Más de Naltros

Emociones a través de la pintura, la música y el movimiento

‘Proximitat emocional’. Neus Plana (TGN), Ana Beltrán y Maria Camahort fusionan su creatividad en un espectáculo

SÍLVIA FORNÓS

Whatsapp
Neus Plana (TGN), Ana Beltrán y Maria Camahort fusionan su creatividad en un espectáculo. Foto: Cedida

Neus Plana (TGN), Ana Beltrán y Maria Camahort fusionan su creatividad en un espectáculo. Foto: Cedida

Un viaje introspectivo a través del sonido, el movimiento y el color. Sin focalizar en experiencias concretas, como consecuencia de la pandemia de la Covid-19, el espectáculo Proximitat emocional trata temas como el individuo, la sociedad y el sentido del arte. Las protagonistas son la flautista, percusionista corporal y psicóloga Neus Plana (Tarragona), Maria Camahort (guitarra y composición, Castelló de la Plana) –ambas integran la formación Naisa Duo– y Ana Beltrán Porcar (pintura, Alcora, Castellón).

«El proyecto surgió en pleno confinamiento. A nivel emocional, las tres estábamos muy sensibles y receptivas, y la iniciativa fue una manera de expresar, a través de la pintura, la música y el movimiento, todas las emociones que sentíamos», explica Neus Plana, quien añade que «en ese momento, la necesidad de sentirnos cerca de la gente, mientras estábamos lejos físicamente, fue el inicio de todo». Al respecto Maria Camahort recuerda que «personalmente, me inspiró la sensación de que se paraba el tiempo. Después de cancelarse todos los conciertos que tenía me puse a componer, por lo que la experiencia fue gratificante en este sentido». Proximitat emocional se estrenará este sábado 17 de octubre en el Saló d’Art Miquel Llobet - Casal Can Travi (Barcelona) a las 20 horas. «A lo largo de este último trimestre mostraremos el proyecto, en formato concierto, en diferentes salas de Catalunya», destacan las protagonistas.

El valor del tiempo, el concepto de libertad y la creación se ponen de manifiesto en el proyecto

En escena el espectáculo se divide en cuatro fases. «Cada una de nosotras aporta aquello que artísticamente es, Maria desde la guitarra y la composición, Ana desde la pintura y yo a través de la flauta y la expresión corporal», detalla Neus Plana. La percusionista corporal también destaca que «la pintura tiene a su favor que es muy visual, mientras que la música llega al público a través del oído, y la expresión corporal es una mezcla de ambos sentidos, ya que se puede disfrutar escuchándola y viéndola».

En cuanto la integración de las disciplinas artísticas, Ana Beltrán explica que «lo hemos conseguido trabajando mucho, desde la parte más conceptual del proyecto hasta la narrativa, es decir, la búsqueda de un diálogo en el que la música, el movimiento y la pintura cuenten una historia, pasando por el intercambio de roles en algún momento». En el caso de esta artista, la puesta en escena cosiste en pintar sobre un gran lienzo de forma gestual y abstracta, y al ritmo de la música.

Las tres artistas durante uno de los ensayos del espectáculo 'Proximitat emocional'. Foto: Cedida

«El resultado es una pintura muy expresionista y espiritual, influenciada por la música», reconoce Ana Beltrán. Por todo ello, en cada espectáculo la obra a la que dará vida la pintora será distinta, aunque partirá de una base conjunta. «El lienzo final será diferente porque la improvisación es muy importante. Aunque tendré los colores seleccionados previamente, a nivel gestual los trazos cambiarán mucho según por donde nos guíe la música, la reacción del público, etc.», afirma Ana Beltrán.

El tiempo y la libertad

Además de emociones, Proximitat emocional pone de manifiesto –en palabras de la tarraconense Neus Plana– «el valor del tiempo, el concepto de libertad y la creación artística como necesidad de expresión». «En mi caso –sigue explicando la percusionista corporal– la primera emoción que me invadió fue el miedo, pero después pensé que tenía todo el tiempo del mundo para hacer otras cosas, como estudiar. Poco a poco, este primer sentimiento se fue desvaneciendo y dejó paso a la euforia cuando pudimos empezar a salir a la calle, o la tristeza por no poder ver a mi familia o amistades». En este sentido, para la también psicóloga, «cualquier emoción, sea positiva o negativa, nos permite expresar, comunicar y canalizar sentimientos». Neus Plana subraya que «el confinamiento ha puesto en valor la necesidad y el placer de disfrutar del arte y la importancia que tiene para la sociedad acercarse a la cultura», mientras que Maria Camahort concluye que «cualquier aproximación a otra disciplina artística me despierta nuevas formas de crear».

Temas

Comentarios

Lea También