Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La banca en cualquier lugar y momento

Consultar las cuentas, localizar cajeros o verificar un pago son algunas de las operaciones que podemos realizar desde cualquier dispositivo móvil

Silvia Fornós

Whatsapp
Poco a poco la banca tradicional nos confecciona un traje de productos a medida.

Poco a poco la banca tradicional nos confecciona un traje de productos a medida.

Gestionar las cuentas desde cualquier sitio. Este es el inmediato futuro que le espera a la banca tradicional, tal y como la conocemos. El objetivo de la transformación tecnológica es ofrecernos un mayor y mejor servicio a los clientes. El doctor Antonio Rodríguez Ramos, profesor titular de Economía Financiera del departamento de Gestión de Empresas de la Facultat d’Economia i Empresa de la URV, destaca que «las nuevas tecnologías dirigidas a la multicanalidad, desde el uso del ordenador hasta la banca en Internet y a través del Smartphone, permitirán incrementar la calidad de atención al cliente a la vez que reducir los costes estructurales bancarios. Estamos ante la banca desubicada».

Carrera tecnológica y calidad

Y es que hoy en día a través de cualquier dispositivo móvil podemos, desde consultar y operar con nuestras cuentas, hasta localizar cajeros cercanos, pasando por tener disponible un servicio 24 horas y de forma gratuita. Estamos a un ‘clic’ de realizar una transferencia bancaria o de comprar un producto a una empresa del otro lado del mundo. En este sentido, hay que tener en cuenta factores como la presión competitiva de las Fintech, que aprovechan la falta de regulación y, según el profesor titular de Economía y Empresa, «utilizan los más modernos medios tecnológicos que empujan a la banca a una carrera de innovación tecnológica importante». El mismo experto señala que esta carrera tecnológica, que tiene su origen en la necesidad de reducir los costes de estructura al ser los tipos tan bajos, tiene que ser compatible con un aumento de la calidad del servicio.

Somos muchos los que ya dejamos en casa la tarjeta de crédito y pagamos con el móvil. Y es que plataformas como Bizum nos permiten transferir de cuenta a cuenta de forma instantánea dinero. Es suficiente con conocer el número de teléfono de la persona a la que quieres enviar dinero y que esté dado de alta en Bizum es suficiente.

Antonio Rodríguez recuerda que «casi todos los bancos forman parte de una plataforma integrada, que integra toda la información y que está vinculada con el teléfono, y que además, por ahora, su utilización no supone un gasto para el cliente».

Pero, ¿hasta cuándo serán gratuitos todos estos servicios? Antonio Rodríguez opina que «todo dependerá de la velocidad con la que los clientes asumamos las nuevas tecnologías, cuanto más tiempo tardemos más tiempo serán gratuitas, pero al final nos cobrarán porque estas plataformas tienen un coste».

En cualquier caso, según el experto «el gasto será inferior a las comisiones que pagamos actualmente por los servicios de asistencia personal directa».

Personalización

Poco a poco la banca tradicional nos confecciona un traje de productos a medida. La personalización del servicio irá de la mano del Big Data. «En un futuro seremos testigos de acuerdos bancarios con Google o Facebook que incorporaran toda nuestra información», afirma el doctor Antonio Rodríguez. Y añade que «toda esta información se concentrará en grandes bases de datos que permitirán personalizar los servicios al cliente la banca de forma automática».

Ante este devenir, nuestras expectativas como clientes también irán cambiando. «Los actuales millennials, así como las futuras generaciones disruptivas, que no pueden pasar sin el teléfono móvil, serán quienes aprovecharán en mayor medida estos servicios», detalla el profesor.

Ventajas y peligros

En el lado positivo de toda esta revolución bancaria encontramos la reducción de costes, una mejor calidad del servicio y la facilidad de acceder a servicios personalizados. «Uno de los cambios que se está acelerando es la reorientación del negocio bancario. La banca vendedora pasará a ser banca asesora. Y este nuevo rol implica el uso de la tecnología», explica Antonio Rodríguez, quien añade que «podremos generar operaciones de valor añadido mediante Robo-Advisors (RA). Las máquinas nos podrán diseñar una cartera de productos de inversión, directamente al Smartphone, tras hacernos una serie de preguntas de perfilación, y todo ello con muy bajo coste». «Se trata de un asesoramiento simplificado que será ventajoso principalmente para pequeños patrimonios, desde 1.000 a 100.000 euros», afirma Antonio Rodríguez. Pero la facilidad de acceso a productos bancarios y mercados financieros es un arma de doble filo. «Las máquinas están desprovistas de sentimientos, y no tienen en cuenta algunos matices importantes de los clientes, por lo que pueden tomar decisiones erróneas», destaca el profesor titular de Economía Financiera de la URV.

Temas

  • NALTROS

Comentarios

Lea También