Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Juan Elorduy: 'En las fotos hay poca emoción'

Entrevista al pintor que expone la muestra 'Marinas' en el Club Nàutic Salou, hasta el 17 de julio,
Whatsapp
Juan Elorduy (derecha) conversa con dos asistentes a sus exposición en el Club Nàutic Salou. Foto: Iñaki Fernández

Juan Elorduy (derecha) conversa con dos asistentes a sus exposición en el Club Nàutic Salou. Foto: Iñaki Fernández

- ¿Cómo se le ocurre a un bilbaíno pintar el Mediterráneo?

- Llegué a Menorca hace cuarenta años y me enamoré de la isla. Desde entonces no me he movido de allí. Esta exposición de Salou es una de las primeras que hago fuera de Menorca. He participado en otras colectivas en Barcelona y en una individual en Valladolid.

- Asegura que pinta de memoria.

- Hay gente que coge una fotografía y la copia, reproduce lo que ve. A mi me interesa más pintar lo que siento, trato de que la gente se identifique con mis obras. Siempre incorporo alguna anécdota, ya sea un velero o un personaje que está mirando el mar. Busco que tú quieras estar navegando en esa barca o que quieras ser ese personaje.

- ¿Cómo captura esos momentos?

- Me gustan las luces extremas, las del atardecer que siempre son un poco más románticas, en el sentido de la pintura del siglo XIX. En el Romanticismo, tanto los pintores como los escritores buscaban la identificación con el paisaje, expresar de alguna forma su alma y sus sentimiento. A mí me interesa más ese camino que el que se sigue actualmente de pintar fotografías.

- ¿Por qué?

- En las fotografías hay muchísimos detalles, pero muy poca emoción, poco sentimiento. Como en la pintura que sigue esquemas del impresionismo, que es muy bonita pero me resulta un poco fría, le falta alma.

- ¿Usted pinta elementos inventados?

- Claro, es la que gran ventaja que los pintores tenemos respecto a los fotógrafos. Si no quiero poner una barca o una casa, no las pongo. Pinto exactamente lo que creo necesario para contar una pequeña historia.

- ¿Qué sensaciones quiere transmitir con sus obras?

- Hay momentos de soledad delante de la naturaleza que son muy bonitos para compartir, como ver al atardecer una vela que se aleja en el horizonte. Éste el punto de enganche entre lo que pinto y lo que la gente siente. Yfunciona porque la gente se emociona mucho. En Salou, una señora me cogió de la mano y me dijo «tengo ganas de vivir». Casi me pongo a llorar y me abracé a ella.

- Pasará muchas horas observando la naturaleza.

- Me acerco a la costa, escucho el mar... De todo queda algo que inspira. También hay tiempo de estudio, porque en el fondo todo es ficción, como en el teatro, donde los actores tienen que exagerar los gestos y las palabras para que el público lo capte. En el estudio busco armonías de azules, intento que dos cielos no sean iguales, transparencias del agua... Busco recursos pictóricos para que me ayuden a transmitir una idea.

- ¿Por ejemplo?

- Lo que más impresiona a todo el mundo son los mares brillantes que hago a base de salpicaduras. Hasta el punto de que hay gente que los ve de lejos y cree que son fotografías. Luego se acerca y ve que son salpicaduras hechas de cualquier manera.

- ¿Cuál es el rincón más bonito que ha pintado?

- El faro de Favàritx de Menorca. Es el más extremo de España prácticamente y tiene unas rocas oscuras, casi lunares, que lo convierten en un lugar súper especial. Hay verdaderas peregrinaciones de gente que va allí a hacerse fotografías o a sentir ese rincón mágico. Lo he pintado con todas las luces, desde la primera hora con luces muy crepusculares hasta con tormenta. A la exposición no he llevado ninguno de estos cuadros.

¿Qué muestra en Salou?

- Marinas. Hay playas, mares y veleros. Bastante vela latina, que tiene ese extra de tranquilidad del navegante que va sin rumbo por el puro placer de sentir el viento en la vela.

- ¿Todas las obras son de Menorca?

- Son imaginadas. Tienen una parte de Menorca porque utilizo una técnica mixta: empleo polvo de la roca con la que está hecha Menorca, se llama sauló y es casi como talco. Lo aplico con cola para crear texturas. Me inspiro en lo local para conseguir la universalidad. Si mis cuadros no los entiende un japonés, me sentiré fracasado.

¿Ha encontrado la inspiración en la Costa Daurada?

- He visto el amanecer en Altafulla y he paseado por las dunas hasta el río Gaià. No he venido en el mejor momento porque hace mucho calor y los días son brumosos, pero estoy seguro de que algo se me ha impregnado. Pretendo que mis obras sean universales y que el mar de Menorca se parezca al de Tarragona.

Temas

  • DVerano

Comentarios

Lea También