Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

‘La gente me explica mis propias canciones’

Rosana Arbelo, cantautora

Norian Muñoz

Whatsapp
Rosana promete un concierto a medida para el público. Foto: Cedida

Rosana promete un concierto a medida para el público. Foto: Cedida

La entrevista con Rosana es a las nueve de la mañana, algo impensable con otros músicos. ‘No soy típica’, cuenta de buen humor. Su carrera musical, que empezó cuando su padre le regaló una guitarra a los 5 años, ocupa toda una vida. Este sábado su concierto será uno de los platos fuertes del Festival Internacional de Música de Cambrils. Viene a presentar su último disco, ‘En la memoria de la piel’.

- Este disco lo ha grabado en su casa. ¿Cómo se le ocurrió?
- Nació  un poco de la necesidad y el deseo mezclados. Cuando comencé a buscar estudio me di cuenta de que quería un sonido característico que no era el de los estudios que conocía  en España y en Europa... Y de repente di una palmada y pensé: ‘esto se parece bastante’. Llamé al técnico de sonido y le pregunté si le parecía una locura. Él me dijo que de locura hablábamos otro día, que lo que había era que probar que funcionara... Al tercer día cambiamos los muebles por equipos de sonido; así estuvimos cinco meses.

- ¿Mereció la pena?
- Sí, fue una experiencia divertida y bonita.

- ‘En la memoria de la piel’ es el nombre del disco y de la gira. ¿La piel le dice muchas cosas?
- Sí, totalmente. Este disco está lleno de las cosas que nos unen a los seres humanos y una ellas, una de a las que menos caso le hacemos, es a ese momento en que algo nos pone los pelos de punta. Pasa cuando algo nos  emociona sin que lo procese la cabeza. La piel va por libre y quería hacerle un homenaje y salió un disco.

- Con los años, ¿la piel pierde la capacidad de emocionarse?
 -No,  sólo muta con el tiempo, como todo, pero lo que tiene que ver con la emoción sigue allí... La piel es anárquica, va muy a su bola y nos dice cuándo le valen las caricias, cuándo está a gusto y cuándo no.

Durante cinco meses mi casa se convirtió en estudio 

- Con tantos artistas camaleónicos, usted es de las de presentarse más bien con la piel limpia, sin mucho artificio. ¿Le gusta que la reconozcan siempre como la misma?
- Lo que me gusta es entregarle a la gente la verdad de quién soy, no inventarme ni nada por el estilo. Lo que quiero es entregar lo que siento, lo que creo, lo que me pasa, lo que me ronda, la que soy en el 2017 ... Eso requiere ser capaz de quedarte en pelotas en el papel  y decir ‘esta soy yo’.

-¿En qué se inspira? Una vida no da para que a una le pasen tantas cosas. ¿O sí?
- (Risas) Todas mis canciones son una descarga de verdad, aunque  no son necesariamente autobiográficas... De todas maneras, en un solo día te pasan un montón de emociones. Yo soy una  enamorada de las pequeñas cosas, así que si emotivamente soy consciente de todo lo que me pasa en cada segundo, un solo día da para mucho.

- ¿Qué se siente cuando la gente le cuenta que sus canciones forman parte de la banda sonora de sus vidas?
- Es una pasada, eso son palabras mayores. Lo mejor es cuando piensas: empezó siendo mía  y terminó siendo nuestra. Una canción no se termina hasta que no se comparte. La gente  le pone nombre  a los protagonistas y te cuentan: aquí conocí a mi chico o chica, aquí tuve un hijo, aquí me divorcié... Una de las cosas geniales y curiosas que me han pasado es que me explican mis propias canciones, incluso cosas que yo no sé (risas)... Te das cuenta de que la música es de las cosas que tenemos los seres humanos y que nos recuerdan que es más lo que nos une que lo que nos divide.

La piel es muy anaŕquica... Yo quería hacerle un homenaje  

- ¿Qué va a escuchar la gente que vaya a verla a Cambrils? 
- En el repertorio hay una mezcla a partes iguales entre la presentación del último trabajo y un recorrido por otras canciones, unas que han sido singles y otras que no. La idea es que la forma en que se desarrolla el repertorio, como es verano, sea más festiva, si cabe... Pero a partir de allí no sé qué va a pasar. Cada noche procuramos estar atentos a la gente y cada noche es distinta. A veces hablamos, a veces bailamos, tratamos de que la gente sienta que es algo único para ellos... Es como cuando quedas con  amigos, no repites sitio ni hablas de las mismas cosas.

- ¿Cómo lleva la gira? No parará este verano.
- Son casi dos años de movida, la gira empezó hace cinco meses en España, luego fui a Latinoamérica, después a Norteamérica y de vuelta a  España. Acabará hacia finales del 2018... Pero no me preguntes qué vendrá luego.

- ¿Usted qué música escucha?
- Escucho  música sobre todo en el coche, menos cuando estoy componiendo, que prefiero el silencio... Mi reproductor de canciones tiene más 40.000, que van desde lo más clásico a lo más alternativo. Lo pongo en aleatorio y no tengo complejos. Escucho igual Bob Marley, Springsteen o Serrat. Con lo que no he probado es con el reggaeton.

Temas

Comentarios

Lea También