Más de Naltros

'Las cosas no son parte de la familia, son cosas. En el momento que no cumplen su función se tiran'

Entrevista a María Gallay, autora del libro 'El poder del orden'. Es la primera organizadora profesional de nuestro país. Te enseña a sacarle partido a tu casa.

Silvia Fornós

Whatsapp
María Gallay es una de las tres fundadoras y primera presidenta de la Asociación de Organizadores Profesionales de España. FOTO: Carlos Ruiz B.K.

María Gallay es una de las tres fundadoras y primera presidenta de la Asociación de Organizadores Profesionales de España. FOTO: Carlos Ruiz B.K.

- ¿Todos necesitamos un sistema de organización?

Todos necesitamos un sistema de organización, si el que tenemos no nos funciona. Por ejemplo,

si no encontramos las cosas o no llegamos a tiempo a los sitios son señales de que tenemos que mejorar nuestro sistema. Necesitamos mejorarlo si no hemos aprendido o no nos han enseñado cómo responsabilizarnos de nuestras cosas. Se trata de revisar el contenido y el espacio, y ver si se puede optimizar. Hay que buscar un espacio para cada cosa. Y que toda la familia pueda ser partícipe de este sistema.

- ¿Qué es lo primero que tenemos que hacer?

Tomar la decisión y ser conscientes de que hay cosas que no funcionan y que quieres perfeccionar la gestión, porque te ahorrarás mucho tiempo. Minutos que si multiplicas por la semana, el mes o el año es el tiempo que te hace falta, por ejemplo, para leer un libro. El tiempo no se puede comprar, pasa y no vuelve. Dedicar un día o unas horas es un buen comienzo para aprovechar el tiempo.

Vaciar y seleccionar el contenido. Sin piedad, sin excusas, sin el 'por si acaso', sin tener en cuenta el dinero que te ha costado, etc. Si hemos empezado tenemos que terminar el trabajo. Es muy importante. Si destinas 4 horas a ordenar el armario la última media hora no puedes dejarlo. Termina el trabajo. Lo que vas a tirar o regalar tiene que viajar hasta el contenedor o dárselo a la persona que quieras.

- ¿Ordenar la casa es poner orden a nuestra vida?

Se supone que las cosas no tendrían que ser lo más importante. La mayor parte del día, además de trabajar para comprar cosas y mantenerlas, estamos gestionando estas cosas. Cuantas más tengamos más tiempo dedicaremos a esta gestión. Es un tiempo que cuesta dinero, aunque no te pagues a ti mismo. Es una tarea que no está valorada.

- ¿El orden es para toda la vida?

Cuando haces la selección y la haces con sinceridad puede que algunas cosas 'te duela' tirarlas. Tienes que hacer una autoconfesión: «Con esa compra a lo mejor me he equivocado», es lo que puedes pensar si tienes unos zapatos que te hacen daño y no te los pones. Después de desprenderse de ellos tienes que acordarte que no puede volver a suceder. Te ayudará a ser consciente de lo que tienes y de lo que te has gastado. Hay que mirar hacia adelante. También puedes usar el método de la bolsa. Se trata de poner una camiseta que no utilizas en la bolsa que has utilizado para comprar una nueva. Uno se puede ir reeducando.

- ¿Una casa desordenada que dice de la personalidad de una persona?

Dice que le gusta que sea así. Pero cuando abre la puerta de su casa te pide disculpas por el desorden. A veces es la personalidad de la persona y no pasa nada si le funciona el sistema y no tiene problemas con la familia. En ocasiones son otras circunstancias, como no tener tiempo, trabajar mucho, etc. También se pueden dar situaciones concretas de descontrol por circunstancias puntuales. Momentos que a veces se convierten en problemas crónicos.

- ¿El desorden es una pérdida de control?

El desorden que provoca problemas es una pérdida de control. Se trata de poder convivir sin que la gestión de las cosas sea la causa del problema.

- ¿Cuándo debemos pedir ayuda?

Cuando uno está bloqueado y siente que ha perdido el control, porque el sistema no funciona en su casa y no sabe por dónde empezar o cuándo empezar a tomar decisiones. Los organizadores tenemos la capacidad de poder ver cuánto puede caber en un espacio limitado, optimizarlo al máximo y desbloquear situaciones de indecisión con ciertas preguntas.

- En el libro dice que «el orden no es lo mismo que la organización». ¿Cuál es la diferencia?

Un ejemplo. En la cocina, el cajón de los cubiertos si lo quieres ordenar lo vacías, pones un separador y vuelves a poner los cubiertos, quitando los que son de otro juego, los que sobran, etc. Cuando el cajón está ordenado tiene que integrarse en un sistema de organización, tiene que estar en el sitio donde se va a utilizar.

- ¿Por qué nos cuesta tirar?

Porque tenemos una relación muy insana con las cosas. Entiendo que haya objetos a los que les tengas más cariño. Son recuerdos que puedes guardar en una caja y que dejarás en el altillo del armario. Hay que saber para qué sirven las cosas y ponerlas donde tienen que estar. Las cosas no son parte de la familia, son cosas. En el momento que no cumplen su función se tiran. No pueden molestar. Mucha gente gasta más de lo que se puede permitir en objetos que después tienen un uso limitado. Deberíamos calcular lo que tenemos y cuánto nos ha costado a lo largo de los años.

Temas

  • NALTROS

Comentarios

Lea También