Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ganvam pide al Gobierno entrante retomar la reforma fiscal del automóvil

La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM) reclama a los partidos políticos que concurren a los comicios del próximo 20-D la necesidad de acometer una reforma fiscal integral del automóvil que, en línea con las directrices europeas, no grave la compra sino el uso, evitando así que se penalice la introducción de mejoras tecnológicas y la renovación del parque.

Redacción

Whatsapp

De esta forma, a quince días vista de la cita de los españoles con las urnas, la patronal de vendedores hizo público su programa electoral de máximos (documento completo descargable en pdf bajo la firma) donde, en diez bloques temáticos, estructura un paquete de medidas para revitalizar un sector que se ha revelado en estos últimos años como palanca real de la recuperación económica, teniendo en cuenta que su evolución guarda una relación directa con el crecimiento del PIB.

Quien contamina, paga

Precisamente, una de las grandes asignaturas pendientes de la anterior legislatura fue articular una fiscalidad que en lugar de aumentar la presión impositiva, favoreciera a los vehículos más respetuosos con el medio ambiente. Por eso, Ganvam pide retomar esta reforma con medidas como la adecuación del Impuesto de Circulación a criterios medioambientales.

Además, para consolidar la demanda a largo plazo, propone la eliminación del Impuesto de Matriculación, máxime cuando de los grandes mercados europeos, España es el único con un gravamen de este tipo, lo que reduce artificialmente el tamaño de su mercado potencial.

El programa electoral que propone Ganvam también contempla la supresión del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales para los profesionales que ya liquidan el IVA en sus ventas. Con esta medida, se dará un respiro a los profesionales, ya que la ampliación de los tiempos de stock dificulta revender los coches usados dentro del año siguiente a la fecha de adquisición y, por tanto, quedar exentos del pago del tributo.

Otra medida fiscal tiene que ver con los talleres, concretamente con rebajar la carga impositiva de las operaciones de mantenimiento y reparación que beneficien a la seguridad vial. En los últimos años, hemos constatado cómo los ciudadanos han escatimado el gasto en mantenimientos preventivos necesarios para mantener unos niveles de seguridad vial razonables. Al bajar el IVA de los arreglos relacionados con neumáticos, frenos o suspensión, no sólo se evitará que los conductores busquen alternativas a bajo precio sin garantías en los talleres ilegales, sino que se contribuirá a incrementar el volumen de reparaciones, contribuyendo en mayor medida con el erario público.

El peso que van ganando las flotas en el mercado obliga a que formen parte activa de las políticas de automoción. Por esta razón, la patronal aboga por impulsar entre los particulares métodos de financiación complementarios a la compra directa como el renting o alquiler a largo plazo, desgravando sus cuotas mensuales en el IRPF. Esta iniciativa, que ya está en marcha en países como Holanda o Reino Unido, donde el renting entre particulares alcanza el 40%, favorecería el cambio de coche cada cuatro años, contribuyendo a rejuvenecer el parque, teniendo en cuenta que el 50% supera los 11 años de antigüedad.

Un parque más joven y seguro

Precisamente, para frenar el envejecimiento del parque, la patronal aboga por mantener los programas de incentivo a la compra a cambio de la entrega de un vehículo para achatarrar. Para los vendedores, no hay motivo para que estos planes no se articulen con continuidad ya que no supone un gasto para el Estado sino una inversión, teniendo en cuenta que por cada euro que aporta recupera tres vía impuestos, por no hablar del impacto directo sobre el medio ambiente y la seguridad vial.

Que fluya el crédito

En un mercado donde el 80% de las operaciones precisan de financiación, Ganvam propone medidas orientadas a impulsar el crédito en toda la cadena de distribución, en condiciones realistas de mercado y con trámites burocráticos simplificados. En este sentido, además de la apertura de líneas ICO tanto para compradores como para distribuidores, plantea facilitar a las financieras en general y a los operadores de leasing y renting en particular, la recuperación urgente de los vehículos impagados por los consumidores y arrendatarios. De esta forma, se reducirían los costes de financiación y de stock, evitando la depreciación acelerada de los vehículos, lo que se traduciría a la larga en menor coste financiero y la posibilidad de cerrar más operaciones de financiación y más ventas.

Mano dura por saltarse las inspecciones

Teniendo en cuenta que actualmente el 20% de los vehículos no pasa la inspección técnica con los riesgos que esto conlleva para la seguridad vial y el medio ambiente, el programa electoral propuesto por Ganvam contempla reforzar el control de las ITV´s, incrementando la vigilancia y endureciendo las sanciones por incumplimiento.

Además, para que el conductor pueda acceder a una mayor oferta de estaciones de servicio a precios más competitivos, Ganvam aboga por liberalizar el sistema, de tal forma que concesionarios y talleres puedan pasar la ITV siempre que se respeten las competencias autonómicas y las instalaciones cumplan con los requisitos exigidos por la ley para prestar el servicio.

Stop al fraude en la venta y reparación de vehículos

La erradicación de la venta ilegal en la vía pública por parte de pseudoprofesionales que se hacen pasar por particulares es otro de los avances pendientes de ultimar. Esta demanda histórica del sector, que el Reglamento General de Circulación recogía en su borrador inicial, debería recuperarse articulando una norma de carácter estatal que prohíba el estacionamiento con fines comerciales. Esta actividad sumergida representa ya el 10% del total de operaciones con usados que se realizan en España –cerca de 175.000- generando unas pérdidas de unos 300 millones de euros anuales a los profesionales legalmente establecidos.

