Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

José C. Vales: 'No sabría escribir sin humor'

Entrevista al ganador del Premio Nadal
Whatsapp
El zamorano José C. Vales (1965) se adjudicó en enero el Premio Nadal con la novela \'Cabaret Biarritz\'. foto: Mariam A. Montesinos/EFE

El zamorano José C. Vales (1965) se adjudicó en enero el Premio Nadal con la novela \'Cabaret Biarritz\'. foto: Mariam A. Montesinos/EFE

- Glamour y cloacas conviven en su novela.

- Como en la vida misma. Bajo el brillo hay sordidez. Bajo la limpieza, suciedad. Bajo la luz, oscuridad. Conviven las dos caras de la vida y bajo el fulgor hay cadáveres escondidos. Es mi idea del mundo. Entiendo el mundo como la mezcla extravagante de asuntos maravillosos y trágicos.

 

- Pero elige el caos de los locos años veinte. ¿Por qué?

- Es un tiempo frenético y maravilloso. El mundo sale de una gigantesca catástrofe, de una guerra mundial, y quiere beberse todo el champán que pueda. En especial las mujeres, que deciden ser valientes y libres, y a las que hago dar un paso más. Duermen con las chicas y los chicos que quieren.

 

- ¿Crónica negra, periodística, investigación…?

- Ficción a caballo entre la pesquisa policial y la indagación sentimental. Es una investigación sobre desdichados acontecimientos ocurridos en 1925. A medida que los personajes se desarrollan, la tensión se centra en un antiguo amor, en la locura de un amor perdido. Describe el paisaje humano y físico de Biarritz en esos años locos, donde el crimen y la manipulación conviven con el oropel.

 

- Hay más de una veintena de narradores y varios crímenes.

- Todo comienza con un aparente suicidio que investigan una pandilla de sinvergüenzas. Forman el gran cabaret que da título a la novela. Cada uno hace su número. Todos se han conjurado para ocultar lo más sucio. Sólo el lector conoce la verdad. Todos mienten, y el lector lo sabe.

 

- El jurado dice que rebosa un humor que recuerda al primer Eduardo Mendoza.

- Es un rasgo del que no puedo prescindir. No sería capaz de escribir sin humor. En la doble máxima de Horacio de ser útil y entretener, siempre opto por divertir entreteniendo. La literatura ha de entretener. La buena literatura es tan sencilla y difícil como contar una buena historia que entretenga al lector. No me gusta dar la murga filosófica en mis novelas.

 

- Con su segunda novela entra en el club Nadal, con Laforet, Delibes, Ferlosio, Matute…

- Abruma y satisface. Este premio es un honor, un orgullo y una alegría. Pero también una responsabilidad. Intentaré estar a la altura. Lo de menos es su dotación económica. Su función de descubrir autores es su gran activo, y me enorgullece entrar en este club tan selecto.

 

- ¿Nunca antes se presentó a otro premio?

- No. Me daba pereza. Por eso me puse en manos de Palmira Márquez, una agente capaz y eficiente. Yo me dedico a la sintaxis, a estudiar la teoría literaria, a Gaskell, a Jane Austin y a Francisco de Aldana… a todos los que me gustan; y ella, a conseguir que los editores vean las novelas que escribo en mi covacha. Sin agente no habría ni novelas ni premio.

 

- La presentó bajo el seudónimo de Gavroche. ¿La clave?

- Gavroche es el pilluelo de Los miserables. Y a menudo siento que soy ese chico malo del mundillo editorial. El que hace recados pero es capaz de salir de las barricadas y enfrentarse a lo que venga, incluida la muerte, y lo hace con humor y decisión. Hugo, Austin, Trollope, Collins, son algunos de los autores que me dan las claves para empezar mi trabajo.

 

- ¿Qué prepara ahora?

- Algo incierto. La caldera bulle y sólo veo figuras informes, siempre divertidas y maliciosas. Algo, seguro, saldrá de esa olla.

Temas

  • CONTRAPORTADA

Comentarios

Lea También