Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las averías que han sufrido los conductores en carretera siguen aumentando, en muchos casos por una falta de mantenimiento del vehículo

Más accidentes y más averías. Los datos indican que se deben aumentar los esfuerzos para reducir el riesgo, potenciando la formación y la inversión en carreteras. El RACE, que da cobertura a 8 millones de automovilistas, ha atendido un preocupante 11,2% más de asistencias por accidentes de tráfico. Tras analizar los datos presentados por la DGT hace unos días, el RACE alerta del aumento de los accidentes con ciclomotores y motos, más vulnerables a la falta de inversión en las vías convencionales.

Redacción

Whatsapp

Hace unos días, l a Dirección General de Tráfico (DGT) presentaba los datos de siniestralidad a 24 horas en vías interurbanas. El RACE ha querido analizar las más de 600.000 asistencias en carretera realizadas durante el año 2015 en España, para aportar más información sobre la situación vial en las carreteras. Los datos muestran un aumento del 9% de las averías mecánicas con respecto a 2014, preocupando de forma especial el incremento de un 11,2% en los casos en los que se ha atendido a un usuario por un accidente de tráfico. Estos datos, unidos al aumento de los accidentes con víctimas mortales presentados por la DGT, que pasan de 984 a 1.018, revelan la necesidad de impulsar medidas para reducir el riesgo en carretera, como la inversión en infraestructuras, la renovación del parque, la formación para conducir mejor, así como promover incentivos fiscales para el uso de vías más seguras con menor riesgo de accidente, como las autopistas.

Las averías siguen aumentando. Durante el año 2015, el Club atendió casi 600.000 asistencias en carretera, con un incremento de casi 50.000 problemas mecánicos más que durante 2014, lo que supone un 9% más. Un análisis de las causas que provocaron estos problemas demuestra que baterías, neumáticos, accidentes de tráfico, motor y fallos en el alternador se colocan como las cinco primeras causas para solicitar ayuda mecánica.

La falta de mantenimiento es un problema que puede derivar en una avería mecánica. Los fallos que afectaron al motor aumentaron un 7%, los del alternador un 58% y los del disco de embrague un 89%. Preocupa especialmente el aumento de los problemas con los neumáticos, ya que una rueda en mal estado puede ser un riesgo importante, sobre todo con la llegada de la climatología adversa. En este sentido, el departamento de operaciones del RACE ha detectado un aumento del 11,1% de los problemas en ruedas y neumáticos, sobre todo cuando se requiere su sustitución, con un incremento del 17,9% de los casos en los que no se ha podido hacer uso de la de repuesto.

Otra cuestión para el análisis es el mayor número de accidentes de tráfico que han llamado al RACE para su rescate. Si en el año 2014 el número de siniestros viales atendidos por el Club de Automovilistas fue de 25.992, en 2015 éstos aumentaron hasta los 28.914, lo que significa un incremento del 11,2%. Se trata de un indicador más que muestra que los accidentes están aumentando, y que debemos actuar de forma urgente.

Los datos de accidentalidad de tráfico en España preocupan

Los resultados ofrecidos hace unos días por el Ministro del Interior de la accidentalidad en España en 2015 preocupan. Aunque las cifras generales muestren un estancamiento de la mortalidad en carretera, un examen de los datos revela problemas más específicos que deben ser abordados de forma urgente, como el RACE viene alertando desde hace meses.

Aumentan los accidentes mortales, que pasan de 984 a 1.018

Aumentan los accidentes de usuarios de dos ruedas, más vulnerables al estado de la vía y la falta de inversión, que pasan de 170 motoristas muertos a 219, y los ciclomotores de 17 a 28.

Aumentan los fallecidos en vías convencionales, de 868 a 913.

Aumentan los muertos que no llevaban casco en moto, ciclomotor o bici, o de niños sin su sillita infantil.

En la mitad de las CC.AA. analizadas en el informe DGT aumentan el número de fallecidos en carretera, como Castilla y León, Baleares, Cataluña o País Vasco.

Cada vez será más difícil reducir la siniestralidad, se necesitarán más recursos, y los resultados serán menores. Pero hay que seguir impulsando medidas eficaces a largo plazo. La incorporación de más radares, controles y campañas no debe sustituir a la mejora de la formación, de la creación de actitudes responsables al volante y de la necesaria inversión en carreteras. En el RACE nos preocupa que el tramo de riesgo más peligroso de España, el situado entre Madrid y Guadalajara, repita por segundo año consecutivo en lo más alto del informe internacional EuroRAP, que evalúa la peligrosidad en las carreteras del Estado.

El Observatorio Español de Conductores - DUCIT también puso de manifiesto que el 30,8% de los conductores en nuestro país apostaba por aumentar la inversión en mantenimiento y construcción de infraestructuras para la mejora del tráfico y la movilidad.

En el RACE creemos que resulta de vital importancia abordar el problema de los accidentes desde el ámbito local, el provincial, el autonómico y por supuesto el estatal, sumando esfuerzos y trabajando de forma coordinada en distintos campos de actuación: infraestructuras, sanitarios, educativos, de vigilancia… ¿Qué se puede hacer? Si la gente no utiliza el casco o las sillas infantiles, incentivar su uso reduciendo el IVA de lujo que grava estos artículos. Y si la gente fallece en las carreteras convencionales, las vías más peligrosas, se deben promover ayudas para reducir el precio por utilizar las autopistas de peaje, más seguras, con un plan Plan de Incentivos de Vías Seguras (VIASEG) que anime a transportistas y usuarios particulares a utilizar estas carreteras con menor peligrosidad cuando les sea posible. Un ejemplo: la provincia de Pontevedra, donde han aumentado 11 los muertos, y donde el uso de la AP 9 podría reducir el riesgo.

¿Otra medida? Mejorar el parque automovilístico. Mantener las ayudas, y seguir impulsando la renovación de los vehículos. Según datos de la DGT, la edad media de los vehículos implicados en accidentes mortales era de 11,3 años, y los datos del parque automovilístico muestran que el 29% de los vehículos tienen más de 16 años. Este dato es fundamental si tenemos en cuenta que el riesgo de fallecer o sufrir una lesión con hospitalización aumenta con la antigüedad del vehículo. En comparación con los turismos de hasta 4 años, el riesgo de fallecimiento es 1,6 veces superior en los turismos de 10 a 14 años, y 2,2 veces superior en los turismos de 15 a 19 años. ¿Por qué se cuestionan las ayudas al plan PIVE si están demostrando ser eficaces? Si a esta renovación le unimos un mantenimiento correcto, respetando los plazos de revisión, y prestando especial atención a cuestiones como el estado de los neumáticos, luces, frenos, amortiguación… estaremos ayudando a reducir la probabilidad de sufrir un problema en carretera, o lo más peligroso, un accidente.

El RACE seguirá trabajando en la mejora de la formación de los conductores, a través de sus planes para empresas y conductores; en la investigación y análisis de la seguridad vial, mediante los Barómetros de Averías, el Índice de riesgo Vial (IRV) y los estudios del Observatorio Español de Conductores (DUCIT); el trabajo en proyectos nacionales e internacionales, como la evaluación de carreteras o de los sistemas de retención infantiles; y en las acciones de perfeccionamiento de la conducción, como la Escuela RACE en el Circuito del Jarama.

Temas

  • MOTOR

Comentarios

Lea También