Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Naltros

La moda pro-vello: Cinco cosas que tal vez no sabías

El activismo pro-vello se hace cada vez más fuerte en las redes sociales. Las activistas denuncian la presión a la que son sometidas las mujeres para depilarse y las críticas no tardan en llegar

Norián Muñoz

Whatsapp
Una viñeta de la ilustradora sevillana Rocío Salazar.

Una viñeta de la ilustradora sevillana Rocío Salazar.

El experimento de la bloguera Morgan Mikenas de dejar de depilarse durante un año y mostrar el resultado en Instagram es el último capítulo de una discusión muy viva en las redes sociales: ¿las mujeres deberían sentirse obligadas a depilarse? He aquí una compilación de datos sobre la depilación (y no depilación) que tal vez no sabía. 

1. Las mujeres no se han depilado siempre. ¿O sí?

Hay referencias históricas de que ya en el antiguo Egipto, Roma y Grecia existían ceras, piedras pómez y artilugios para eliminar el vello corporal, aunque entonces se aplicaban indistintamente en mujeres y hombres. A lo largo de los años la moda ha sido, sin duda, el impulsor determinante en la depilación femenina. Hasta principios del siglo XX las mujeres apenas exhibían los brazos, con lo que a nadie le dio por reparar en el vello de sus axilas. Uno de los hitos es un anuncio de 1915 en Harper’s Bazaar de polvos depilatorios «para poder lucir los vestidos de verano»... Con las piernas, más de lo mismo, hasta pasada la Segunda Guerra Mundial apenas se enseñaba más arriba de la rodilla. El resto lo hizo la escasez de las medias de seda y los modelos que comenzaron a llevar las actrices de Hollywood.

2. La discusión triunfa en las redes sociales

Más allá del experimento de la bloguera, lo cierto es que hay comunidades muy activas en el tema, especialmente cuando comienza el calor. En España el año pasado la cuenta en Twitter @elvelloesbello consiguió que la etiqueta #MiVelloMisNormas se convirtiera en trending topic un día del mes de agosto. Impulsada por un grupo de feministas, a la iniciativa se sumaron muchas mujeres que comenzaron a compartir fotos de partes de su cuerpo sin depilar o las cicatrices que les dejaba la cera. Las organizadoras insisten, no están en contra de la depilación, sino a favor de la libertad de las mujeres para decidir si eliminar o no el vello corporal. Los comentarios ofensivos a la campaña también abundan.

3. Hay famosas que hacen activismo

De Madonna a Julia Roberts (que acaba de ser elegida por quinto año como la mujer más guapa por la revista People), muchas han sido las estrellas que han lucido las axilas sin depilar. Algunas, como Lady Gaga, se atrevieron incluso a teñir de colores los pelos de esta zona. La anécdota más reciente tuvo lugar en Estados Unidos, en la entrega de los Globos de Oro. Allí Lola Kirke, de la serie Mozart in the Jungle, acaparó todas las miradas tras mostrar sus axilas sin depilar. Esta vez se trataba de un gesto premeditado para protestar por los recortes en programas de salud de los Estados Unidos, entre ellos los de planificación familiar, que utilizan más de dos millones de personas. «Gracias a toda esa gente hermosa que no me envió amenazas de muerte por mis impresionantes #hairyarmpits (pelo en las axilas)», dijo.

4. El vello púbico tiene una función

En los últimos años se ha pasado de las ingles brasileñas a la depilación integral, lo que ha instado a los médicos a pronunciarse. Un estudio realizado por investigadores de las Universidades de California en San Francisco y Texas en Austin revela que la ausencia de vello púbico puede estar relacionada con una mayor prevalencia de enfermedades de transmisión sexual. Tras estudiar a 7.500 personas de entre 18 y 65 años, encontraron que quienes se rasuran el vello púbico más de 11 veces al año tienen una mayor tasa de ETS. Sostienen que puede haber tres motivos: uno, que los cortes, irritaciones o heridas que presentan los pubis depilados pueden favorecer la transmisión de enfermedades. Dos, que en ocasiones las parejas comparten cuchillas para depilarse, y, en tercer lugar, que la gente que se depila el pubis suele tener comportamientos sexuales más arriesgados.

5. El tema da hasta para libros

¿Y si no me depilo nunca más? Esta es la pregunta que se hizo hace dos años la ilustradora sevillana Rocío Salazar. No es, obviamente, la primera mujer que decide hacerlo porque duele, porque cuesta dinero, porque implica tiempo, porque no le da la gana...Pero sí que tuvo la ocurrencia de convertirlo en leitmotiv para sus viñetas.

Tal fue la repercusión (más de 26.000 seguidores en Facebook) y el aluvión de mensajes a favor y en contra que recibió, que decidió insistir. Este año incluso ha editado un libro, Mentiras para ser una mujer de verdad, en el que los pelos tienen un lugar destacado.

Cuenta que sigue recibiendo miradas reprobatorias cuando va en falda, pero entre su grupo de amigos cada vez lo ven como algo más natural. Cuenta que ha recibido muchos comentarios desagradables del tipo «es asqueroso» o «no te van a tocar ni con un palo». Y aclara que, al final, «sólo estamos defendiendo la libertad de decidir».

Temas

  • NALTROS

Lea También