Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Jordi Folck: 'La cultura será elitista con el paso de los años'

Entrevista al escritor
Whatsapp
Jordi Folck tiene 22 títulos publicados y ha sido premiado por alguno de sus libros. Foto: OSCAR FERNÁNDEZ

Jordi Folck tiene 22 títulos publicados y ha sido premiado por alguno de sus libros. Foto: OSCAR FERNÁNDEZ

- ¿Qué tiene la escritura que no tenga otra disciplina?

- Siempre he luchado contra lo que los demás piensan que es dispersión y que para mí es enriquecimiento. Lo que me llena más es la escritura y es aquella de mis capacidades que necesita más autoexigencia. Lo digo porque con la fotografía si no haces un viaje especial no hay el punto de sorpresa que necesitas. El tema de las clases ya te da un programa pero en el tema de la escritura si no te haces tu propio programa difícilmente avanzarás. La disciplina es fundamental porque no puedes estar esperando a que vengan las ideas, las tienes que ir a buscar, ya lo decía Picasso. Por las mañanas dedico entre cuatro o cinco horas a escribir.

 

- ¿Cómo empieza todo esto de escribir?

- Todos somos personas muy creativas pero muchos no los saben. En las universidades donde he estado muchos vienen a decirme «yo no soy creativo» y yo les contesto, «perdonad la grosería pero sois unos perezosos de mierda porque la creatividad es una búsqueda». El problema es que hemos nacido en una generación en la que la creatividad se deja para cuando te jubiles. Cuando te jubiles podrás pintar, podrás componer o hacer cerámica. Es una mentira cochina porque muchas personas llegan a la jubilación con tanto volumen de creatividad abandonado que entonces les costará emprender. Creo que todavía es el momento de que las personas abran los ojos y se den cuenta de que la creatividad está vinculada a la política, a la economía, a la sociedad.

 

- Ya que hemos hablado de la crisis, ¿la falta de lectura está vinculada no con la crisis económica sino la de la crisis de valores?

- Te diría que el gobierno de la tecnología hace que todo el mundo quiera vivir de una manera mucho más precipitada. Las televisiones y la programación basura hacen que las personas quieran pasarlo bien. El entretenimiento está matando la cultura y esto hace que la cultura del esfuerzo, relacionada con la lectura, vaya en decadencia. He ido dejando las universidades privadas donde he trabajado porque no puedo aprender nada de los alumnos. Hay una frase de Cicerón que dice, «para aprender enseña». No hay ganas de aprender ni tendencia a la lectura. Si se quitaran las lecturas obligatorias de las escuelas habría una debacle. De la relación de las lecturas con la escala de valores, soy uno de los que en las conferencias estoy luchando por la biblioterapia. Creo que sería un buen momento para que los profesores tuvieran una lista muy abierta de recomendaciones. El libro adecuado para el alumno sería un medicamento para el alma.

 

- ¿Qué falta para que la gente vuelva a leer?

- La pregunta del millón de dólares. En primer lugar falta que los medios de comunicación se impliquen más. La nostra, que cada vez es menos la mía, de tema cultural dedica dos reportajes de máximo dos minutos y deportes se pueden ir hasta los doce. No estoy a favor de reducir los deportes pero la cultura también es divertida y hay que saber contarla. Lo que le falta a Catalunya, no hablo de España porque me queda lejos, realmente es que los medios se impliquen en la cultura. La lectura es uno de los taburetes importantes de la cultura. Falta más implicación de los maestros, falta más biblioterapia. Gracias a Dios o a no sé quién hay un certamen de lectura en voz alta en las escuelas que está petando muy fuerte.

 

- ¿El concepto para definirlo es deshumanización, pues?

- Deshumanización, pérdida de valores, identidad en crisis o pérdida de cultura en general. La cultura desgraciadamente será elitista con el paso de los años. Es cierto que la gente quiere propuestas teatrales e ir al cine pero tampoco el Estado lo favorece. El IVA al 21% es una aberración. Evidentemente la cultura, no te voy a decir que es la base rica de la humanidad porque puede parecer muy snob pero hace que puedas tener múltiples opiniones y te puedas enriquecer a ti mismo y a los demás. El problema es que la cultura siempre ha sido la Cenicienta de los grandes conocimientos. No es que sea la caja de Pandora pero está muy infravalorada y no sufro por la generación de los que tenemos 50 años sino más por los que tienen de 18 a 20 que está viviendo una desaceleración del interés cultural y la generación digital que está subiendo.

 

- Pero, ¿hacer literatura infantil no es una manera de empezar la reconquista desde la base?

- A mí me han preguntado más de una vez cuando escribiría una novela para adultos. Realmente los autores de literatura infantil y juvenil somos los invisibles. Estamos cumpliendo un papel fundamental de educación de las emociones y de enriquecimiento de la creatividad con un público lector que serán los hombres y las mujeres de mañana y hace falta nutrir un espíritu rico. No entiendo el desprecio que se tiene por un número importante de lectores que no suelen salir en prensa. No necesito que me aplaudan pero una consideración mayor por parte de la sociedad sí. Si una persona lee por gusto lo seguirá siendo toda la vida.

 

- Hablemos de la actualidad. ¿Qué tiene en el cajón?

- He estado tres años escribiendo un libro y entrevistando a mucha gente. Tenía mucha relación con Carles Sabater, cantante de Sau, y lo echaba de menos. Boig per tu sale en octubre, una novela muy reusense que pasa en el Pere Mata donde hay una chica enferma que mantiene que fue el último gran amor de Sabater. Es una apuesta por la literatura de suspense, la psicología y el realismo social. El libro habla de enfermedades mentales, una consecuencia relacionada con la crisis y la cantidad de familias que se han encontrado en el paro y han descuidado a los chicos jóvenes porque tenían cosas más importantes que hacer. El hecho de que en España haya nueve suicidios diarios significa algo. Y de que el suicidio sea la causa de muerte más elevada entre los universitarios nadie habla. Es un libro que presentaré en Reus, Barcelona y Vic en octubre.

Temas

  • DVerano

Comentarios

Lea También