Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los 5 mitos más comunes sobre la fruta que deberías saber

¿Después de comer engorda?, ¿Es mejor no mezclarla?, ¿Existen frutas adelgazantes? Descubre las falsas creencias que seguro has escuchado más de una vez

Silvia Fornós

Whatsapp
Los 5 mitos más comunes sobre la fruta que deberías saber

Los 5 mitos más comunes sobre la fruta que deberías saber

Mucho hemos oído hablar de la recomendación de 5 raciones de fruta y verdura al día. Y más todavía de las falsas creencias que rodean el consumo de naranjas, manzanas, plátanos, piña, uva, etc. ¿Comer fruta como postre engorda?, ¿Es perjudicial tomarla por la noche?, ¿Existen frutas ‘adelgazantes’?, ¿Una fruta dulce es sinónimo de azúcar? Pero, ¿qué hay de cierto?

¿Zumos o batidos pueden substituir estas 5 piezas de fruta que debemos tomar al día? La dietista-nutricionista Rosa Baró, de la clínica Alomar de Reus, explica que «nunca un zumo puede sustituir una pieza de fruta, aunque al zumo no se le añada nada más y sea exclusivamente el producto licuado de la fruta». Soñamos despiertos con el zumo de naranja natural, y creemos que es mágico. ¿Y entonces qué? «Para un vaso de zumo o batido se suelen emplear unas 3 piezas más o menos, por lo tanto aporta más calorías, menos fibra sobretodo en el caso del zumo, menos saciedad (porque no se mastica) y la posibilidad de repetir o beber más de una pieza es mucho mayor», asegura Rosa Baró.

Pero, ¿la frutas tiene propiedades ‘maravillosas’? Según la dietista-nutricionista «la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que la fruta previene la obesidad y en cambio hay una relación probable entre el consumo de zumos de fruta y la obesidad». La Academia Americana de Pediatría recomienda aumentar la ingesta de frutas enteras para prevenir el sobrepeso y la obesidad en los niños.

Reducir no es lo mismo que curar. «En general las frutas contribuyen a reducir el riesgo de enfermedades degenerativas, cardiovasculares e incluso de cáncer», afirma Rosa Baró. Además el aporte de vitaminas y minerales mejora la inmunidad y la resistencia ante enfermedades degenerativas y poseen un suave efecto laxante. Curiosidad: el ácido salicílico de fresas y fresones tiene una acción anticoagulante y antiinflamatoria.

La dietista-nutricionista nos anima a caer en la tentación de comer fruta cada día. «Optaremos por la variedad y lo haremos de manera repartida antes, durante, después, de postre, entre horas,… pero en la cantidad adecuada a nuestras necesidades diarias», explica.

Seamos críticos entonces. «Dudemos de los mitos y asegurémonos de obtener información fiable, y no nos olvidemos de consumir fruta cada día», afirma Rosa Baró. Comer fruta es una manera sencilla de mejorar nuestra salud.

Temas

  • NALTROS

Lea También