Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Naltros

Jaume Queralt: 'Tengo una inspiración divina'

Entrevista al pintor tarraconense
Whatsapp
El pintor tarraconense presentó su última exposición 'Introspecció', ubicada en El Seminari. foto: DT

El pintor tarraconense presentó su última exposición 'Introspecció', ubicada en El Seminari. foto: DT

- ¿Cómo empezó su aventura en el mundo de la pintura?

- De pequeño tenía un don especial, ya se lo decían a mi padre. Empecé estudiando en la Escola d’Art de Tarragona y cuando cumplí los 15 años me trasladé para formarme en la escuela de La Massana en Barcelona. Siempre me ha gustado innovar y crear cosas nuevas. Finalmente, he viajado mucho para acabar de formarme.

 

-¿Con qué trabaja?

- Utilizo muchas técnicas, pero me gusta trabajar al óleo y con acrílico, así puedo jugar con la textura. Independientemente de las técnicas, siempre voy evolucionando hacía la abstracción cósmica.

 

- ¿Abstracción cósmica?

- Intento plasmar cosas que sueño, que no existen, y que vienen a mí a través del más allá. Tengo una inspiración divina.

 

-¿Cuál es su proceso creativo?

- Es poco convencional. No sé nunca donde voy a ir a parar, siempre estoy investigando para ir evolucionando. Me alejo de la creación insípida y meramente decorativa. Me gusta comunicar.

 

-¿Qué es importante para ser un buen pintor?

- Crear un sello personal.

 

-¿Usted lo tiene?

- Por supuesto. Mi sello empezó a forjarse en el momento que di vida propia a unas muñecas de anticuario. Pinté muchas y vendí muchas. Intentaba reflejar un estado de ánimo en las muñecas. Es un tanto misterioso, pero creo que gracias a eso el público reconoce mis obras de arte.

 

-¿Para qué sirve la pintura?

- Para comunicar y transmitir.

 

-¿Qué transmite su obra?

- Espiritualidad. Cuando alguien contempla una obra mía nota la fuerza del más allá. Es un juego de esoterismo. Para entenderlo es necesario tener un poco de sensibilidad.

 

-¿Por qué cree que usted es tan sensible?

- Todos lo somos, hay quien lo demuestra y quién no. Yo tengo este don, y la pintura y el arte me permiten canalizar esta sensibilidad. También es posible que tenga algo que ver que durante mi infancia he estado envuelto de mujeres: mis dos hermanas, mi madre y mis abuelas. Hay que ser sensible pero sin que la sensibilidad te domine.

 

-¿Alforja es fuente de inspiración?

- Si, allí he creado mis raíces y me casé hace 36 años. Además, en el pequeño pueblo de Alforja fue donde exploto mi creatividad y mi sensibilidad.

 

-¿Cuál es la clave de su éxito?

- Tener un hijo que me ayuda a preparar las exposiciones y que me hace de representante. Por otro lado es importante crear una obra comunicativa, sensible, inquietante, que incite a la meditación y que provoque en el espectador una profunda introspección. Pero no hay que olvidar que a parte de la vocación, es necesario el trabajo.

 

-¿De qué trata su última exposición?

- Se encuentra en El Seminari, y se llama Introspecció. Hablo de personajes místicos, incluso hay una cabeza de Cristo. Es una exposición que se debe vivir. Será una muestra itinerante, viajará por Zaragoza, Salamanca, Madrid y Valencia

 

-¿Proyectos de futuro?

- Ir haciendo e ir creando. El año que viene tengo una exposición en Dubai.

Temas

  • CONTRAPORTADA

Comentarios

Lea También