Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Naltros

La mitad de los jóvenes españoles se expone a ruidos excesivos

Afecta de forma directa el hábito de escuchar música con auriculares, y el alto volumen de la música en conciertos y locales de ocio

Agencias

Whatsapp
Los expertos alertan de los peligros del alto volumen de la música en conciertos y locales de ocio. Foto: Pere Ferré

Los expertos alertan de los peligros del alto volumen de la música en conciertos y locales de ocio. Foto: Pere Ferré

La mitad de los jóvenes españoles se expone de manera continua a niveles de ruido excesivos, dañinos para la salud del oído y la audición, que se ve afectada de forma directa por el hábito de escuchar música con auriculares y por el alto volumen de la música en conciertos y locales de ocio.

Con motivo del Día Internacional de la Concienciación sobre el Ruido, que se conmemora mañana, la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (Seorl-CCC) quiere hacer hincapié en el perjuicio que puede tener en los jóvenes esta exposición continua a los decibelios y reivindica mayores medidas de protección ante la pérdida auditiva a los que se enfrentan.

La aparición de la pérdida auditiva asociada a la edad puede adelantarse hasta 20 años por este ruido excesivo y pueden derivar en trastornos en personas de 40 años y que son típicos que sucedan a a partir de los 60.

La mitad de la población de entre 12 y 35 años escucha dispositivos electrónicos a niveles de riesgo en países de ingresos medios y altos, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Por ello, la Seorl pretende concienciar sobre los ruidos dañinos para así reducir la intensidad y tiempo de exposición a los mismos y prevenir los problemas auditivos y de salud en general.

La doctora María José Lavilla, recomienda aplicar la regla 60-60 al usar reproductores de música, es decir, «no utilizarlos más de 60 minutos al día y no superar el 60 por ciento del volumen que permiten los mismos».

La Seorl también recuerda que para preservar la salud auditiva no se deben superar los 65 decibelios y aconseja evitar ambientes ruidosos, amortiguar el ruido con tapones o limitar el volumen del ruido, ya que los oídos «son para toda la vida».

Superar el límite establecido

Por otra parte, un informe de la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA) ha estimado que uno de cada cinco europeos –unas 100 millones de personas– está expuesto a niveles de ruido por encima del límite establecido por la Unión Europea (UE). Se trata una investigación realizada por integrantes del grupo Interfase del departamento de Geografía de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y del Centro Nacional de Salud Pública y Medio Ambiente de Holanda (RIVM), que se presentó este lunes en Bruselas y que la UAB ha compartido en el marco de la I Semana Sin Ruido organizada por la Generalitat de Catalunya, según ha informado este martes la universidad en un comunicado.

La región mediterránea es la zona donde las ciudades están «más expuestas» al ruido ambiental, superando este umbral que es de 55 decibelios Lden –mide las 24 horas del día, ajustados a las diferentes sensibilidades durante la mañana, la tarde y la noche– y que provoca molestias en 31,7 millones de europeos adultos y trastornos del sueño en más de 13 millones.

Asimismo es el motivo de más de 72.000 hospitalizaciones y 16.600 muertes prematuras anuales, unos datos que reflejan el impacto de la contaminación acústica sobre la salud según aumentan los decibelios, desde molestias a estrés, enfermedad y finalmente la muerte, ha subrayado la investigación, que ha apuntado que proceden «mayoritariamente» del tráfico terrestre, aunque también es relevante el aéreo y la industria.

El estudio ha lamentado que las ciudades españolas «no hayan sido las más eficientes» en el esfuerzo por mejorar el bienestar acústico entre 2007 y 2012, pese a que ha matizado que se deberá esperar a 2018 para observar si en el periodo 2012-2017 ha cambiado una tendencia en la que el 60% de las ciudades españolas aumentaron el número de personas expuestas al ruido del tráfico terrestre, mientras en las europeas estudiadas fue del 35%, y ha resaltado que se ha reducido en el 95% de los aeropuertos.

Las localidades catalanas también siguen «el mismo patrón» que en el resto de España y el Aeropuerto de Barcelona ha reducido el nivel de exposición, aunque haya experimentado un incremento de tráfico aéreo.

Temas

  • NALTROS

Lea También