Más de Naltros

"En Reus hemos hecho historia de la buena"

El equipo de ´Timecode´ se quedó sin estatuilla pero vivió una ´noche inolvidable´ durante la gala,en el Dolby Theatre de Los Angeles

Javier Díaz Plaza

Whatsapp

"En Reus hemos hecho historia de la buena"

El director de Timecode, Juanjo Giménez (Barcelona, 1963) bromeó en su cuenta de Twitter al término de la gala de los Oscar. «Yo me espero aquí. A ver si se han equivocado también en los cortos... (en referencia al error cometido en el galardón a la Mejor Película)». El cortometraje producido por la Escola de Cinema de Reus y único aspirante español, se quedó sin estatuilla. Se la llevó Sing (Mindenki), de los húngaros Kristof Deák y Anna Udvardy, basado en la historia real de Zsofi, una joven que tiene problemas con el director del coro de su escuela, en Budapest, pese a su amor por la música.

Giménez y su esposa siguieron la ceremonia desde la parte baja del Dolby Theatre de Los Angeles.A los productores los colocaron en uno de los gallineros. El director de la Escola de Cinema de Reus, Daniel Villanueva (Tarragona, 1982), vestido con un elegante esmoking negro y una pajarita a juego, se encargó de mostrar a los mundanos esta juerga anual de Hollywood –era la 89ª edición–.

En su perfil de Facebook mostró instantáneas de su aventura a tiempo real: desde el momento de subirse a la limusina, en plan Star System, hasta la llegada a la alfombra roja o una foto de recuerdo junto a un Oscar de más de dos metros de altura. «Fue inolvidable», dice.

Sobre las cuatro menos cuarto de la madrugada llegó el desenlace. «No ha podido ser. Sings se ha llevado el Oscar. Muchas gracias a todos por seguirnos en esta locura por la carrera de los Oscar», escribió Villanueva. Acasi 10.000 kilómetros de Reus, también se acordó de su gente: «Gracias a todos los que habéis visto la ceremonia y muy agradecido por esta noche mágica que nos habéis regalado desde Cal Massó. Feliz porque en Reus hemos hecho historia de la buena. Buenas noches a todos».

A pesar de volver a casa sin el galardón, los creadores de Timecode tienen motivos de sobra para estar satisfechos. Acabaron de fiesta en una casa en Hollywood Hills. «El punto clave de esta experiencia fue haber sido nominados, porque supuso la diferencia entre vivir toda la experiencia o quedarse fuera», apuntó Giménez.

El cortometraje cuenta la relación entre dos guardias de seguridad de un garaje. Con la danza como elemento central, funciona como una llamada de atención para captar la belleza en entornos cotidianos. En 2016 se alzó con la Palma de Oro del Festival de Cannes, algo que solo ha conseguido otro cineasta español, Luis Buñuel, aunque en su caso fue con un largometraje, Viridiana. Suma más de una cincuentena de premios, entre los que destacan un Goya y un Gaudí y los recibidos en los festivales de Sarajevo, Melbourne, El Cairo, Helsinki, Gent y el BFI de Londres.

«Enhorabuena por lo que habéis conseguido. Histórico. Un fuerte abrazo a todo el equipazo de Timecode», dijo ayer el director de cine de Tarragona José Luis Montesinos.

Temas

  • NALTROS

Comentarios

Lea También