Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Germán López-Cortacans: 'Hablar del suicidio alivia al paciente'

Entrevista al enfermero del CAP Salou

Javier Díaz Plaza

Whatsapp
Germán López-Cortacans, en el centro de atención primaria de Salou. foto: Alfredo González

Germán López-Cortacans, en el centro de atención primaria de Salou. foto: Alfredo González

-¿Cuáles son los son síntomas que denotan que una persona se quiere suicidar?

- La conceptualización de la conducta suicida es compleja y se debe enmarcar siempre dentro del contexto depresivo que está viviendo la persona. Se debe estar atento a los pensamientos sobre el suicidio que verbaliza el paciente.

-¿Qué suele decir un presunto suicida?

- «Me siento desesperado y necesito un escape», «es muy duro vivir así» o «seguro que mi familia y mis amigos estarían mejor sin mí».

- ¿Se le puede quitar de la cabeza esas ideas?

- Se debe buscar ayuda profesional inmediatamente. Hablar con alguien que te escuche puede reducir intensamente los pensamientos suicidas y ser suficiente para calmarlos en ese momento. En casos extremos en los que el paciente verbalice su intencionalidad para llevar a cabo el acto suicida, está recomendado el ingreso hospitalario.

- ¿Cuáles son los causas?

- Siempre debemos tener presente que los pensamientos suicidas se presentan, generalmente, en un contexto de depresión que debe ser tratada y controlada con un seguimiento planificado por los profesionales.

- Hablamos de personas enfermas.

- La depresión mayor es el trastorno mental más comúnmente asociado con la conducta suicida. Supone un riesgo de suicidio 20 veces mayor respecto a la población general. La OMS asume que entre el 65-90% de los suicidios e intentos de suicidio se relacionan con algún grado de depresión.

- Significativo.

- También se ha de señalar que uno de cada cuatro suicidas presenta abuso de alcohol o de otras sustancias. Esto no es sólo un factor de riesgo, sino también un factor precipitante. Las estimaciones sugieren que el riesgo de suicidio es seis veces mayor en las personas con abuso de alcohol que en la población general.

- La crisis tampoco ayudará.

- La desesperanza se considera el factor psicológico más influyente en relación con el riesgo de conducta suicida. El 91% de los pacientes con conducta suicida expresa desesperanza.

- ¿Cómo se les puede animar para que recuperen la ilusión por vivir?

- El papel de los profesionales de atención primaria, médicos y enfermeras es clave debido a la relación de confianza que habitualmente tienen con sus pacientes. Hablar de suicidio con ellos puede aliviar su ansiedad y contribuir a que se sientan mejor comprendidos.

- ¿Y si no mejora?

- A un paciente con ideación suicida se le deriva urgentemente de atención primaria al servicio de salud mental. Se recomienda abordar la conducta suicida desde una perspectiva amplia, valorando de forma integral las intervenciones farmacológicas, psicoterapéuticas y psicosociales de las que el paciente pueda beneficiarse.

- Un proceso en el que participan profesionales sanitarios de distintos niveles asistenciales.

- Es recomendable promover la formación de una alianza terapéutica sólida entre el paciente y el profesional y contar con el apoyo del entorno del paciente como parte fundamental del proceso terapéutico.

Temas

  • CONTRAPORTADA

Comentarios

Lea También