Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Lexus lanza en España el programa Lexus Business Plus orientado a empresas

La tan manida idea de que un coche cuando cumple años es carne de taller es justo lo contrario, y es que a medida que un vehículo sopla velas se distancia paulatinamente de los negocios de reparación.

Redacción

Whatsapp
Los más viejos,

Los más viejos, "desaparecidos".

En concreto, cuando llega a los diez años, las visitas se reducen a la mitad con respecto a sus primeros años de rodaje, según “La pieza de Audatex”, la serie mensual con la que la compañía experta en el desarrollo de soluciones digitales para el sector posventa acerca toda la información sobre el taller a los conductores.

Y es que la relación del taller con los vehículos depende en buena medida de la edad, siendo los más jóvenes (hasta cinco años) los los que más lo visitan, ya que recorren más kilómetros, estan en garantía, las pólizas tienen mayores coberturas, etc. A estas edades en concreto la media de pasos por el taller es de más de dos por año.

Sin embargo, se da la circunstancia de que, con la crisis, las matriculaciones se redujeron a la mitad, de tal modo que los conductores o bien aguantaban más tiempo sus coches, o si compraban uno se pasaban al mercado de ocasión, donde precisamente más de la mitad de las ventas son de vehículos de más diez años, los llamados mileuristas.

Y los pasos por el taller de estos coches se reducen a uno por año, ya que en muchas ocasiones las operaciones superan el valor comercial, el seguro es a terceros o con franquicia, se hacen hasta cuatro veces menos de kilómetros que cuando era nuevo, etc., tal como constatan los datos de Audatex recogidos a partir del análisis de 4,2 millones de reparaciones.

Esta tendencia por parte de los conductores a cortar por lo sano la relación entre coche y taller, y limitarla a encuentros esporádicos donde la reparación sea imprescindible para poder seguir circulando, se agudiza a medida que avanza la vejez. De este modo, cuando un coche cumple 15 años las visitas por el taller se espacian y pasan a hacerse una vez cada dos años.

Según el responsable de mercado posventa de Audatex, José Luis Gata “en la actualidad estamos viviendo la resaca del boom de las matriculaciones en los años de bonanza, cuando entre 2005 y 2007 se matriculaban 1,7-1,8 millones de coches anualmente. Y de repente vemos que todos ellos cumplen ya los diez años de edad. ¿Qué ocurre? Que el bollo del coche ya no lo arreglamos, que el arañazo contra la columna del aparcamiento nos acompañará hasta el fin de sus días o que el mantenimiento preventivo será cosa del pasado. Pensemos ahora en la cantidad de coches que dejan de hacer todas estas reparaciones y mantenimientos, casi la misma que coches mileuristas hay circulando por las carreteras, más de 13 millones”.

Temas

  • MOTOR

Comentarios

Lea También