Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Frescas, saludables y ligeras. Así son las recetas del verano

Desde las cremas frías hasta las ensaladas, sin olvidar los helados caseros, le ayudarán a sobrevivir a las altas temperaturas

Sílvia Fornós

Whatsapp
Las bebidas caseras con frutas son una muy buena opción para mantenerse hidratado. Foto: freepik

Las bebidas caseras con frutas son una muy buena opción para mantenerse hidratado. Foto: freepik

La cerveza, las tapas, los helados… la lista de tentaciones no tiene fin. Es difícil resistirse a los placeres del verano. Pasar más tiempo fuera de casa disfrutando del buen tiempo tampoco ayuda, y mucho menos con las vacaciones de por medio. No decaiga en el intento de comer ligero y saludable, si no quiere coger ‘esos kilos de más’. Existen trucos que le ayudarán a superar el reto. 
El primer consejo de la dietista-nutricionista Rosa Baró, del centro Alomar de Reus, es evitar los alimentos poco saludables, no comprándolos. Si tiene la despensa llena de productos industriales en algún momento u otro ‘pecará’. «También es importante mantener la despensa organizada y preparar una buena lista de la compra», añade la experta en alimentación. 

Las verduras congeladas se pueden utilizar para preparar cremas frías


El siguiente truco es buscar nuevas especias y utilizar menos salsas. En verano las ensaladas son uno de los platos estrella, pero olvídese del vinagre balsámico ya que contiene azúcar. Tampoco escatime a la hora de añadir a cada comida un toque verde en el plato (lechuga, pepino, rúcula, calabacín, acelgas, germinados, pimiento...). 
Tenga siempre frutas y verduras en el congelador. «Siempre lavadas, cortadas y guardadas en bolsas aptas para congelar. Además de evitar que los alimentos se estropeen, podrá utilizarlas para cremas frías o helados caseros», asegura Rosa Baró. Por último, controle los antojos ya que, según la dietista-nutricionista, «los caprichos no alimentan su cuerpo físico, alimentan su hambre emocional, y pida ayuda a un dietista-nutricionista si la necesita». 

comida verano
Comer fruta es imprescindible. FOTO: FREEPIK

Platos fríos
En verano las altas temperaturas y las digestiones pesadas no son compatibles. Razón de más, según la dietista-nutricionista, para comer platos fríos «si quiere continuar estando activo después de comer, porque además dan más sensación de frescor y ayudan a vaciar más rápidamente el estómago». Pero si aun así le apetecen unas lentejas es mejor que adapte este plato de cuchara. «Las legumbres son una opción de proteína vegetal muy buena para el verano, solo hace falta presentarlas en frío o templadas en ensalada o en crema fría o en forma de hamburguesa vegetal…», detalla Rosa Baró. Pruebe cosas nuevas. 

Una correcta planificación le ayudará a tener a mano comida sana

Cuidado con las vacaciones
Con el verano de por medio es fácil que se ‘olvide’ de los buenos hábitos alimentarios que sigue a rajatabla durante todo el año. No eche a perder todo lo que ha conseguido y aproveche el tiempo libre para hacer actividades y ejercicio al aire libre. La dietista-nutricionista le anima a mover el cuerpo, aunque esté en la playa. «Levántase de la toalla, báñese, pasee por la orilla, practique el vóley-playa, juegue a palas, salga a andar o a correr…», sugiere la experta en alimentación. En lo que se refiere a la comida, Rosa Baró aconseja dedicar un día a la semana a cocinar, para cuando el tiempo le pase volando y llegue tarde a casa. «Así tendrá lista una sopa fría, las verduras asadas, unas cremas de verduras, pescado en papillote, hamburguesas vegetarianas caseras o alguna otra cosa en fiambreras que sean en la ración de los que estén en casa y al congelador. Así en los momentos de vacaciones, en lugar de coger cualquier cosa, tendrá su comida sana preparada», afirma la dietista-nutricionista.

Temas

Comentarios

Lea También