La lucha contra el fraude también pasa por cercar la actividad de la reparación ilegal. Si bien la colaboración del sector con la Guardia Civil ha dado frutos en este último año, echando el cierre de unos 240 negocios ilegales, Ganvam pide al Gobierno entrante intensificar las actuaciones para zanjar una actividad que no sólo perjudica al medio ambiente por la incorrecta gestión de residuos, sino que deja desprotegido al consumidor, supone un riesgo a la seguridad vial; por no hablar de las pérdidas para el sector -más de 3.500 millones de euros en los últimos seis años-, para Hacienda –alrededor de 230 millones anuales en impuestos- y para la Seguridad Social -cerca de 112 millones anuales en cotizaciones sociales-.

La manipulación del cuentakilómetros es otra de las malas prácticas sobre la que los vendedores llaman la atención, por el riesgo que supone para la seguridad no hacer el mantenimiento del coche de acuerdo a la cifra real de rodaje. De esta forma, Ganvam pide que sea obligatoria la anotación del kilometraje al pasar la ITV, así como su volcado telemático en el Registro Central de Vehículos. También cada vez que un taller realice una intervención. Así, si las cifras no coinciden, la Administración deberá actuar de oficio.

Estadísticas más exhaustivas

Precisamente, las peticiones de Ganvam de cara a la próxima legislatura también van orientadas a tener una información más exhaustiva en el registro de vehículos de la Dirección General de Tráfico (DGT), con el objetivo de tener una radiografía mucho más real del mercado y, por tanto, más control para evitar fraudes. De esta forma, pide incorporar nuevos campos relativos al cambio de titularidad para saber quién compra y quién vende; también incluir los coches robados o denunciados por robo e incluso, los vehículos siniestrados comunicados por las compañías de seguros o la policía.

Mayor protección al consumidor

El programa electoral de Ganvam también pide mayor protección al usuario de vehículos de segunda mano. De esta forma, y a pesar de que la normativa es muy exigente con los vendedores, la patronal solicita la puesta en marcha de un Código de Buenas Prácticas en la compra y venta de un coche usado. Concretamente, reclama a la Administración que actúe con decisión ante irregularidades como las ventas sin garantía, documentación, contrato, libro de mantenimiento, etc. y también que regule las operaciones comerciales a través de Internet para que no haya perjuicios para el comprador ni competencia desleal para el sector.

Más protección al distribuidor

Las regulación de las relaciones comerciales entre proveedores y distribuidores también es una cuestión que Ganvam considera necesario retomar de cara a la próxima legislatura. De esta forma, pide que el Código de Buenas Prácticas del Sector de Automoción actúe como un verdadero instrumento de auto-regulación y solución de conflictos en un sector tan estratégico para la economía española como es la automoción.

La protección al débil en los contratos de adhesión es un objetivo prioritario para la patronal de vendedores. Así, alcanzar un equilibrio razonable en aspectos como los objetivos de ventas, el stock o la retribución, así como llegar a un consenso en el plan de negocio, las inversiones y las amortizaciones son puntos imprescindibles para evitar situaciones arbitrarias. Por la misma razón, deben desaparecer las cláusulas de renuncia a las indemnizaciones; debe haber libertad de cesión del negocio siempre que se cumplan los estándares del fabricante y la venta multimarca debe contemplarse como opción en lugar de limitarse.

Freno a la ‘autofobia’ con una movilidad eficiente

En un contexto en el que se “demoniza” injustamente el coche como principal foco urbano de contaminación, Ganvam pide al Gobierno entrante la puesta en marcha de un modelo de movilidad que adecue el uso a la necesidad en lugar de prohibir la circulación de vehículos.

De esta forma, reclama actuaciones institucionales que ofrezcan una imagen positiva del vehículo, lo que pasa por desarrollar políticas de movilidad urbana que tengan como protagonistas a modelos eficientes, poniendo de manifiesto las ventajas para la seguridad y el medio ambiente de los coches más modernos. También piden impulsar iniciativas donde el coche sea un eslabón dentro de la economía compartida a través de fórmulas como el carsharing, lo que ayudará a conectar con una juventud cada vez más propicia a nuevas fórmulas.

Plan 360 de Impulso a la Posventa

Por último, el programa solicitado por Ganvam contempla una serie de medidas orientadas a revitalizar la actividad de la posventa, lastrada principalmente por aspectos coyunturales como la antigüedad del parque, que implica menos reparaciones y de menor cuantía. En este sentido, además de campañas para promocionar el mantenimiento responsable del vehículo, reclama que se equilibren las relaciones del taller con las compañías de seguros,.

Además, insta al futuro nuevo Gobierno a apoyar a los talleres en las inspecciones de consumo para que cumplan masivamente con las exigencias legales que afectan a su actividad. Concretamente, propone que las Administraciones inspectoras avisen a los centros de reparación antes de realizar las campañas de control y les faciliten los protocolos con los puntos que se exigirán en esos exámenes, con el fin de que subsanen sus deficiencias voluntaria y masivamente, en lugar de buscar la sanción económica.

Temas

  • MOTOR

Comentarios

Lea También