Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La playa Llarga, un paisaje inigualable

La arena finísima y sus aguas tan limpias convierten a esta playa en el lugar favorito para bañistas que se autoproclaman ‘fieles a la playa Llarga’

Beatriz Sánchez

Whatsapp
Son muchos los bañistas que acuden cada año. Fotos: Lluís Milián

Son muchos los bañistas que acuden cada año. Fotos: Lluís Milián

Este grupo de amigos disfruta de la playa a la sombra.

Este grupo de amigos disfruta de la playa a la sombra.

La playa Llarga, como bien indica su nombre, es la más larga de toda Tarragona y se considera una de las mejores de todas las que conforman la Costa Dorada. Sus 3 km de longitud la convierten, junto con el bosque de la Marquesa, en un espacio natural de un valor paisajístico inigualable.

Cuenta con todos los servicios como las duchas, los baños, socorrismo, papeleras, etc. Aunque la mayoría echan en falta los chiringuitos, que por primera vez han desaparecido en esta playa. «Para tomarte un refresco o un helado tienes que salir al restaurante que hay fuera o traerte una nevera de casa», comenta una de las bañistas.  

Crisa es la responsable del alquiler de embarcaciones de pedales que encontramos a la orilla de la playa. Dice que este año han ampliado el aparcamiento de la zona y que esto se ha notado en la afluencia de bañistas. 

Las velas forman parte del paisaje de esta playa.

Son muchos los turistas que vienen expresamente a esta playa, ya que la mayoría de ellos dicen que vinieron una vez y ya no quisieron ir a otras. Se consideran fieles a la playa Llarga. «Lo bueno de esta playa es que, aunque vengamos mucha gente, al ser tan larga cada uno está en su espacio y sin molestar al de al lado», dice Juan.

Joaquín, Mirabela, Andrea y Adri son de Huesca y ni siquiera se acuerdan desde cuando vienen a disfrutar de esta playa tarraconense. Acaban diciendo entre risas que vienen de toda la vida. 

A parte del chiringuito, los bañistas también han echado en falta este verano los toldos. «Como este año no hay toldos venimos con la sombrilla o nos vamos a tomar algo porque no aguantamos toda la mañana al sol...», dice Ana. 

El alquiler de hidropedales lleva 5 años en la Playa Larga.

En esta playa hay gente de todo tipo, turistas, gente de Tarragona, niños, abuelos, personas con dificultades para moverse, etc. Y es que otro factor muy importante de la playa Llarga es el fácil acceso para minusválidos. Así pues, vemos a varias personas con muletas o en silla de ruedas que también aprovechan estos días en la playa. 

También está el Club de Vela Platja Llarga. Estos días, los niños que están apuntados al campus que organiza el club, salen a navegar con la ayuda de un monitor, además de hacer un montón de juegos y talleres en la arena. 

Un lugar para reencontrarse

La playa Llarga es como la Rambla, pero con la diferencia que en vez de baldosas y bancos encontramos arena, agua y bañadores. La mayoría acude por los largos paseos que pueden dar. Y esto de caminar cada día por la orilla de la playa hace que surjan amistades que año tras año se consolidan.  

Así, encontramos un grupo de abuelos. Cada uno es de una ciudad y nos cuentan que en verano se reencuentran en la playa Llarga para pasear cada día por la orilla mientras charlan. Son muchos los grupitos de bañistas que vienen aquí para disfrutar del verano en compañía.

Temas

Comentarios

Lea También