Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Naltros

Estrenar el otoño con una sonrisa

Los cambios de temperatura y la disminución de las horas de luz solar no deben ser un impedimento para disfrutar y salir a la calle

Sílvia Fornós , Norian Muñoz

Whatsapp
En esta estación del año es frecuente sentir más cansancio, apatía, cambios de humor o incluso falta de apetito o una bajada de las defensas. Foto: Lluís Milián

En esta estación del año es frecuente sentir más cansancio, apatía, cambios de humor o incluso falta de apetito o una bajada de las defensas. Foto: Lluís Milián

Este viernes a las 22 horas y 2 minutos comenzó oficialmente el otoño, según cálculos del Observatorio Astronómico Nacional. Y con menos horas de luz y los cambios de temperatura también regresa la astenia otoñal, una montaña rusa de emociones para el cuerpo y la mente. «El cambio de temperatura y de luz afecta mucho al estado emocional. Se calcula que 6 de cada 100 personas realmente se sienten afectadas por lo que se describe como trastorno afectivo estacional, que resulta una ligera depresión como consecuencia del cambio de estación», explica la psicóloga y psicoterapeuta Sònia Navarro, de SN Psicologia en Tarragona. Entre los síntomas de la astenia otoñal la experta destaca los cambios de humor, sentimiento de desesperanza, irritabilidad, tristeza, angustia, apatía, pocas ganas de hacer cosas, hipersomnia, etc.

«En líneas generales nos sentimos más cansados de forma continua», añade la psicóloga. Pero este agotamiento, que llega acompañado del frío, la lluvia y la vuelta a la rutina después de las vacaciones, es pasajero. «El cansancio estacional, igual que con el equinoccio de primavera, es temporal y transitorio, se pasará en unas dos o tres semanas una vez estemos adaptados a la temperatura y los cambios de luz», añade Sònia Navarro. La astenia otoñal también puede causar falta de apetito e incluso una bajada de las defensas, haciéndonos más vulnerables a catarros e infecciones.

Este trastorno afectivo estacional también tiene su explicación científica. «Durante el día el cuerpo segrega serotonina, mientras que por la tarde noche el cuerpo segrega melatonina. Entonces cuando las horas de luz disminuyen nuestro cuerpo produce melatonina durante más horas al día, y en consecuencia el estado de ánimo se viene abajo», detalla la psicóloga. 

El cansancio estacional acostumbra a durar un par o tres de semanas

Este agotamiento físico y mental es posible que se agrave con el próximo cambio de hora que tendrá lugar el 29 de octubre, cuando a las 3 de la madrugada serán las 2, es decir, la madrugada del domingo 29 de octubre los relojes se retrasarán una hora. «Todavía perderemos más horas de luz por lo que es normal que durante unos días nos sintamos incluso más cansados», explica Sònia Navarro.

La experta aconseja no quedarse de brazos cruzados en casa, a pesar de tener menos ganas de salir. «Recluirse no ayuda en nada, incluso puede generar situaciones de más soledad afectando a las relaciones sociales de cada persona, todo va unido», afirma la psicoterapeuta. 
Cómo prepararse

La astenia otoñal es real y podemos hacer que esta debilidad generalizada afecte en menor medida al bienestar físico y psíquico. ¿Cómo? La psicóloga Sònia Navarro aconseja salir a la calle, practicar deporte al aire libre e intentar alargar cualquier actividad aunque anochezca más temprano. 

Los expertos aconsejan realizar actividades al aire libre. Foto: Freepik

Pero una de las pautas diarias más importantes, y que aconsejan los expertos, es respetar el ciclo del sueño. «En el cambio de estación es importante dormir las horas que a uno le pide el cuerpo. Para ello es aconsejable, incluso, ir a dormir un poco antes si es necesario», explica la psicoterapeuta. De esta forma el cuerpo y la mente amanecerán más descansados al día siguiente. 

Más actividades placenteras

Pero a nadie se le escapa que una de las cosas que ensombrece el ánimo en esta época es despedirse del verano y de todo lo que conlleva, incluidas las vacaciones. Así lo apunta Dolors Badenes, especialista en Psicología Clínica y Neuropsicología, psicóloga en el Institut de Neuropsicología y Psicología Sabadell (INPS) y miembro de Top Doctors, quien reconoce que «la disminución de realizar actividades agradables influye de manera notable en el estado emocional de las personas».

Es por ello que recomienda   planificar actividades de cara al otoño para prevenir estos síntomas. «Algunas de estas actividades podrían ser: exposición a la luz solar, realizar ejercicio físico regular, incentivar las relaciones interpersonales y las actividades de ocio», aconseja. E insiste en las actividades al aire libre y durante el día «la luminoterapia, es decir, exponerse a la luz solar, es una buena opción para aquellas personas que presentan menos energía y/o cambios de humor». 

No debería importar si hace frío, llueve o hace calor, porque salir a la calle y disfrutar del aire libre es la mejor receta para recibir el otoño con buena cara y una sonrisa.

Temas

Comentarios

Lea También