Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Fresco y llamativo

Tecnología SKYACTIV, que ofrece un notable comportamiento dinámico y la conducción deportiva propia de Mazda con un bajo consumo y lo último en tecnología de seguridad activa y conectividad. Desde 17.307 euros.
Whatsapp
El nuevo Mazda CX-3 está listo para entrar en el segmento de SUV pequeños, con su atractiva combinación de ingeniería y diseño.

El nuevo Mazda CX-3 está listo para entrar en el segmento de SUV pequeños, con su atractiva combinación de ingeniería y diseño.

El nuevo Mazda CX-3 es una referencia indiscutible dentro de un segmento –el de los SUV deportivos– que está experimentando un rápido crecimiento. También abre las puertas a una nueva era de libertad ilimitada.

El resultado de esa reflexión ha sido un concepto de habitáculo denominado Heads Up Cockpit y una interfaz hombre-máquina con una ergonomía excepcional, a los que se suma un sistema de conectividad para smartphone seguro y fácil de usar, así como un amplísimo equipamiento de avanzadas tecnologías de seguridad activa. Por supuesto, con unas cadenas cinemáticas SKYACTIV potentes y eficientes, y con un comportamiento excepcional más propio de un turismo. Con absoluta libertad de elección: tracción delantera de bajo consumo (FWD) o un cómodo sistema de tracción total inteligente (AWD); diésel o gasolina; transmisión automática o manual, etc.

Es un modelo para una nueva era. Fiel a su original forma de pensar, Mazda buscaba en su primer SUV pequeño un estilo inconfundible, que destacase al instante entre la multitud.

El concepto de movilidad sin limitaciones también se ha aplicado al interior del nuevo Mazda CX-3. Lo tiene todo, desde un campo de visión excepcional hasta una organización del espacio que mejora cualquier experiencia. Es un SUV pequeño que sorprende agradablemente por su nivel de sofisticación, confort y buen gusto.

Bajo el capó del Mazda CX-3 se oculta un motor de gasolina 2.0 l. SKYACTIV-G — en dos variantes de potencia— o un motor diésel limpio 1.5 l. SKYACTIV-D. La potencia que entregan se transmite a las ruedas delanteras (o a las cuatro ruedas) mediante una transmisión automática SKYACTIV-Drive o una manual SKYACTIV-MT, las dos de seis velocidades. Ambas motorizaciones son eficientes más allá de lo convencional, gracias a sus relaciones de compresión e xtremas, a su diseño ligero y al sistema de corte de ralentí i-stop que montan de serie. Todo para conseguir una combustión óptima y el mejor equilibrio posible entre prestaciones y bajo consumo. Todos los motores ofrecen una respuesta lineal e inmediata a los deseos del conductor, además de cumplir con la normativa Euro 6.

El nuevo Mazda CX-3 combina la distancia al suelo típica de un SUV con la estabilidad y el comportamiento en curva de un compacto. Se encuentra disponible en versión de tracción delantera (FWD) — con consumos muy eficientes — o con el nuevo sistema de tracción total inteligente de Mazda (AWD).

La seguridad es un elemento esencial de la diversión. Por eso, el nuevo Mazda CX-3 ofrece un amplio equipamiento de sistemas de seguridad activa i-ACTIVSENSE. La tecnología i-ACTIVSENSE explota al máximo los dispositivos de detección más avanzados; desde cámaras de alta definición y sensores de radar hasta alertas para el conductor. i-ACTIVSENSE es como un sexto sentido que primero avisa del peligro inminente y después, si es necesario, interviene para evitar un accidente.

Las previsiones por parte de Mazda España son de 4.000 unidades en un año completo. Todo ello y más por un precio super competitivo: 17.307 euros.

Temas

  • MOTOR

Comentarios

Lea También