Más de Naltros

La rebelión de las veggies

Una de cada diez mujeres en España es vegetariana. El mercado ha tomado nota pero la restauración todavía tiene deberes pendientes

Norián Muñoz

Whatsapp
El Vergel, uno de los veganos de Tarragona. foto: pere ferré

El Vergel, uno de los veganos de Tarragona. foto: pere ferré

En España una de cada diez mujeres es veggie (vegetariana, vegana o flexitariana). De hecho, más de dos tercios del colectivo son del sexo femenino, según datos del estudio «The Green Revolution», elaborado por la consultora de innovación Lantern.

«El consumidor vegetariano y vegano medio español, en sentido amplio, es una mujer, ‘millennial’, preocupada por su salud, los animales y la sostenibilidad. En este segmento hay aproximadamente cuatro mujeres por cada hombre, ya que son más conscientes de la importancia de la nutrición y buscan alimentos más saludables. En cuanto al rango de edad, el segmento principal está entre 20-35 años». Así es el retrato que pinta el director general de la consultora, Jaime Martín.

Actualmente, el 7,8 por ciento de la población adulta de España es «veggie» y en el último lustro el número de negocios dedicados a satisfacer sus necesidades alimenticias se ha duplicado, llegando a casi 800 establecimientos en 2016, entre restaurantes y tiendas especializadas.

Marina Muñoz, de la tienda de alimentos orgánicos Cavea, de Tarragona, un negocio familiar, constata que el aumento de establecimientos ha sido evidente. «Hasta hace poco éramos tres y de repente somos más del doble».

Ella también cuenta que la mayoría de sus clientas son mujeres, tanto las veganas y vegetarianas como las que sólo tienen interés por comer más sano. Es algo que no le sorprende. Ellas, dice, siempre han sido las que hacen la compra y también son las más acostumbradas a cuidar la salud y la de los suyos y a probar cosas nuevas.

Falla la hostelería

Eso sí, en la encuesta incluida en el estudio y realizada a 2.000 «veggies» se ha detectado un problema común: la hostelería no está preparada para dar respuesta a estos consumidores, que además encuentran poca oferta de productos en supermercados y tiendas y que sufren la «ignorancia» del resto de la población.

«La ola ‘veggie’ está llegando y a una velocidad mayor de la esperada. Hay una excelente oportunidad para las empresas», advertía Martín. Y es que, más allá de si se decide adoptar una dieta veggie, en el último año un 35% de la población ha decidido disminuir su consumo de carne roja, según este informe.

Alvaro Soto, del restaurante vegano El Vergel, explica que la falta de alternativas de restauración en Tarragona fue una de las razones que les animó a abrir el restaurante hace dos años.

La intención desde el principio, explica, era también ofrecer información sobre el veganismo. De hecho, explica, buena parte de los clientes no son veganos ni vegetarianos, sino que les gusta su comida y tienen muchos trabajadores que van a comer el menú del día.

Sobre si la mayoría de sus clientas son mujeres, no tiene ninguna duda: ellas son amplia mayoría.

Urbana de clase media

Si bien se trata de un movimiento más urbano, «no hay que caer en el tópico de que se concentra sobre todo en las grandes ciudades como Madrid o Barcelona, ya que el 48,1 por ciento de los ‘veggies’ viven en ciudades de menos de 100.000 habitantes».

Según el estudio, las dietas «veggies» tienen penetración en todo tipo de edades y si bien los veganos y vegetarianos tienden a ser más jóvenes, los flexiterianos cuentan con una elevada proporción de personas mayores de 55 años, «fundamentalmente porque este grupo de edad hace cada vez más hincapié en regímenes para prevenir el sobrepeso, prescripciones médicas y una mayor inquietud por cuidar la salud», dice Martín.

En cuanto a situación socioeconómica, este tipo de alimentación predomina en las «nuevas clases medias», que el estudio sitúa en empresarios y directivos, profesores universitarios, funcionarios con titulación universitaria y mandos intermedios.

Temas

  • NALTROS

Comentarios

Lea También