Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Google, Xiaomi y ahora Facebook, ¿quién es Hugo Barra?

Fue uno de los responsables del despegue mundial del sistema operativo Android

Colpisa

Whatsapp
Barra, ingeniero de origen brasileño, acaba de superar los 40.

Barra, ingeniero de origen brasileño, acaba de superar los 40.

En los mentideros especializados y entre los amantes de la tecnología, es algo parecido a una estrella del pop. Sin embargo, para el común de los mortales, esos cuyo conocimiento de personalidades del sector termina en Mark Zuckerberg, Bill Gates o Steve Jobs -acaso alcanzan a Tim Cook-, Hugo Barra es un absoluto desconocido. Sin embargo, este ingeniero de origen brasileño es una pieza clave en el despegue de Android o, más recientemente, del devenir de Xiaomi, el fabricante chino que certificó el cambio de ciclo en la industria tecnológica china durante los últimos años. Ahora Barra, que protagonizó una sorpresiva salida de la firma asiática a principios de semana, llega a Facebook. Y lo hace a una de las divisiones que más entusiasmo le genera a Zuckerberg: la realidad virtual. El ejecutivo sudamericano se integrará en el 'staff' de la red social como vicepresidente de este departamento, donde será el principal rector de Oculus Rift. Su llegada se produce en un momento decisivo ya que 2017 debe ser un curso clave para que estas tecnologías se asienten y comiencen a crecer mucho más decididamente. Pero realmente, ¿quién es Hugo Barra? Desde que aterrizo en Silicon Valley en 2008 su carrera fue fulgurante. En una década ha viajado de Google a Facebook, pasando por Xiaomi. Acaba de traspasar la barrera de los 40 años. Nació en Belo Horizonte (Brasil) el 28 de octubre de 1976. Formado en la universidad pública del país carioca, no tardó en decidir emigrar. Su primer destino, Estados Unidos. Concretamente el MIT de Massachussets, probablemente la institución educativa más prestigiosa en lo que se refiere a investigación y creación tecnológica.

Su llegada a Google coincidió con el lanzamiento de Android. Entonces era una plataforma tierna, inmadura, que llegaba al mercado a la sombra de Apple, el iPhone e iOS. En el lustro que estuvo al frente de la división 'móvil' del buscador logró desbancar a la manzana en lo que se refiere a número de dispositivos, gracias a que su sistema operativo fue adoptado por un gran número de fabricantes. Sin embargo, el gran reto pendiente fue la rentabilidad de las aplicaciones y otros contenidos, un trono del que aún no se han bajado los de Cupertino. Su gran saltó profesional llegó cuatro años después cuando se fue nombrado vicepresidente ejecutivo de Android. En 2013 decidió dejar el buscador y la empresa que le llevó a convertirse en una figura de relevancia mundial dentro del sector de la telefonía móvil para emigrar a China, donde se unió a las filas de Xiaomi. Se convirtió rápidamente en una super estrella para los seguidores de la marca en el país asiático hasta el punto de que tuvo que salir escoltado por la Policía ante la locura desatada en alguna de las presentaciones de los teléfonos con su presencia. Más allá de este extravagante ejemplo de la mitomanía de los ciudadanos chinos, Barra llegó para liderar una expansión internacional que llegó a producirse a medio gas. Bajo su mandato como vicepresidente internacional de marketing, Xiaomi acudió por primera vez al Mobile World Congress -en la edición de 2016- lo que se interpretó como una señal inequívoca de la vocación de la empresa por llevar sus teléfonos y otros dispositivos a los mercados occidentales. Sin embargo, por el momento, en Europa solo se cuenta con una tienda 'on line' en la que se venden algunos accesorios. A pesar del trabajo que se realizó desde el punto de vista de patentes y desde la promoción, la ofensiva de Xiaomi fue pólvora mojada. Sus teléfonos gozan de alta popularidad, por sus prestaciones y su precio asequible. Sin embargo, en el último curso sus rivales nacionales han conseguido echarle del podio y que pase a ser el cuarto en el ránking de ventas en en China, cuando hace unos meses era primero. El principal responsable no es otro que Huawei y el dorado momento que atraviesa. La salida de Barra no es más que otro síntoma de que las cosas no van del todo bien en el seno de la firma.

Temas

  • NALTROS

Lea También