo llegamos a reconocer los diferentes ambientes: el estanque, los juncales, las dunas grises y amarillas. Entramos en Cal Valent y mirando hacia el mar, a mano derecho, y a 460 metros hacia delante, tenemos unos pinos enormes. Desde aquí podemos ver el pinar del torrente de Gibert y El Pujol. A partir de aquí, regresamos a la playa.

Els Muntanys es un lugar remarcable por su importancia ambiental y su conservación virgen. Para conocer el espacio más a fondo, se hacen visitas guiadas concertadas y gratuitas en Cal Bofill.

Temas

  • DVerano

Comentarios

Lea También