Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La lectura es un juego

Las habilidades lectoras se pueden ejercitar con el método Glifing. Los niños mejoran la fluidez, la rapidez y la comprensión de los textos

Silvia Fornós

Whatsapp
Laura Roig es la responsable del método Glifing en el centro Educa´t Reus. foto: a. gonzález

Laura Roig es la responsable del método Glifing en el centro Educa´t Reus. foto: a. gonzález

Desde casa y con el ordenador. Entre 15 y 20 minutos al día, 4 días a la semana. Las habilidades lectoras se pueden entrenar. Mejorar la rapidez, la fluidez y la comprensión es posible con el método Glifing. «Es como ir al gimnasio, el cerebro es un músculo que se puede entrenar», afirma Laura Roig, directora del centro Educa’t Reus y especialista en lenguaje, además de responsable del método Glifing. También ayuda a mejorar la autoestima. «Los niños tiene más ganas de ir a clase y de hacer los deberes», añade.

Cuanto antes mejor

Si a nuestros hijos les cuesta leer o comprender un texto el método Glifing detecta cualquier dificultad lectora. «Lo normal es empezar en primero de primaria. Es cuando se comienza a leer con más claridad y cuando se puede detectar una dislexia u otra dificultad», detalla la especialista en lenguaje.

El entrenamiento

El ‘gimnasio’ es virtual. La tabla de ejercicios se basa en actividades variadas, que intercalan la lectura directa con juegos. No hay libros. La monotonía no existe. Los niños leen y se divierten.

Evaluar la velocidad y la precisión lectora es la primera fase de la preparación. «Obtenemos unos baremos que permiten al profesional redactar el entrenamiento», afirma Laura Roig.

Constancia e intensidad son imprescindibles. Los padres somos los entrenadores. La casa se convierte en la ‘sala de máquinas’. «El método se aplica desde casa con la ayuda de un ordenador. Los padres dirigen el entrenamiento que tiene una frecuencia de 4 días a la semana, como mínimo», detalla la directora del centro Educa’t Reus. «Con el ratón del ordenador señalan los aciertos y los fallos y los profesionales del centro recibimos todos los datos», añade.

El entrenamiento se adapta a las necesidades de cada niño. Disminuyen los errores, aumenta la velocidad lectora y la memoria de trabajo, etc. Son los resultados que promete el método Glifing. Los niños se divierten leyendo.

Temas

  • NALTROS

Lea También