Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Escapadas con sabor a calçots y romesco

Muchas masías de la provincia de Tarragona están disponibles los fines de semana para degustar las calçotades de toda la vida en un ambiente diferente

Judit Gabaldón

Whatsapp
Escapadas con sabor a calçots y romesco

Escapadas con sabor a calçots y romesco

Tranquilidad, paisajes impregnados por el verde, el reconfortante olor a bosque… Todos los elementos que se pueden encontrar en las masías de la provincia de Tarragona. Solo faltaría un ingrediente más para hacer de la estancia una escapada perfecta: los calçots.

Estamos en plena temporada de calçotadas y no falta la gente que tiene sus propias casas de campo a las que acuden para la ocasión. Otros también se decantan por ir de restaurante o bien por encargar los calçots a domicilio. ¿Hay más alternativas? Sí, y además están más cerca de lo que pensamos. En la provincia de Tarragona hay infinidad de masías que disponen de barbacoa particular para hacer una pequeña escapada de fin de semana y poder montar una calçotada tradicional sin la necesidad de quedarnos en casa o acudir a un restaurante.

Valls, Alt Camp 

Desde
428 €
fin de semana

Como no podía ser de otra manera, empezamos por una masía situada en Valls, la capital de los calçots. Esta casa rural tiene 150 años de antigüedad pero está totalmente reformada y se distribuye en tres plantas con seis habitaciones y tres baños, todo ello con una capacidad total de 8 a 10 personas. Pero lo que atrae de la casa no es la vivienda en sí, sino los 5000 m2 de zonas ajardinadas que conforman su exterior, entre las cuales se haya la barbacoa, o mejor dicho las barbacoas. Esta masía tiene una barbacoa ubicada en un porche de 54 m2 para asar carne, uno de los elementos indispensables de una calçotada, y otra especial para los calçots, por lo que es el lugar perfecto para comer esta hortaliza con su salsa romesco. Para disfrutar de una auténtica calçotada de Valls, esta masía está disponible los fines de semana con un precio mínimo de 428 euros.

Santes Creus, Alt Camp

Sin movernos del Alt Camp, viajamos hasta Santes Creus, donde se encuentra esta masía del siglo XVIII dentro del recinto amurallado del Monestir de Santes Creus, toda una experiencia, sobre todo para aquellos amantes de la historia o del arte. La capacidad es de 12 a 15 personas y con mucho espacio para todos los visitantes, ya que la casa tiene una superficie de 365 m2 distribuidos en tres plantas con siete habitaciones y seis baños, sin contar la cocina y la sala de estar. La barbacoa donde llevar a cabo las calçotadas se encuentra en el exterior de la casa, en un enorme jardín de unos 3000 m2 con piscina propia. Comer calçots con romesco a tan solo dos pasos del Monestir de Santes Creus y con unas vistas increíbles a esta construcción cisterciense es todo un lujo. La masía se alquila por fines de semana o semanas completas y está disponible desde 900 euros.

Pla de Manlleu, Alt Camp

Esta casa rural situada en Pla de Manlleu, en la comarca del Alt Camp, es el lugar idóneo para una calçotada en pleno contacto con la naturaleza, ya que la masía se encuentra rodeada de bosques de encinas, robles y viñedos. El ambiente rural nos acompaña constantemente en esta casa que data del siglo XVIII con una construcción hecha a base de piedra y barro. Eso sí, totalmente reformada y acondicionada a las necesidades actuales, consta de cuatro habitaciones, dos baños y una chimenea frente a la que pasar las noches frías. Por otra parte, comer calçots mientras se está en un paraje de ensueño rodeado de bosques y vegetación es una de las grandes características que ofrece esta masía, ya que la barbacoa se encuentra en un patio exterior con porche. Además, la capacidad es de 8 hasta 15 personas desde 288 euros por día así que, ya sea en familia o con amigos, varias buenas calçotadas están aseguradas.

L'Aleixar, Baix Camp

Del Alt Camp al Baix Camp, esta vez en la localidad de L’Aleixar, donde está ubicada esta casa señorial de estilo colonial que fue construida en 1780. El interior se divide en cinco habitaciones y tres baños con una capacidad de 8 a 12 personas. Además, la masía cuenta con zonas ajardinadas de 4500 m2 donde disfrutar de la naturaleza, ya sea en el jardín romántico bajo árboles centenarios o bajo árboles frutales. En las vistas, por supuesto, predomina el verde y los colores de los árboles que componen el jardín, el paisaje perfecto para comer calçots con romesco y asar la carne en la barbacoa particular que forma parte de la masía. Lo mejor en estos casos es dedicar más de un día y una noche para poder disfrutar a fondo de todo lo que nos ofrece la casa y sus entornos, repletos de campos de tenis, golf y diversas rutas ya sean a pie, bicicleta o incluso sobre caballos. Por ello, la masía puede alquilarse o fines de semana o semanas enteras con un precio base de 450 euros.

L'Alforja, Baix Camp

Seguimos en la comarca del Baix Camp, más concretamente en Alforja. Aquí encontramos esta antigua masía catalana construida en el siglo XVIII y reformada en el año 2010 para incorporar todas las necesidades y comodidades de la vida actual. La vivienda consta de cuatro habitaciones y cinco baños, además de la cocina con la sala de estar, todo ello disponible para ocho personas y con un precio base de 468 euros por fin de semana. Además de interiores, esta masía también cuenta con exteriores con una superficie de 2,5 hectáreas y piscina privada. Lo mejor del exterior, por supuesto, la zona de barbacoa para llevar a cabo las calçotadas. La parte destinada a asar y comer, lo principal e importante durante la temporada de calçots, está ubicada en la parte posterior de la casa, un poco alejada de esta, y rodeada de bosques con merendero y una zona de recreo con columpios para niños. Toda una experiencia para vivir, sobre todo pensado para un plan familiar con niños.

Vimbodí, Conca de Barberà

En la Conca de Barberà hay una masía con un encanto particular para una escapada con calçotada incluida. Se trata de un castillo milenario ahora reconvertido en masía por la familia propietaria para la explotación de viñas y bosques y, por supuesto, para ofrecer una oportunidad diferente de desconectar y comer calçots con romesco. Porque se puede disfrutar de una buena calçotada sin renunciar a placeres y toda clase de comodidades, como los baños en jacuzzi. La vivienda es apta para seis personas y se distribuye en tres habitaciones y un baño, además de sala de estar con una gran chimenea, con un precio mínimo de 200 euros por día. No puede faltar la zona de barbacoa, que además es interior, una característica importante para no tener que preocuparse del tiempo. Pese a esto, si el tiempo acompaña el lugar ideal para la calçotada es el amplio jardín, que dispone de inmobiliario y espacio de sobra para grandes reuniones familiares o con amigos.

Temas

  • NALTROS

Lea También