Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Guía Peñín destaca la «creciente calidad» de la DO Catalunya

Juan Luis Morales, catador de la publicación, evaluó ayer más de 80 referencias, entre tintos, blancos y rosados

Sílvia Fornós

Whatsapp
El catador Juan Luis Morales fue el encargado de evaluar las referencias de la DO Catalunya. FOTO: Alfredo González

El catador Juan Luis Morales fue el encargado de evaluar las referencias de la DO Catalunya. FOTO: Alfredo González

«Vinos blancos mucho mejores, tintos más sabrosos y potentes, y una creciente calidad». Fueron las primeras impresiones de la cata que la Guía Peñín realizó ayer de los vinos de la Denominación de Origen Catalunya.

Juan Luis Morales, catador de la publicación especializada en vino, visitó el Consell Regulador para evaluar los vinos de las últimas añadas y que estarán disponibles en el mercado a partir del próximo año.

En total, durante la jornada de ayer, Juan Luis Morales descorchó 88 botellas, entre tintos, blancos y rosados y que corresponden, en la mayoría de referencias, a las añadas 2016 y 2017.

En líneas generales, el catador destacó que «los vinos blancos están mejor que en años anteriores, tanto la parte aromática como la gustativa, mientras que los tintos son mucho más sabrosos y tiene una mayor potencia en boca mientras que en nariz son elegantes». En cambio de los vinos rosados afirmó que, por lo general, se mantienen en la misma línea.

Las catas, como la organizada en la DO Catalunya, sirven para la elaboración de la ‘Guía Peñín de los Vinos de España 2019’, que recoge las valoraciones de 11.500 vinos.

La explicación a todo ello, según argumentó el catador profesional, se debería a las siguientes circunstancias: «Por un lado, la climatología, porque la sequía y las heladas han provocado mermas en la producción, pero la uva que ha llegado a las bodegas es de más calidad que en años anteriores; y, por otro lado, que los bodegueros saben hacer e interpretar mejor sus vinos, y por lo tanto las referencias cada vez son mejores y dan pasos importantes hacia una mejor calidad».

Juan Luis Morales explicó que a la hora de evaluar los vinos en lo que primero se fija es que el corcho esté en buen estado. «Es un indicativo de que el vino será como se espera, y después me centro en la apariencia, el olfato y el gusto, es decir, que los tres aspectos estén en armonía», explicó y ejemplificó que, «de un tinto de 2017 esperas que tenga color, que no sea especialmente anaranjado. Aunque no sacamos conclusiones únicamente por la vista, ya que el gusto es lo que decanta la puntuación». 

Seguir aprendiendo

Después de visitar la DO Catalunya, el catador de la Guía Peñín también consideró que las bodegas de esta Denominación de Origen todavía tienen recorrido para seguir aprendiendo. «Es positivo, como hacen otras DO, saber qué bodeguero es el mejor de todos y tenerlo de punto de lanza para que marque el camino y seguir la estela», explicó Juan Luis Morales. 

Las catas, como la de ayer en la DO Catalunya, sirven para la elaboración de la ‘Guía Peñín de los Vinos de España 2019’, que recoge las valoraciones de 11.500 vinos.

Temas

Comentarios

Lea También