Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Naltros

Las estrictas clases de la postguerra

El grupo de teatro amateur La Teatr'Era de Castellvell del Camp recreará el 'El Florido Pensil' en el Teatre Metropol de Tarragona

Javier Díaz Plaza

Whatsapp
La mayoría de actores de la obra supera los 63 años. Foto: Cedida

La mayoría de actores de la obra supera los 63 años. Foto: Cedida

El Florido Pensil es una recreación del sistema educativo de la posguerra en España. El que se identificaba con la ideología nacionalcatòlica, fundamentada en la imposición de la autoridad y la adquisición rutinaria de los conocimientos a base de memorización sin permitir la más mínima crítica del sistema. Una historia que por momentos puede resultar cómica, pero que marcó a un gran número de niños de aquella época.

El grupo de teatro amateur La Teatr’Era de Castellvell del Camp recreará el sábado aquellas clases en el Teatre Metropol de Tarragona. «Los actores y las actrices que interpretamos a los personajes infantiles hemos creído conveniente mantenerlos sus nombres originales para dar más veracidad a las historias que se explican, puesto que, alguno de ellos, recuerda de este modo su etapa escolar», explican. Así pues, cualquier parecido con la realidad, no es pura coincidencia.

La Teatr’Era es un colectivo formado dentro de la Associació de la Gent Gran l’Era. La mayoría de sus integrantes supera los 63 años. Empezaron a subirse a los escenarios hace cuatro. «El Florido Pensil nos entusiasmó y nos exigió esforzarnos mucho», dicen. Lo han representado 24 veces. «Ahora estamos ilusionados porque comenzaremos el año en el emblemático Metropol», añaden.

Jordi Mateu es su director. «Tengo que decir que muy bien no sabía donde me metía, pero, en este primer año que he convivido con ellos he vuelto a recobrar aquellas sensaciones de cuando empecé a formarme en el grupo de teatro de Vilaplana en 1984. Y es que la ilusión y la pasión que sus componente sienten por las artes escénicas, teniendo en cuenta la edad que tienen, les hace salvar cualquier obstáculo», afirma.

Temas

  • NALTROS

Lea También