Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Naltros Estrenos

'Jack Reacher: nunca vuelvas atrás', o cuando mejorar la primera entrega era misión imposible

La clave de esta segunda entrega está en su subtítulo, que lo dice todo. Mejor hubiera sido que Cruise lo dejara como estaba

Eduard Castaño

Whatsapp
'Jack Reacher: nunca vuelvas atrás', o cuando mejorar la primera entrega era misión imposible

'Jack Reacher: nunca vuelvas atrás', o cuando mejorar la primera entrega era misión imposible

A esta Jack Reacher: nunca mires atrás debieron haberle cambiado el título por Jack Reacher: no sigas adelante. ¿El porqué de este juego de palabras irónico? Por la sencilla razón de que hay continuaciones que mejor no hubieran sido rodadas. Es decir, el manido dicho de que ‘segundas partes nunca fueron buenas’. Circunstancias que a veces se cumple y otras... no. Este es el caso de la primera premisa.

Tom Cruise está para ser Ethan Hunt en Misión imposible (de la que, por cierto, ya se especula sobre su sexta entrega), pero quizás es demasiado alterne ese personaje con el de Jack Reacher.

En su primera entrega, ya se dibuja quién es Reacher, un antiguo policía militar que vive como un vagabundo y que trabaja por su cuenta. Viaja por el país y, en uno de esos viajes, decide investigar el caso de un francotirador que ha sido acusado de matar a cinco personas en un tiroteo. Al ser interrogado, el francotirador exige la presencia de Jack Reacher.

La película ofrecía alicientes suficientes para atrapar al espectador: acción, una trama interesante y unos personajes daban el pego. Quizás, de entre todos ellos, sobresalía Werner Herzog en el papel de malo-malísimo. Entre su filmografía como director, encontramos filmes de la calidad de Aguirre, la cólera de Dios (1972), Fitzcarraldo (1982), Donde sueñan las verdes hormigas (1984) o Teniente corrupto (2009). Era otro aliciente más de un thriller que, sin ser intenso, era seguido con gusto.

Por desgracia, Jack Reacher: nunca vuelvas atrás no es el mismo caso. Sin llegar a ser un desastre, la franquicia da un paso en falso en su segunda entrega. Como película de acción, no tiene momentos creíbles ni excitantes. Y es que el espectador espera mucho de Jack Reacher y más de Tom Cruise.

Quizás, entre el apartado más estimulante esté el papel de Cobie Smulders, a quien hemos visto anteriormente en otros personajes de acción. En Los Vengadores, Vengadores: la era de Ultrón y Capitán América: soldado de invierno daba vida a Maria Hill en el universo cinematográfico de Marvel.

Esta nueva misión de Reacher exigía una actriz que diera la talla, mucho más que una mera comparsa del protagonista, capaz de plantarse cara a cara ante Reacher sin problemas. Algo que el director y el equipo creativo, encabezado por el propio Cruise, que vuelve a ejercer de productor de la cinta, encontraron en Cobie Smulders.

Y es que en su nueva aventura, el expolicía militar vuelve a la acción para limpiar el nombre de su amiga y sucesora, la Comandante Susan Turner (Smulders), la mujer que se encarga de su antiguo batallón y que ha sido acusada falsamente de traición. Junto a ella Jack emprenderá una cruzada que les llevará a destapar una conspiración a gran escala.

La lástima es que, con la expectativas puestas en ella, la película se quede pequeña.

Temas

  • NALTROS

Comentarios

Lea También